¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

¿Cómo reintegrar a los chicos afganos usados como juguetes sexuales de hombres poderosos?

Captura de pantalla de hombres Bachi Baza bailando en un hotel en Kabul. Video publicado en YouTube por el usuario Sofi el 9 de setiembre de 2013. Se ha ocultado la cara del bailarín para proteger su identidad.

En el Bacha Bazi, práctica sexual que implica a dos hombres y que ha continuado igual en Afganistán a lo largo de los siglos, las relaciones distan mucho de ser iguales.

Hoy, la práctica, que se traduce más o menos como “juego con niños” normalmente incluye a un hombre mayor (a menudo un poderoso comandante militar, ya sea en el gobierno o el Talibán militante) y un muchacho, de entre 14 y 18 años.

Los muchachos son comprados o secuestrados a sus familias y retenidos por sus bien armados patriarcas para bailar, jugar y dar placer sexual. Los tratan como posesiones para reforzar la posición de un cacique frente a sus pares, y su reintegración a la sociedad a menudo termina en tragedia.

Según Akhilesh Pillalamarri en un artículo en The Diplomat, la actual prevalencia del Bacha Bazi destaca “la trágica situación donde las relaciones homosexuales consentidas son punibles con la muerte [en Afganistán], mientras las relaciones de explotación con muchachos simplemente se pasan por alto”.

Orígenes históricos

Aunque es difícil ubicar el origen histórico del Bacha Bazi, la práctica está bien documentada en la literatura. Grandes poetas que hablaban persa del siglo XIV, incluidos Hafiz Shirazi y Jami Herati, escribieron versos de elogio a la belleza de sus muchachos. En su libro Shahed Bazi dar Adabiat Faris (Bacha Bazi en literatura persa), Sirus Shamisa, profesor de literatura persa en la Universidad de Teherán, sostiene que las musas anónimas de los poetas románticos persas a menudo eran hombres y no mujeres.

Algunos especulan que el Bacha Bazi ha mantenido su presencia en Afganistán por la distancia que tradicionalmente han mantenido los sexos a lo largo de la niñez y la adolescencia.

Sin embargo, la práctica floreció sin duda durante la guerra de resistencia que siguió a la invasión del país por parte de la Unión Soviética en 1979. Los muyahidines que combatieron a las fuerzas invasoras pasaban largo periodos lejos de casa en remotas regiones montañosas donde entre sus acompañantes había niños soldados.

Más recientemente, en diciembre, la Comisión Independiente de Afganistán de Derechos Humanos (AIHRC por su nombre en inglés) advirtió que el Bacha Bazi había resurgido, tras el intenso conflicto en el noreste del país. La comisión pidió al Parlamento que aprobara leyes contra el Bacha Bazi.

Aunque la tradición está fuertemente asociada con las regiones norteñas de Afganistán donde se concentró la resistencia a la incursión soviética por más de una década, las fuerzas del Talibán, cuyos santuarios están el sur y el este de Afganistán, son ahora quienes la utilizan más.

Esto a pesar de que, cuando estaban en el poder antes de la invasión liderada por Estados Unidos en el 2001, el grupo tomó medidas para declarar ilegal la práctica y castigar a los hombres mayores que la usaran.

Los usuarios afganos de medios sociales que se oponían al Talibán critican fuertemente al grupo por participar del Bacha Bazi. Pero esas críticas a menudo tienen el desafortunado efecto colateral de profundizar el estigma en torno a los propios muchachos.

لواطت و بچه بازی، لذت جنسی بردن از پسران جوان در بین طالبان مسلح افغانستان بیداد میکند.

La sodomía y el Bacha Bazi (juego con niños), explotación sexual de muchachos entre el Talibán afgano armado está más allá de toda descripción.

Publicado por Said Azami el domingo 5 de junio de 2016

Torpedos del Talibán

Los muchachos del Bacha Bazi pueden ser usados como armas, al igual que las concubinas en tiempos de guerra. En abril del 2015, el Directorado Nacional Afgano de Seguridad arrestó a un muchacho de 16 años por intento de un ataque suicida con bomba después de que supuestamente el Talibán lo violara en grupo y lo dirigiera a su objetivo, la oficina central de la policía en el distrito de Bagrami en Kabul.

Según un informe especial de la agencia de noticias Agence France Presse (AFP), el Talibán también usa a estos muchachos como presa para atraer a los soldados y policías del estado afgano.

Un usuario afgano de Facebook descargó furiosamente:

Afghanistan is only an Islamic country by name and no Sharia law is implemented in here. Because in Islam those who change their gender are cursed and are supposed be punished hard. But in Afghanistan Bacha Bazi almost have became a culture. [Sic]

Posted by ‎فیس بوک وطنی‎ on Monday, January 20, 2017

Afganistán es solamente un país islámico de nombre y aquí no se ha implementado la ley Sharia. Porque en el Islam, los que cambian su género están malditos y se supone que hay que castigarlos duramente. Pero en Afganistán, el Bacha Bazi casi se ha convertido en una cultura.

Publicado por ‎فیس بوک وطنی‎ el martes 20 de enero de 2017

Más allá del campo de batalla, los muchachos son usados como bailarines en bodas y fiestas, donde se maquillan y se visten como mujeres.

Cuando cumplen 18 años, a menudo sus amos los dejan en libertad, pero sus problemas no terminan ahí.

Estos muchachos son víctimas de guerra, no criminales

El llamado de AIHRC de hacer ilegal la práctica será de poca ayuda para las víctimas, sobre todo dados los problemas crónicos para aplicar leyes en Afganistán.

Lo que ciertamente debe cambiar es la difudida opinión de que quienes son víctima del Bacha Bazi son moral y sexualmente impuros, lo que ha llevado a su rechazo en sus propias familias y la sociedad en conjunto. Es precisamente debido a estas percepciones que las víctimas cada vez más son presa de grupos militantes radicales ansiosos de ofrecerles redención por medio de la búsqueda de una causa supuestamente divina.

Actualmente, la sociedad afgana lucha para reconocer el alcance del problema, y para aceptar que estos muchachos son como otras víctimas de las guerras del país, como las víctimas de las minas terrestres del Talibán o los ataques con drones de la coalición de la Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad, ISAF.

Un posible instrumento para ayudar a su reintegración podría ser la propia AIHRC. Actualmente la comisión tiene un departamento que ayuda a mujeres que han enfrentado violencia doméstica, pero no hay nada específico sobre los hombres que son víctimas del Bacha Bazi.

El mejor apoyo institucional para estos muchachos y jóvenes traumatizados sería desaparecer una cruel estigmatización que no merecen.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.