¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

#IAm26: Carta abierta inspira a malasios a expresarse en contra de la intolerancia religiosa

The Department Complex of Malaysia's Prime Minister. Flickr photo from pratanti (CC License)

Perdana Putra. Oficinas del Primer Ministro de Malasia. Foto en Flickr por Pratanti. (CC License)

Veinticinco ex altos funcionarios malasios han firmado una carta abierta que pide al gobierno realizar un dialogo pacífico sobre la aplicación de las leyes islámicas en el país. La carta ha sido ampliamente apoyada, especialmente por aquellos que sienten que la intolerancia religiosa está llevando a una Malasia dominada por musulmanes. 

En los últimos años, los líderes influyentes dentro de la coalición gobernante de Malasia, han apoyado exitosamente la estricta implementación de las leyes islámicas en el país. También han movilizado recursos del estado en contra de las amenazas al Islam.  

La carta generó varios asuntos concernientes a lo que ellos piensan es una aplicación injusta y excesiva de la ley Sharia en muchos aspectos de gobierno: 

We refer specifically to the current situation where religious bodies seem to be asserting authority beyond their jurisdiction; where issuance of various fatwa violate the Federal Constitution and breach the democratic and consultative process of shura [decision-making]; where the rise of supremacist NGOs accusing dissenting voices of being anti-Islam, anti-monarchy and anti-Malay has made attempts at rational discussion and conflict resolution difficult; and more importantly, where the use of the Sedition Act hangs as a constant threat to silence anyone with a contrary opinion.

Nos referimos específicamente a la situación actual, donde las entidades religiosas parecen estar declarando autoridad más allá de su jurisdicción; donde la emisión de diversos pronunciamientos islámicos violan la Constitución Federal y quebranta el proceso democrático de shura; donde el aumento de las ONG que acusan a las voces disidentes de ser antislámicas, antimonárquicas y antimalayas han hecho difícil los intentos de una discusión racional y la resolución del conflicto; y más importante, donde el uso de la ley de Sedición asecha como una constante amenaza de silencio para cualquiera que tenga una opinión diferente. 

Le pidieron al primer ministro Najib Razak “reivindicar su liderazgo personal” para “defender abiertamente el debate sobre la administración de las leyes islámicas en el país”. Agregaron: 

As Muslims, we want Islamic law, even more than civil law, to meet the highest standards of justice precisely because it claims to reflect divine justice. Therefore, those who act in the name of Islam through the administration of Islamic law must bear the responsibility of demonstrating that justice is done, and is seen to be done.

Como musulmanes, queremos que la ley islámica, más que el derecho civil, alcance los más altos estándares de justicia, precisamente porque ésta refleja la justicia divina. Por lo tanto, aquellos que actúan en el nombre del Islam a través de la administración de la ley islámica debe contar con la responsabilidad de mostrar que debe hacerse justicia y parecer que se haga.

La carta se hizo rápidamente popular e inspiró a que otras voces “moderadas” se expresaran en contra de la discriminación racial y religiosa. Un total de 93 ONG manifestaron su apoyo a la lista de los ya retirados altos funcionarios. A ellos también se unió el Consejo Consultivo Malasio de Budismo, Cristianismo, Hinduísmo, Sijismo y Taoísmo, que felicitó al grupo por escribir la carta.

La etiqueta en Twitter #KamiJuga25 (También tenemos 25) fue utilizada por muchos malayos para mostrar solidaridad con el “famoso 25″. La petición #KamiJuga25 también fue difundida en Change.org:

We cannot and must not stand silently by and allow faith to be misused as a weapon to suppress peaceful dissent, intellectual discourse and opinions and to oppress those who would challenge and support contrarian positions. It is unjust and we should never tolerate the use of faith to divide us.

No podemos ni debemos quedarnos callados y permitir que la fe sea usada como un arma para reprimir la disidencia pacífica, las opiniones intelectuales y oprimir a aquellos que podrían desafiar y apoyar posiciones contrarias. Es injusto, y nunca debemos tolerar el uso de la fe para dividirnos. 

Una petición más popular utilizó la etiqueta “#Iam26” en apoyo de la postura adoptada por el grupo de 25 “juntos en solidaridad como #26.”

De “I Am 26″ para “#KamiJuga25“, La voz de la moderación rugiendo con fuerza

Justin Ong del periódico en línea Malay Mail Online describió el acto del grupo como valiente y apropiado

Brave because it comes at a time when anything and everything is considered seditious or insensitive, when people go out of their way to see offence where none is intended or, worse, exists.

Appropriate because there are sections of the country that appear intent on embracing ever more strict rules on religion for hardly pious reasons and without regard for the possible consequences.

Valiente porque llegan en un tiempo en que cualquier cosa es considerada sediciosa o insensible, cuando las personas salen de sus caminos para ver la ofensa donde no la hay, o peor aún, no existe.

Apropiado porque hay sectores del país que al parecer nunca aceptan reglas estrictas sobre religión por razones escasamente piadosas, sin considerar las posibles consecuencias.

Zurairi AR, también del periódico Malay Mail Online, resaltó las preguntas planteadas por algunos malasios al grupo de los 25:

Why now? Why not before Malaysia went down this route?

How much did they do when they were in the system? Were they speaking from a position of regret?

¿Por qué ahora? ¿Por qué Malasia no fue antes por este camino?

¿Qué tanto hicieron cuando estaban en el sistema? ¿Hablaban desde una posición de arrepentimiento?

Zurairi también reconoció la importancia y el impacto de las cartas enviadas al gobierno:

Not only are they contributing by providing alternative views against the conservatives, but they are also making their views prominent by virtue of their standing.

When someone like the prominent 25 speak up, they send a message that not only are those views acceptable, but there are decent people backing them.

Ellos no sólo contribuyen con el aporte de diferentes puntos de vista en contra de los conservadores, también hacen sus puntos de vista importantes en virtud de su posición.

Cuando alguien como el grupo de los 25 alza la voz, envían un mensaje que no sólo esos puntos de vista son aceptables, también hay gente decente que los respalda.

La carta abierta ha provocado una discusión sobre el papel del gobierno y la religión en la sociedad. Con suerte, esto animará a la promulgación de reformas en la aplicación de las leyes islámicas en Malasia.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.