¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

“El juicio más eficiente de la historia” multa a revista serbia por difamar al ministro del interior

An illustration of a tweet by anti-corruption initiative "Don't Drown Belgrade" sums up the case of defamation verdict against NIN magazine. "Verdict: NIN to pay 300.000 dinars to Stefanović - The Revenge of the Phantoms. For 8 months the prosecutors keeps silent about the demolition and the cover-up in Savamala, while the journalists writing about accountability of competent authorities receive a sentence in record time of only 30 days."

La ilustración de un tuit de la iniciativa anti-corrupción “No ahoguen a Belgrado” resume el veredicto contra la revista NIN sobre el caso de difamación. “Veredicto: NIN deberá pagar 300.000 dinares a Stefanović: La venganza de los fantasmas. Durante ocho meses, los fiscales mantuvieron el silencio acerca de la demolición y el encubrimiento en Savamala, mientras que los periodistas que escriben sobre la responsabilidad de las autoridades competentes reciben sentencia en el tiempo récord de solo 30 días”.

Una corte de Belgrado ordenó que la respetada revista de noticias NIN pague una multa por “difamar” al Ministro del Interior Nebojša Stefanović al acusarlo de estar involucrado en el escándalo de una demolición local.

NIN, acrónimo de “Nedeljne informativne novine” (diario informativo semanal), se ganó la fama de ser una de las revistas de noticias más influyentes de Yugoslavia durante las décadas de 1970 y 1980. Ésta presenta artículos de opinión escritos por intelectuales de renombre, en combinación con reportes de noticias y otros artículos.

El juicio contra NIN consistió de una sola audiencia, el 29 de noviembre del 2016, y la corte falló a favor de Stefanović el 30 de diciembre. La transmisora de noticias regional N1 TV brindó uno de los primeros reportes sobre la decisión, expresando que el juicio era “el más eficiente de la historia”:

The trial resulting from the lawsuit by Government Minister Nebojša Stefanović against NIN was one of the most efficient trials, because it lasted only one day. The Belgrade Higher Court decided that the magazine's editor, Milan Ćulibrk, and journalist Sandra Petrušić hurt the professional reputation and the honor of the interior minister, and the first instance verdict imposed a fine of 300,000 dinars [2,559 US dollars].

El juicio que se originó como resultado de la demanda del ministro de gobierno Nebojša Stefanović contra NIN fue uno de los juicios más eficientes, ya que duró solo un día. La Corte Suprema de Belgrado dictaminó que el editor de la revista, Milan Ćulibrk, y la periodista Sandra Petrušić dañaron la reputación profesional y el honor del ministro del interior, y el veredicto de primera instancia impuso una multa de 300.000 dinares [2559 dólares estadounidenses].

La demanda se originó a partir de un artículo de NIN acerca de la supuesta complicidad de Stefanović en el llamado caso de Savamala. En abril del 2016, un grupo de personas enmascaradas usaron maquinaria pesada para demoler ilegalmente varios edificios en Savamala, el distrito histórico de Belgrado, lo que el demandante describió como un intento de posibilitar la construcción del controversial proyecto del gobierno “Paseo costero de Belgrado”. La policía no logró intervenir en ese momento y, hasta enero del 2017, las autoridades serbias no habían resuelto el caso. Los autores de la demolición de Savamala usaban pasamontañas de esquí, que en serbio son conocidos como “fantomke” (máscaras fantasmas), por su relación con El Fantasma, el personaje enmascarado de historietas, muy popular en los ex estados yugoslavos. Desde que se difundió la noticia de la demolición ilegal, los medios de Serbia se han referido a aquellos involucrados en el asunto y sus consecuencias como “los fantasmas”.

En mayo del 2016, un testigo del caso — un guardia nocturno, quien había sido retenido por los autores del hecho y liberado tras la demolición — falleció de una deficiencia cardíaca. En junio, el Primer Ministro Aleksandar Vučić realizó una promesa que no fue cumplida: “entre siete y diez días la verdad saldrá a la luz”, poniendo de esta manera la responsabilidad sobre el gobierno local.

Something bad was done, a criminal act which must not be repeated. The highest organs of Belgrade city government are behind it, and they will bear all kinds of legal responsibility for it.

Se realizó algo malo, un acto criminal que no debe repetirse. Los órganos supremos del gobierno de la ciudad de Belgrado se encuentran tras él y cargarán todo tipo de responsabilidad legal por ello.

El 16 de junio, la revista NIN publicó una historia de portada a cargo de la periodista Sandra Petrušić y bajo el título de “Nebojša Stefanović, el jefe fantasma de Savamala”. El texto decía:

The demolition in Savamala included a number of different entities: state and non-state actors, and several levels of government moving upward. Therefore the responsibility of top city officials is undeniable. However, that is not enough. Such a job was not possible without the knowledge and the assistance of the interior minister.

La demolición de Savamala incluyó una serie de organismos diferentes: participantes estatales y no estatales y varios niveles de gobierno en dirección ascendente. Por ende, no se puede negar la responsabilidad de funcionarios de alto cargo. No obstante, eso no es suficiente. Semejante trabajo no era posible sin la inteligencia y asistencia del ministro del interior.

En respuesta a la sentencia contra NIN, el ex periodista y actual abogado Ivan Ninić comentó:

Durante mi breve ejercicio ¡no he visto ni oído que a alguien se le aplique la multa astronómica de 300.000 dinares por violación de reputación y honor en el medio!

En su tuit, Ninić incluyó el enlace hacia una nota editorial de Milan Ćulibrk, el director de redacción de NIN, titulada “En el nombre de la gente: Karić liberado, NIN sentenciada”, la cual criticaba al sistema judicial serbio al contrastar el veredicto de difamación con la cancelación de una investigación acerca de los supuestos manejos corruptos del magnate de los negocios serbio Milan Karić. Ćulibrk prometió que NIN continuará buscando la verdad sobre el caso Savamala y exigiendo la responsabilidad de todas las partes implicadas.

El director cinematográfico Srdjan Dragojević realizó un comentario irónico a través de Twitter, el cual lo transformó en blanco de los “bots” que promueven la ideología del partido oficialista:

Observen cómo puede funcionar el sistema judicial  – cuando recibe la orden.

De acuerdo al Reporte sobre Naciones 2016 de la Unión Europea para Serbia, un país candidato desde el 2012, la “calidad y eficiencia del sistema judicial y el acceso a la justicia se ven perjudicados por una distribución irregular del trabajo, una acumulación agobiante de casos y la falta de un sistema libre de asistencia legal”.

Dragojević también ofreció ayuda concreta a la revista, al tuitear, “Quiero colaborar con 10.000 dinares, [85 dolares] para la multa de NIN ¿Dónde debería hacerlo? NIN es importante para mí, al igual que todos los medios libres”. El personal editorial de NIN respondió a su tuit:

Muy agradecidos con su generoso ofrecimiento, pero este es solo el comienzo. Apelaremos el veredicto. Cordialmente, NIN

NUNS, la Asociación Independiente de Periodistas de Serbia, anunció que el periodismo y la comunidad de medios a la que representan apoyan por completo a NIN. Ocho ONG líderes también firmaron una declaración conjunta acerca del “confuso” y “contradictorio” veredicto:

Obaveza da državni funkcioneri trpe javnu kritiku nije propisana sa ciljem da se ograniči njihov rad, već da se proširi prostor za slobodu javne reči i javni dijalog. Presuda Višeg suda u Beogradu predstavlja zabrinjavajuću poruku medijima šta može da im se dogodi ako negativno pišu o državnim funkcionerima.

Zaprepašćeni smo tvrdnjom sudije Slobodana Keranovića da novinarski stav o političkoj odgovornosti jednog ministra u Vladi Srbije spada u “nedopuštene”, “neistinite” i “nedozvoljene informacije”. Zabrinuti smo za slobodu izražavanja u Srbiji ako se oštra kritika rada ministra, obrazložena u rečenicama u kojim novinarka Sandra Petrušić pravi jasnu razliku između izričitih tvrdnji i pretpostavki, na sudu proglašava za “nedozvoljenu informaciju”. Kako novinaru može biti “nedozvoljeno” ono što mu je posao: da prikuplja informacije i da na osnovu prikupljene građe sugeriše moguće zaključke?

La obligación de los funcionarios públicos de tolerar críticas públicas no ha sido establecida con el objetivo de obstaculizar su trabajo, sino de ampliar el espacio para la libertad de expresión y el diálogo público. El veredicto de la Corte Suprema de Belgrado representa un mensaje preocupante hacia los medios sobre lo que les puede pasar si escriben sobre funcionarios del estado.

Estamos atónitos ante la afirmación del juez Slobodana Keranović de que la posición de los periodistas al responsabilizar a un ministro del gobierno de Serbia debe ser calificada como “inaceptable”, “poco confiable,” e “información no autorizada”. Nos preocupa la libertad de expresión en Serbia, si una crítica aguda sobre el trabajo de un ministro del gobierno, expuesta a través de oraciones en las que la periodista Sandra Petrušić hace una distinción clara entre reclamos reales y presunciones, puede ser considerado por la corte de justicia como “información no autorizada” ¿Cómo puede un periodista no estar “autorizado” a hacer su trabajo: reunir información y sugerir conclusiones basadas en la evidencia reunida?

Un usuario de Twitter citó al escritor serbio Ljubomir Simović, quien realizó un comentario sobre las consecuencias derivadas del asunto:

“Savamala es un paradigma de nuestra realidad” – Ljubomir Simović, miembro de la Academia serbia de artes y ciencias.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.