¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Censura de medios rodea el movimento de derechos de los pastún en Pakistán

Multitud en la reunión púboica del Movimiento Pastún Tahafuz en Lahore. Foto de Facebook, usada con autorización.

En los últimos meses, el movimiento pastún Tahafuz (Protección) se ha estado movilizando en las principales ciudades de Pakistán para exigir derechos básicos para la comunidad minoritaria pastún, que incluye el “derecho a vivir sin temor” de muerte extrajudicial.

Los pastunes (o pukhtunes) son un grupo étnico minoritario que vive mayormente en Pakistán y Afganistán. La discriminación y la violencia son amenazas constantes para los pastunes, de los cuales medio millón son internamente desplazados debido al conflicto entre el Ejército y el grupo militante del Talibán. En 2016, los pastunes recibieron autorización oficial para regresar a su hogar en las Áreas Tribales de Administración Federal de Pakistán, pero las minas terrestres plantadas ahí hacen que su regreso no sea seguro.

Leer más: Larga marcha pastún pide justicia tras años de ataques étnicos

El movimiento pastún Tahafuz (Protección), conocido como PTM, se ha convertido en punto de convergencia para que miles se expresen sobre estas injusticias. Pero sus dificultades son muchas.

Los miembros han enfrentado acoso legal, con arrestos repetidos. Los defensores locales de derechos humanos dicen que los medios convencionales pakistaníes, sobre todo los canales de televisión, están ignorando el movimiento totalmente. Y en un caso, un medio digital que informó sobre el movimiento desde un ángulo crítico tuvo interrupciones en su sitio web, en lo que algunos editores temieron que fuera un ataque técnico dirigido.

Lahore da la bienvenida a la marcha pastún a Lahore, más de 5000 personas asistieron, pese a los arrestos y la intimidacion. El Gobierno inundó la reunión con agua sucia. Hay un completo bloqueo de medios. Pero los periodistas estaban ahí para contar la historia a través de medios sociales. La autocensura es una señal de opresión.

Los medios sociales han sido la única plataforma local donde los pakistaníes pueden encontrar una cobertura sólida y continua del movimiento. Cuando Twitter suspendió la cuenta de uno de los más destacados líderes del movimiento el 26 de abril, muchos temieron que se silenciaba la voz de un activista que pide iguales protecciones a los derechos humanos.

La cuenta pertenecía a Manzoor Pashteen, activista de derechos humanos de 26 años al mando del PTM. Por sus esfuerzos por denunciar lo que considera abusos de las fuerzas armadas de Pakistán, Pashteen ha sido acusado por algunos pakistaníes de difundir odio e información errada. En marzo de 2018, la policía de la provincia de Beluchistán presentó una acusación contra Pashteen por “criticar al Gobierno y a las agencias de seguridad estatales”.

La política Bushra Gohar cuestionó a Twitter por esta acción:

Estimado Twitter: ¿por qué han suspendido la cuenta de Manzoor Pashteen? Su búsqueda de justicia y su derecho a la vida han quedado bloqueados en los medios convencionales. No lo silencien en Twitter. Por favor, devuélvanle su cuenta. Gracias, BG

El periodista Ahsanullah Amiri tuiteó:

Aparentemente, Twitter ha suspendido la cuenta de Manzoor Pashteen, nuevo activista de derechos que lucha por los derechos de los pastunes en Pakistán pacíficamente. Mientras tanto, tenemos cientos de cuentas que están asociadas o se solidarizan con grupos terroristas en la región y que disfrutan de tuitear…

La cuenta de Pashteen fue restablecida, y Twitter aún no comenta lo que ocurrió.

‘Ponte en fila y firma la línea punteada’

La autocensura no es rara en el periodismo de Pakistán. Tampoco la censura abierta. En noviembre de 2017, en medio de protestas contra la blasemia, la Autoriddad Regulatoria de Medios Electrónicos de Pakistán bloqueó todos los canales durante 26 horas.

Recientemente, Geo TV, importante canal de televisión de noticias de Pakistán, quedó bloqueado durante semanas en abril de 2018, supuestamente por sus informes críticos al Ejército.

Murtaza Solangi, importante periodista pakistaní, describió qué mensaje envía esta censura en un artículo para Gadhara, que pertenece a Radio Europa/Radio Libertad, con financiamiento estadounidense:

[The censorship is prompted by] insecurity of the military establishment determined to get a positive outcome of [their liking] in the next polls. [This is why] banning Geo TV is also a message to all and sundry to fall in line and sign the dotted line.

[La censura la genera] la inseguridad del Ejército, determinado tener un resultado positivo [de aprobación] en las próximas encuestas. [Es por eso que] bloquear Geo TV también es un mensaje a todos y varios para que se pongan en fila y firmen en la línea punteada.

En respuesta a la tendencia, cientos de periodistas pakistaníes hicieron sonar las alarmas en una declaración colectiva:

Beginning with a crackdown against select media groups and banning the broadcast of various channels, there now is enhanced pressure on all media houses to refrain from covering certain rights-based movements. Media house managements under pressure are dropping regular op-ed columns and removing online editions of published articles. One media house even asked its anchors to stop live shows.

Empezó con una represión contra grupos de medios elegidos y prohibición para emitir a varios canales. Ahora, hay más presión en todos los medios para que se abstengan de informar de movimientos de derechos. Las administraciones de medios bajo presión están dejando de lado columnas de opinión frecuentes y retirando ediciones en línea de artículos publicados. Un medio hasta pidió a sus presentadores que no hicieran programas en vivo.

En lo referente a PTM, se informó que el diario The Nation rechazó un comentario sobre PTM del columnista Gul Bukhari por ser crítico con las instituciones estatales. Otra publicación en línea llamada Naya Daur publicó luego el artículo, pero su sitio web sufrió problemas, y el medio temió que había sido censurado por las autoridades.

Tres o más artículos sobre el movimiento fueron retirados del portal en línea The News, y muchos otros sitios web se negaron a publicar artículos relacionados con la marcha.

Reunión pública del movimento pastún Tahafuz en Lahore el 22 de abril de 2018. Foto de Facebook, usada con autorización.

Pedidos y logros de PTM

Los pastunes en las Áreas Tribales de Administración Federal de Pakistán siguen bajo estrecha vigilancia en su vida diaria. Los habitantes deben pasar por puntos de control militares para viajar por la región, Se llevaron a cabo protestas en Swat en febrero de 2018, donde pedían el retiro de los puestos de control militares después de que niño murió mientras esperaba autorización enu n puesto de control.

La policía también está tomando acción contra manifestantes por causar molestias. Estas respuestas de las autoridades están creando controversia por las legítimas demandas de los manifestantes, y las autoridades sugieren que son “antiestatales”.

Pashteen respondió a estas acusaciones:

Yes, we do want “Azadi” (independence), the Azadi that is enjoyed by the rest of Pakistan.

Sí, queremos “azadi” (independencia), azadi de la que disfruta el resto de Pakistán.

Sus esfuerzos no son en vano, se han cumplido algunos de sus pedidos. Las autoridades han aceptado los pedidos de los manifestantes de poner fin a la tarjeta Watan (cédula de identidad), lanzada originalmente en 2010 para dar asistencia financiera a la población afectada por las inundaciones. Esto se convirtió en un pasaporte de facto para que las personas de Áreas Tribales de Administración Federal de Pakistán viajaran por el país, y que ahora se usa cada vez más para discriminar a algunos grupos étnicos específicos. A mediados de febrero de 2018, la tarjeta había sido eliminada.

En otros logros, muchos desaparecidos han vuelto a casa, y hay informes de que grupos de eliminación de bombas están trabajando en el retiro de minas terrestres en Waziristán.

Sin embargo, PTM cree que hay un largo camino por recorrer y continuarán la lucha hasta que se tome acción suficiente y satisfactoria.

Una comisión de Apex que incluye a oficiales del Ejército y el Gobierno provincial de Khyber Pakhtunkhwa ha aceptado realizar negociaciones con PTM. Por su parte, el movimiento continúa sus manifestaciones pacíficas en todo el país.

El movimiento ha inspirado a otros a expresarse sobre la violación de sus derechos, se les han unido otros grupos étnicos minoritarios en el país.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.