¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Aumenta la violencia en Myanmar, ¿por qué amenaza India con deportar a 40,000 musulmanes rohingya?

Refugiados rohingya en el estado Rakhine. Myanmar. Imagen en Flickr de European Commission DG/ECHO CC: BY-NC-ND 2.0, año 2013.

Muchos indios están acusando al Gobierno de darle la espalda a los derechos humanos y la historia del país de recepción de refugiados con su declaración de que planea deportar a los aproximadamente 40,000 musulmanes rohingya que viven en India, incluidos los 16,500 registrados en la agencia de refugiados de Naciones Unidas.

La reciente violencia en Myanmar entre los insurgentes rohingya y las fuerzas de seguridad de Myanmar ha obligado a decenas de miles de rohingya a huir del país. Pero los rohingya han enfrentado una larga persecución en Myanmar, país de mayoría budista. En efecto, son apátridas, pues Myanmar no les concede ciudadanía, a pesar de la evidencia histórica que los vincula al estado Rakhine de ese país.

En las últimas décadas, los más de un millón de rohingyas que viven en Myanmar han enfrentado represión del ejército de Myanmar, lo que ha llevado a un éxodo generalizado de refugiados rohingya a los vecinos Bangladesh y India por rutas de tierra y mar, y a países cercanos como Tailandia, Indonesia y Malasia por mar.

Después del último estallido violencia, el Secretario General de Naciones Unidas, Antonio Guterres, dijo que “enfrentamos un riesgo” de limpieza étnica y algunos han ido más allá, y han calificado a lo que está ocurriendo como “genocidio“. Han  muerto cientos, y hay informes de testigos de que las tropas de Myanmar han disparado a civiles e incendiado sus casas.

La situación es desalentadora, pero el Gobierno indio, al mando del partido Bharatiya Janata (BJP) no ve a los rohingya que viven en India como refugiados sino como “inmigrantes ilegales”. Como afirmó recientemente el ministro de Estado del Interior, Kiren Rijiju:

I want to tell the international organizations whether the Rohingyas are registered under the United Nations Human Rights Commission or not. They are illegal immigrants in India and since they are not legal immigrants, they stand to be deported.

Quiero decirles a las organizaciones internacionales si los rohingya están registrados según la Comisión de Derechos Humanos de Naciones Unidas o no. Son inmigrantes ilegales en India y como no son inmigrantes legales, deben ser deportados.

El primer ministro indio, Narendra Modi, hizo una visita oficial a Myanmar la primera semana de septiembre y ofreció su apoyo a la líder de Myanmar, Aung San Suu Ki, galardonada con el premio Nobel que fue ampliamente condenada por permitir el trato a los rohingya bajo su mando. Modi parecía compartir la misma version de los acontecimientos, que no critica a los militares y culpa completamente a los “terroristas”.

‘¿India recibe a todas las minorías perseguidas, menosa los rohingya?’

India no ha suscrito la Convención de Refugiados de Naciones Unidas ni su Protocolo de 1967, a diferencia de la mayoría de países del mundo. Pero esto puede no bastar para justificar la deportación de los rohingya de vuelta a Myanmar, explicó Mani Shankar Aiyar al canal de noticias NDTV: 

Surely Modi's government must know of the terrible suffering these Rohingya have fled from. Sending them back (“deportation”) amounts to transgressing the well-established principle of “non-refoulement“, that is, the principle in customary international law that no refugees may be pushed back to their place of origin if there is any apprehension that such persons will be subjected to the very suffering from which they fled.

Con toda certeza, el gobierno de Modi debe conocer el terrible sufrimiento del que han huido los rohingya. Enviarlos de vuelta (“deportación”) equivale a transgredir el bien establecido principio de “no devolución“, es decir, la norma de derecho consuetudinario internacional de que ningún refugiado debe ser devuelto a su lugar de origen si hay algún temor de que esa persona será sometida al mismo sufrimiento del que huyó.

Dos rohingya, Mohammad Salimullah y Mohammad Shaqir, han recurrido a la Corte Suprema contra la deportación. Su abogado alegó que violaría el derecho constitucional a la igualdad, vida y libertad personal.

Dejando a un lado los aspectos legales, muchos indios, como el político y abogado Prashant Bhushan, se han resistido a la idea de deportar a los rohingya, y sostienen que India tiene un historial de aceptar refugiados de todos los ámbitos de la sociedad y la religión sin discriminación:

Los rohingya enfrentan severa persecución, genocidio en Myanmar. India recibe a todas las minorías perseguidas, ¿pero no a los rohingya?

Por ejemplo, ya antes India ayudó a poblaciones vulnerables que huyen de países vecinos, como los tamiles de Sri Lanka, afganos y tibetanos.

El reconocido periodista Shekhar Gupta expuso:

Las naciones civilizadas no arrojan a los refugiados. India debería trabajar por el regreso seguro de los rohingya con presión diplomática a Myanmar para que ponga fin a la persecución.

¿Qué tiene que ver la religión con esto?

El gobierno de BJP de Modi ha dado lugar a un aumento del nacionalismo hindú, ideología que cree que el país debería atenerse a valores hindúes, no laicos. A su vez, esto ha llevado a una aumento en la animosidad hacia la comunidad musulmana de India, que es la mayor minoría religiosa del país.

La enemistad hacia los musulmanes también se ve matizada por la turbulenta historia de India con su vecino Pakistán, de mayoría musulmana. Alguna vez fueron la misma colonia británica, y quedaron violentamente divididos a lo largo de líneas religiosas en 1947, y desde entonces su relación ha sido inestable.

Algunos observadores han vinculado la intención del Gobierno indio de deportar a los refugiados rohingya musulmanes con sus antecedentes. Salman Nizami, escritor y político opositor tuiteó:

India es hogar de casi 200,000 refugiados, la mayoría de Tíbet y Sri Lanka, Pero el gobierno de BJP quiere deportar solamente a los refugiados rohingya. ¿Por qué? ¡Porque musulmanes!

Y Nafees Ahmad explicó en un artículo en el sitio web de análisis de noticias The Conversation:

To counter such (refugee) flows, the Indian government developed a new strategy last year. It has proposed amending the Citizenship Act of 1955 and make the naturalisation process easier – except for displaced persons of Muslim faith.

The new bill would indeed benefit people belonging to Buddhist, Christian, Hindu, Jain, Zoroastrian and Sikh faith, which are considered minority religions in their countries of origin, such as Afghanistan, Bangladesh, and Pakistan, but not Muslims persecuted in their countries of origin, such as the Burmese Rohingyas. Hence the latest proposal to deport Rohingya.

Para contrarrestar esos flujos (de refugiados), el Gobierno  indiio elaboró una nueva estrategia el año pasado. Propuso reformar la Ley de Ciudadanía de 1955 y hacer más fácil el proceso de naturalización – salvo para los desplazados de fe musulmana.
La nueva ley beneficiaría a budistas, cristianos, hindúes, jainistas, zoroastristas y sijs, que son considerados religiones minoritatias en sus países de origen, como Afganistán, Bangladesh y Pakistán, pero no musulmanes perseguidos en sus países de origen, como los rohingya birmanos. Por eso la más reciente propuesta de deportar  a los rohingya.

En este contexto, falsas acusaciones de que militantes rohingya estaban matando hindúes e incendiando templos hindúes han circulado en medios sociales en India. Mensajes publicados en línea también han acusado a los rohingya de ser violentos, a pesar de la falta de evidencia de esa afirmación:

Que India sea conocida por su humanidad no significa que aceptamos a quienes son criminales en su propio país.

El ataque del 25 de agosto realizado por 150 terroristas rohingya en Myanmar muestra que es una verdadera militancia. Quienes están contra la deportación quieren que India sufra.

‘Morir aquí es mejor que regresar bajo las actuales circunstancias’

Muchos informes de noticias también han señalado cómo las naciones asiáticas, incluida India, han permanecido relativamente calladas sobre el tema, sobre todo para proteger su seguridad y lazos económicos con el país. Algunos editoriales indios han pedido a Modi que “se arregle con Myanmar” o se arriesga a perder oportunidades de negocios.

El propio Modi tuiteó que “India quiere profundizar la cooperación con Myanmar en rubros como comercio, inversión, contraterrorismo, desarrollo de habilidades, energía y cultura”. En respuesta, el bloguero cachemir Muhammad Faysal escribió:

Esta es la razón por la que India quiere deportar a miles de rohingya a Birmania, donde escaparon de un genocidio.

Cualquiera sea el razonamiento del Gobierno, la amenaza de deportación está haciendo más difícil la vida a los refugiados rohingya. Un rohingya, que está en un asentamiento de Naciones Unidas en Delhi, dijo a NDTV: “No nos importa regresar a Myanmar, pero solamente con una solución. Es nuestro país, es nuestro hogar, morir aquí es mejor que regresar bajo las actuales circunstancias”.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.