¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Que los muertos cuenten sus historias sobre Hong Kong

Temple Street, Yau Ma Tei, Hong Kong. Foto: David Yan (CC BY 2.0)

Advertencia: Este relato incluye descripciones gráficas de muerte y violencia. Una versión de este artículo ha sido publicado por Medium.

Si has viajado a Hong Kong, probablemente hayas visitado Yau Ma Tei, popular distrito comercial nocturno donde la gente disfruta de las compras y la comida en puestos callejeros. Yau Ma Tei es una de las zonas más densamente pobladas de Hong Kong.

Desde 2016, en este distrito se lleva a cabo una visita turística titulada “20 000 formas de morir en Yau Ma Tei“, gira de homicidios que ideamos Melody Chan y yo después de vivir muchos años en la zona. A lo largo de la visita, intentamos abordar el significado de la vida y las condiciones de vida en Hong Kong.

La gira de 1,5 km recorre el norte y el sur de Yau Ma Tei, y durante dos horas visita 12 escenas de asesinatos. Originalmente se inició como una actividad de Halloween con el fin de recaudar fondos para una organización local. Visto su éxito, seguimos organizando giras nocturnas durante los meses de invierno, cuando la temperatura es más fresca. Los guías son trabajadores sociales, médicos y otros profesionales. Hasta ahora, unas 500 personas han realizado esta visita.

Los homicidios que elegimos se produjeron en su mayoría entre 2012 y 2016. Los detalles de los casos se recabaron en reportajes de prensa y registros forenses.

He aquí un video de la edición 2017 de la gira (YouTube):

Tan cerca y tan aislados

La densidad de población en el centro de la península de Kowloon es de unas 44 000 personas por Km2, y en Yau Ma Tei viven unas 20 000. Muchos apartamentos están divididos en viviendas más pequeñas. La gente vive terriblemente apiñada, y al mismo tiempo, bastante aislada.

Varios casos que se mencionan en la gira están protagonizados por ancianos. En uno caso, un hombre mayor se suicidó arrojándose desde el cuarto piso de un inmueble con una cuerda atada al cuello. El cuerpo quedó colgando por el exterior del edificio toda la noche, pero nadie lo notó hasta la mañana siguiente, cuando los vecinos de la casa de enfrente abrieron las ventanas.

Otro caso habla de una pareja de ancianos que fue encontrada sin vida en su casa, la mujer muerta de inanición. Después se supo que ella sufría demencia senil y el marido era su cuidador. Él falleció de una caída accidental en la sala de estar, y la esposa murió lentamente por falta de alimento. Es difícil creer que nadie advirtiera las desesperadas condiciones de vida de los dos ancianos.

Según el censo de población de 2016, en Hong Kong había alrededor de 1,16 millones de personas de 65 años o más, más o menos el 15,9 % de la población. Unas 150 000 de esas personas vivían solas. Los ingresos medios de los jubilados en 2016 —incluida la pensión y las ayudas familiares y gubernamentales— era de 5780 dólares de Hong Kong (720 dólares estadounidenses). En la actualidad, los ingresos medios individuales son de unos 168 00 dólares de Hong Kong (2200 dólares estadounidenses).

Pero vivir con la familia u otras personas tampoco garantiza una buena atención. En la ciudad se han producido numerosas tragedias familiares, sobre todo entre las clases trabajadoras.

Por ejemplo, el caso de una chica de 15 años que practicaba el cosplay. Era buena estudiante, pero discutía con su familia por su afición. Al final, acabó abandonando los estudios y se hizo modelo fotográfica para ganar algún dinero. Fue asesinada por un cliente que le había pagado 500 dólares de Hong Kong (65 dólares estadounidenses) por tomarle fotografías.

En otro caso, una limpiadora encontró en la estación de metro de Yau Ma Tei una bolsa que contenía el cadáver de un bebé con el cordón umbilical intacto. Tras la investigación, la policía descubrió que la madre era una trabajadora doméstica extranjera que quedó embarazada y temía ser despedida. La mujer fue detenida y encarcelada.

En esta parte de la visita, el guía plantea una pregunta: ¿no son también culpables los empleadores de la trabajadora? Cuesta creer que no notaran que la persona que les servía a diario estaba embarazada. En Hong Kong hay más de 370 000 trabajadoras domésticas, y la ley exige que vivan en la casa donde trabajan. Esta circunstancia las hace vulnerables a abusos, como exceso de horas de trabajo, escasez de comida, etc.

Un año después de ese caso, otra trabajadora doméstica fue despedida por quedar embarazada. A la mujer le costó dos años conseguir que los tribunales declararan su despido como improcedente.

Asesinos cercanos

Muchos asesinatos sucedidos en Yau Ma Tei son crímenes pasionales, y como suele suceder cuando un delito no es premeditado, los perpetradores cometen numerosos errores.

Tal es el caso de un hombre que mató a su hermano mayor en plena calle con un cuchillo de pescado de 22 cm que le atravesó los pulmones. Se supone que el cuchillo era un regalo para el hermano.

Un asesino se quedó en el escenario del crimen tras cometer el delito, otro utilizó su tarjeta de identidad para reservar una habitación de hotel donde ocultar el cuerpo.

Otro asesinato se produjo en una tienda. El incidente fue grabado por las cámaras de seguridad. El asesino era un turista con pasaporte canadiense que apuñaló al dependiente cuando le increpó por llevarse cosas sin pagar.

Encuentro con almas y sombras

La mayoría de personas que acuden a la visita son estudiantes universitarios. Algunos van por curiosidad, otros la consideran una forma de aprender. Un médico que formaba parte de un grupo de doctores que hacían la gira habló así de uno de los casos:

The protagonist of the case is very similar to the patients we often encounter in the accident and emergency wards – drug addicts, street sleepers, refugees. We all have to rescue them in the emergency room. But usually they are quite hostile in their attitudes. It’s very difficult to deal with them and we tend to lose patience over time.

This guided tours remind us that we must be patient and should not become indifferent. And their lives are very miserable and they struggle hard to survive.

El protagonista del caso se parece mucho a los pacientes que solemos encontrar en urgencias o víctimas de accidente: drogadictos, personas sin hogar, refugiados. Tenemos que rescatarlos en urgencias, pero suelen mostrar una actitud muy hostil. Es difícil tratar con ellos, y al final tendemos a perder la paciencia.

Esta visita guiada nos recuerda que debemos ser pacientes y no dejarnos ganar por la indiferencia. Sus vidas son miserables y hacen un gran esfuerzo por sobrevivir.

Los 20 000 habitantes de Yau Ma Tei acabarán muriendo de una forma u otra. Nosotros creemos que tras su muerte, estas almas pasarán a formar parte del tejido de la ciudad, y seguirán merodeando por calles y callejones, recordándole a la gente el sentido de la existencia. La visita pretende crear un espacio para que esas sombras revelen sus historias.

La principal causa de suicidio es la depresión no tratada. La depresión se puede prevenir y tratar. Si lo necesitas, puedes obtener ayuda en líneas confidenciales para personas que estén considerando cometer suicidio o sufriendo una crisis emocional. En el sitio web Befrienders.org hay un listado de líneas de prevención del suicidio de distintos países.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.