¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Bangladesh exigirá datos biométricos de todos los usuarios de tarjetas SIM

Close up of a SIM-card being inserted into its socket inside a mobile phone. The SIM ("Subscriber Identity Module") card holds security keys to identify and authenticate mobile telephony data. Image by Erik Tham. Copyright Demotix (21/2/2015)

Primer plano de una tarjeta SIM en su posición dentro de un teléfono móvil. La tarjeta SIM (“Subscriber Identity Module” o “Módulo de Identificación de Abonado”) tiene claves de seguridad para identificar y autenticar datos de telefonía móvil. Imagen de Erik Tham. Copyright Demotix (21/2/2015)

En los últimos meses, los derechos digitales de los ciudadanos bangladesíes han sufrido varios reveses. Se bloquearon aplicaciones de medios sociales durante más de tres semanas en noviembre y diciembre ─ y algunas siguen inaccesibles desde dentro del país. El administrador de una página de Facebook fue arrestado a mediados de diciembre por la brutal fuerza de policía secreta, el Batallón de Acción Rápida, y ahora se enfrenta a acusaciones de publicar “propaganda antigubernamental”.

El 16 de diciembre se introdujo otro aspecto preocupante: el registro biométrico obligatorio para todos los titulares de tarjetas SIM.

Con el establecimiento de este nuevo sistema, cada tarjeta SIM de teléfono móvil irá asociada a la identidad de su usuario tal como aparece en la base de datos nacional de identidad de la Comisión Electoral. Se pedirá a cada titular de tarjeta SIM que verifique su identidad proporcionando sus huellas dactilares, que se cotejarán con los datos dactiloscópicos asociados a su documento nacional de identidad. Cada persona podrá registrar un máximo de veinte tarjetas SIM para teléfonos móviles con su tarjeta nacional de identidad.

Dado que el origen de cada tarjeta SIM podrá determinarse con una sola identidad, ya no será posible comprar una tarjeta SIM de un concesionario autorizado sin vincularla de forma explícita a la identidad de un ciudadano bangladesí registrado. No está claro qué opciones quedarán disponibles para aquellos cuya identidad nacional no esté registrada en la base de datos de la Comisión Electoral, un cambio que puede dejar a poblaciones marginadas sin acceso a herramientas de comunicación esenciales.

En términos generales, el esquema conectará los datos de comunicaciones con las identidades individuales, asignadas por el gobierno, lo que podría otorgar al gobierno un control sin precedentes sobre la vida cotidiana de los ciudadanos bangladesíes. No está claro exactamente qué leyes regularán el acceso y uso de estos datos. Al parecer las autoridades están preparando enmiendas a la Ley de Tecnologías de la Información y la Comunicación, que podrían afectar cómo se manipulan los datos de las SIM.

Como parte del plan, seis operadoras de telefonía móvil ─Grameenphone, Robi, Banglalink, Airtel, Citycell y la estatal Teletalk─ han firmado un acuerdo con la Comisión Electoral para emparejar los datos de documentos nacionales de identidad con la información proporcionada por los usuarios de teléfonos móviles en el momento de registrar las SIM. Al parecer los datos se están almacenando en el archivo gubernamental de la “Sección de Registro Nacional de Identidad (NIDW, por sus siglas en inglés)”.

El cambio afectará a una gran proporción de la población de Bangladesh: el Daily Star informa que hay 130.19 millones de tarjetas SIM activas en el país. Previos titulares de tarjetas SIM tendrán hasta abril de 2016 para registrar su información biométrica con su tarjeta SIM, y las tarjetas SIM serán desactivadas si los usuarios no proporcionan estos datos dentro del plazo fijado. Para aquellos que no estén seguros de la situación de su tarjeta SIM, las empresas de telecomunicaciones proporcionan un servicio de SMS que les ayudará a comprobar si la tarjeta SIM se ha registrado correctamente o no.

Al parecer las nuevas tarjetas SIM solo se activarán 72 horas después de su compra, una vez que la identidad de la persona que compra la tarjeta ha sido verificada oficialmente.

En octubre de 2015 se puso en marcha un período de prueba de un mes para el sistema que puso de relieve una serie de importantes problemas técnicos. Según BDnews24.com,

There were complaints of the system failing to match the fingerprints of many subscribers with the data in the national identity card databank. Tarana said in reply to a question on Sunday that the problem arose because of incorrect entry of NID numbers, rebutting allegations that the biometric system fingerprints were at variance with the NID data.

Hubo quejas de que el sistema no emparejaba las huellas dactilares de muchos abonados con los datos en la base de datos de las tarjetas nacionales de identidad. El domingo Tarana dijo en respuesta a una pregunta que el problema surgió debido a la entrada incorrecta de números del NID, rebatiendo las acusaciones de que las huellas dactilares del sistema biométrico discrepaban con los datos del NID.

Tarana Halim, ministra de Correos y Comunicaciones, insiste en que todos estos problemas técnicos han sido “corregidos”. El gobierno ha justificado la introducción del sistema afirmando que “las tarjetas no registradas estaban siendo utilizados para actividades delictivas”, pero no está claro qué efectos directos tendrá el cambio de política sobre la actividad criminal.

En Pakistán, donde se aprobó recientemente un sistema similar, han surgido varias consecuencias imprevistas. En 2015, Las empresas de telecomunicaciones paquistaníes informaron de una caída de las ventas del 16%. Hasta noviembre de 2015, el gobierno de Pakistán había supuestamente desactivado 26 millones de tarjetas SIM no registradas por sus titulares con los datos biométricos necesarios.

Bangladesh podría obtener similares resultados. Es probable que la política conduzca a una disminución del uso autorizado de teléfonos móviles, y podría generar un aumento en las ventas extraoficiales de tarjetas SIM. Esto parece ir en contra de los planes gubernamentales de aumentar la accesibilidad digital en el llamado nuevo “Bangladesh Digital”.

Aunque algunos miembros de la sociedad civil han expresado su preocupación por los cambios, apenas se ha hecho mención de los efectos que podría tener sobre los derechos de privacidad de los ciudadanos bangladesíes. Las reacciones en los medios sociales a la puesta en marcha del sistema han sido en gran medida de felicitación o sobre aspectos prácticos:

Comienza en Bangladesh la venta de tarjetas SIM con verificación biométrica. Un avance para convertirnos en ciudadanos digitales

Máximo de 20 tarjetas SIM se pueden registrar con una tarjeta nacional de identidad, decide el Ministerio de Telecomunicaciones.

Pero no todo el mundo está contento. El bloguero en la diáspora Kamrul Hasan Jony escribe:

সাধুবাদ জানানোর মতো পদক্ষেপ। বিশ্বের অনেক দেশে এ পদ্ধতি সচল রয়েছে। যদিও অনেক বছর আগে একবার সিম নিবন্ধন করেছিলাম। কিন্তু কেন জানি জানিনা, বাংলাদেশে তথ্য সংরক্ষিত থাকে না! যাক, দ্বিতীয় দফায় তার উদ্যোগকে স্বাগত জানাতেই হলো, জানালাম। যদিও আমার মতো কয়েক লাখ প্রবাসীর হাতে থাকা ব্যক্তিগত সিম কার্ডটি তার দেয়া নির্ধারিত সময় সীমার মধ্যে নিবন্ধন করা সম্ভব হবে না বলেই বন্ধ করে দেয়া হবে।

Es un paso loable. Muchos países del mundo lo adoptaron (registro biométrico). Yo me registré una vez antes. ¡Pero no sé por qué no se guardan los registros en Bangladesh! De todos modos, debemos dar la bienvenida al nuevo sistema de registro. La verdad es que muchos cientos de miles de hijos de Bangladesh en la diáspora como yo no podrán registrar sus tarjetas SIM personales dentro del plazo y quedarán canceladas.

Irónicamente, la primera ministra Sheikh Hasina hizo la siguiente declaración a mediados de diciembre:

“We are living in a cosmopolitan and multi-centric world now. The ever-changing technology is strengthening bonds among people and helping resolve many problems, but it is also creating some difficulties…”

“Ahora vivimos en un mundo cosmopolita y multicéntrico. La tecnología en constante evolución fortalece los lazos entre las personas y ayuda a resolver muchos problemas, pero también crea algunas dificultades…”

Cuando la ministra Halim escribió en diciembre que el bloqueo de los medios sociales era un intento “de salvar vidas”, se hizo cada vez más evidente que la visión gubernamental de la esfera digital podría no coincidir con la visión de accesibilidad y libertad de expresión que caracteriza a una Internet abierta. Con una clara ofensiva sobre los que hablan en contra del gobierno, esta erosión de los derechos digitales de los ciudadanos bangladesíes no augura nada bueno para el futuro desarrollo del “Bangladesh Digital”.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.