¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

¿A dónde van las narco fortunas confiscadas por la policía en México, Colombia y los EEUU?

Las suntuosas fortunas confiscadas por instituciones de justicia en Colombia, México y Estados Unidos son reutilizados por distintos organismos y ven numerosos destinos en esferas públicas y privadas. Fotografía de Susana González Bloomberg vía Getty Images. Tomado por Univisión y republicada con permiso.

Las suntuosas fortunas confiscadas por instituciones de justicia en Colombia, México y Estados Unidos son reutilizados por distintos organismos y ven numerosos destinos en esferas públicas y privadas. Fotografía de Susana González Bloomberg vía Getty Images. Tomado por Univisión y republicada con permiso.

La versión original de este reportaje fue realizada por Mayra Rocha de Univisión, Estados Unidos y fue republicado en CONNECTAS y a su vez por Global Voices gracias a un acuerdo para compartir contenidos con este medio.

¿Se imagina llegar a un punto en el que no sabe cuánto dinero tiene? Eso le confesó el líder colombiano del cártel de Cali, Gilberto Rodríguez Orejuela a quien fuera su compañera por ocho años. Ese detalle es sólo un vistazo del alcance económico del negocio ilegal de las drogas, algo que se ha convertido en verdaderas multinacionales del crimen.

En 2011 la revista Forbes situaba a Joaquín “El Chapo” Guzmán, cabeza del cartel de tráfico de drogas de Sinaloa, entre los hombres más ricos del mundo y el segundo en México, con una fortuna estimada en 1,000 millones de dólares. Hoy en día este capital se estima en miles de millones. Por su parte, al momento de su arresto en 1995, la fortuna de Rodríguez Orejuela , principal ex-cabecilla del Cartel de Cali, superaba los mil millones de dólares, según la Fiscalía de Colombia. También Pablo Escobar, líder del cártel de Medellín, tenía un patrimonio que calcularon entre los 9,000 y los 15,000 millones de dólares.

Pero ¿qué pasa con esas fortunas cuando los narcotraficantes son arrestados?. En Estados Unidos se privilegia a la dependencia que haga el decomiso. En una primera etapa, el dinero encontrado o los bienes incautados van a un fiscal quien determina si existen suficientes pruebas para que el caso vaya a una corte. Una vez se determine la ilegalidad del dinero y las víctimas del crimen sean compensadas, el Departamento de Justicia, bajo una ley llamada Distribución equitativa de fondos, reparte el dinero sobrante a los departamentos de policía que hayan estado involucrados en la investigación del caso.

En este reportaje difundido por la Plataforma de Periodismo Latinoamericano CONNECTAS, el detective Rodolfo Rodríguez del Departamento de Policía de Los Ángeles comenta;

Por ley, 65 por ciento va al departamento que confiscó, 35 por ciento se divide entre el estado y los fiscales, para continuar operaciones antidroga.

Por esta vía, entre 2001 y 2014, de acuerdo a una investigación que hizo el periódico The Washington Post con estadísticas del Departamento de Justicia, la Policía de Los Ángeles recibió 18.4 millones de dólares bajo este programa, la Policía de Nueva York 27 millones de dólares, y el Departamento del Alguacil de Los Ángeles obtuvo 24.3 millones de dólares. Según el reportaje, este dinero es utilizado para comprar equipo, tecnología, entrenamientos y operaciones para seguir combatiendo el narcotráfico. En caso de que los bienes resulten decomisados por una operación federal en la que participan entidades como el FBI o la DEA, el dinero termina bajo la custodia de los Departamentos del Tesoro y de Justicia, y los bienes y propiedades son revendidas en subastas.

Tal fue el caso de la mansión que tenía el capo colombiano Pablo Escobar en Miami Beach, la cual fue comprada por una pareja de la Florida hace más de 20 años por menos de un millón de dólares. Un precio muy por debajo del mercado para una mansión con vista al océano.

Propiedades subastadas y bienes repartidos entre víctimas

En México no importa si son casas, caballos de paso o autos de alto cilindraje. Cuando los bienes no son reclamados, también terminan en subasta. Según Alonso Carriles, director del Servicio de Administración y Enajenación de Bienes (una dependencia de la Secretaría de Hacienda de este país) cuando reciben bienes, son asegurados y resguardados por la Procuraduría General de la República hasta que los procesos penales contra sus dueños estén abiertos. La cifra de dinero resguardado pudiera estar arriba de los 330 millones de dólares.

De acuerdo con el abogado penalista Gabriel Regino, se subastan edificios, tierras, hoteles y casas; aunque destaca que las casas son las más difícil de vender, pues comprar una casa donde ha vivido un capo o su familia, puede traer problemas a sus nuevos dueños. Por eso el gobierno mexicano ha optado por rentarlas a organizaciones sin fines de lucro.

En Colombia, una vez que los bienes son embargados también se abre un período para que el afectado pueda defender su propiedad. Si se prueba que los bienes fueron adquiridos de forma ilícita, la Fiscalía General los cede a una administradora de bienes del Fondo de Reparación de Víctimas y Lucha contra el Crimen Organizado. Fue allí donde quedaron muchos de los bienes que en algún momento pertenecieron a Pablo Escobar y a otros líderes de los carteles de Medellín y Cali. De ahí que el hijo de Pablo Escobar haya asegurado públicamente que ni él ni su familia se han quedado con dinero o con algún otro bien producto del narcotráfico. Según el hijo de Escobar todo quedó en manos del gobierno. Según ha dicho, él sólo heredó un reloj de su papá.

CONNECTAS

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.