¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Activistas descubren evidencia de río de excrementos en San Petersburgo

poopriver

La misteriosa fragancia de los cursos de agua de San Petersburgo. Imágenes editadas por Kevin Rothrock.

Un río de excremento recorre San Petersburgo. Empieza en un pueblito llamado Novoye Devyatkino y fluye hacia el río Neva, donde se vacía en la Bahía de Neva y luego al golfo de Finlandia. Durate un tiempo, las personas de la zona olieron con sospecha los cursos de agua de Novoye Devyatkino, pero un grupo de ecologistas ahora dice que tiene pruebas de que heces humanas navegan sin filtrar por San Petersburgo.

A comienzos de noviembre, un grupo de ecologistas de San Petersburgo realizó una prueba en Novoye Devyatkino, suburbio a unos 20 kilómetros afuera de la ciudad, en el sistema local de alcantarillas. En un estudio titulado “Las heces viajan”, los activistas dejaron caer diez unidades de rastreo por GPS en miniatura y a prueba de agua por un inodoro de un departamento y empezaron a trazar mapas de las señales de los aparatos. En su sitio web, los ecologistas sostienen que los rastreadores pasaron directamente a vías de agua al aire libre fuera del edificio, sin encontrarse ni el más rudimentario filtro de alcantarilla. Desde Novoye Devyatkino, cinco de los dispositivos llegaron a aguas abiertas de la Bahía de Neva, donde parece que a las unidades se les acabó la batería.

Map of the GPS-trackers' paths. Via koprotravel.info.

Mapa de la ruta de los rastreadores. A través de koprotravel.info.

Algunos han cuestionado en internet los resultados de los ecologistas, pues dudan que las unidades de GPS pudieran transmitir una señal desde abajo de la tierra. Muchas de estas objeciones se basan en la incomprensión de que los ecologistas rastreaban unidades de GPS en líneas de alcantarillado. Sin embargo, según quienes están detrás del experimento, los rastreadores —junto con todo lo que se suele arrojar por el inodoro en Novoye Devyatkino— nunca llegaron bajo tierra a las alcantarillas: se derramaron a las corrientes directamente afuera, sin ingresar a la red.

No obstante, quedan algunas preguntas sobre el experimento. El 29 de octubre, los ecologistas publicaron un video donde explican lo que hicieron, donde aparece una mujer que se identifica como Evgenia Dolgova. En el video, Dolgova muestra un pequeño artículo del tamaño de una bola de chicle cuando explica el uso de los rastreadores de GPS (ver foto abajo) El video luego proyecta rápidamente unas cuantas fotografias de dos tipos diferentes de rastreadores de GPS a prueba de agua: el TKSTAR LK109 y el Twin Mask MT-90.

Evgenia Dolgova shows off one of the GPS-trackers supposedly used in "Feces Travel."

Evgenia Dolgova muestra uno de los rastreadores de GPS supuestamente usados en “Las heces viajan”.

Pero la batería de estos dispositivos tiene una vida útil de cerca de 160 horas, y eso hace posible que reciba señales durante casi una semana, pero las caras de las unidades tiene cerca de diez centímetros cuadrados, por lo que es difícil creer que alguno de estos dos dipositivos sea el objeto ente los dedos de Dolgova en el video de YouTube.

El 17 de noviembre, tras enterarse del experimento en Novoye Devyatkino, algunos residentes de la zona empezaron a publicar quejas en el sitio web de la empresa local de servicios públicos, y pubilcaron fotografías de sus cuentas de servicios y encerraron en un círculo rojo el pago de 200 rublos (cerca de $4) por el servicio de alcantarillado. El sitio web de los ecologistas, que ha estado teniendo cortes temporales que ellos atribuyen a hackers, ahora incluye un enlace a esas quejas.

Actualización (18 de noviembre de 2014): RuNet Echo pudo contactarse con los ecologistas responsables del experimento, y supimos que los rastreadores que usaron no son los mismos que mostraron en el video de YouTube. Según el grupo, personalizaron sus propias unidades GPS/GLONASS de fabricación china, que metieron en pequeños contenedores a prueba de agua. Cada contenedor se llenó con una pequeña burbuja de aire para que flotaran. Cada unidad también se cubrió con una mezcla de sal, que aparentemente dejó que las unidades se hundieran al inicio. Cuando esa mezcla se disolvió, los rastreadores volvieron a flotar, y fue posible que emitieran una señal. Los ecologistas dicen que la baterías de las unidades están configuradas para ahorrar energía, y que mandan una sola señal una vez por hora, lo que significa que algunas de las trayectorias mostradas en el mapa de arriba se basan en conjeturas.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.