¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Funcionario estatal dice que prohibición a aplicaciones de mensajería impide ayuda para afectados por inundaciones en Irán

Los bloqueos a los medios sociales resultan nocivos para la ayuda por las inundaciones. Gráfico de Centro para Derechos Humanos en Irán.

La censura estatal de aplicaciones de medios sociales ha reducido la eficiencia de los operativos de rescate en regiones de Irán afectadas por fuertes inundaciones, según un funcionario de una agencia estatal que promueve información de servicio público.

“Si el filro no fuera un obstáculo, las operaciones de rescate hubieran sido más efectivas”, tuiteó Alireza Moezi, secretario del Consejo de Información del Gobierno el 24 de marzo. “Aprendamos de las experiencias”.

Moezi también afirmó que algunas personas han estado usando las aplicaciones más que redes privadas virtuales, y que esas conexiones han ayudado a acelerar la ayuda. Esas redes permiten a los usuarios eludir la infraestructura de censura.

“Los medios convencionales han quedado rezagados porque no pueden difundir información más fácil y más rápido que los medios sociales”, dijo.

“Las aplicaciones de mensajería y los medios sociales han tenido un rol muy destacado como portadores de información, sobre todo Telegram y Twitter”, agregó. Ambas están bloqueadas en Irán.

El 2 de abril, Morteza Khaledi, portavoz de la Organización de Servicios Médicos de Emergencia de Irán, informó que 57 personas habian muerto como resultado de las inundaciones que empezaron el 19 de marzo y que afectaron a 23 de las 31 provincias del país. La cantidad real de víctimas puede ser mucho mayor.

Las áreas más afectadas fueron el sur y el centro de Irán, incluidas las provincias de Fars, Isfahán y Yazd. El gobernador general de la provincia de Khuzestán declaró estado de emergencia después de que las inundaciones tragaran edificios y puentes en su región el 31 de marzo.

‘No es correcto bloquear a personas que tratan de salvar la vida’

Redes populares de medios sociales como Facebook y Twitter ofrecen herramientas sin costo incorporadas que permiten a los usuarios informar al público de desastres naturales, solicitar ayuda o señalar que están “a salvo”. Pero ambas están bloqueadas en Irán.

Incapaz de censurar efectivamente publicaciones o cuentas específicas en las aplicaciones, el Gobierno iraní ha bloqueado el acceso a muchos servicios de medios sociales en el país. Telegram, la muy usada aplicación de mensajería en el país, es la más reciente en ser censurada. Según la empresa, tenía 40 millones de usuarios mensuales en Irán antes de quedar filtrada en mayo de 2018.

Cuando las noticias e imágenes de las inundaciones empezaron a aparecer en estas aplicaciones de medios sociales, que están filtradas en Irán, algunos en Irán empezaron a preguntar por qué siguen sin tener acceso a esas aplicaciones.

En Twitter, el usuario iraní Nazanin Matinnia tuiteó al ministro de Tecnologias de la Información y las Comunicaciones el 1 de abril:

Azari jahromi, saben que las personas necesitan difundir información, ¡¿por qué no levantan el filtro a Telegram?! Saben que la mayoría de personas usan Telegram y la organización nacional de medios de comunicación de la  República Islámica de Irán nunca ha cooperado cuando necesitaban ayuda y no puede hacer nada. ¿Están diciendo que las personas deben sufrir incluso en estas circunstancias?

De otro lado, algunos funcionarios pidieron que se dejaran sin efecto los bloqueos. El parlamentario Mahmoud Sadeghi tuiteó:

Quiero que el honorable procurador [general, Mohammad Jafar Montazeri,] al menos temporalmente, levantara el filtro a Telegram para que la gente lo pueda usar como medio de comunicación.

A los periodistas también se les hizo difícil llevar información al público, en algunos casos pidieron a colegas que publicaran información por ellos porque varias herramientas de redes privadas virtuales, usadas para eludir los filtros estatales, se volvieron inservibles de un momento a otro durante la inundación.

En Twitter, un usuario dijo que un reportero le había enviado fotos de una zona afectada:

Vahid Basereh, reportero local de [la ciudad de] Ilam, me envió estas fotos vía WhatsApp y escribió: ‘Mi red privada virtual no funciona. Por favor, difunde esta información: Debido a implacables lluvias, hay deslizamientos de tierra y están cayendo rocas de las montañas a la entrada de la ciudad.

En un comentario a ese tuit, Kayvan Hossein, reportero de BBC persa, escribió:

Este tuit tiene dos aspectos importantes, ambos aterradores: uno sobre la peligrosa situación causada por los deslizamientos de tierra y caídas de rocas, y el otro es que las redes privadas virtuales no están funcionando. En situaciones en las que difundir información es vital, la censura puede volverse un fenómeno mortal.

Mientras los iraníes se esforzaban para tener acceso a información sobre las inundaciones, funcionarios iraníes, incluidos el líder supremo, Ali Khamenei, y el presidente Hassan Rouhani publicaban libremente en Twitter y Telegram, que están bloqueados para el público iraní.

Muchos usarios iraníes dirigieron sus tuits al ministro de Tecnologias de la Información y las Comunicaciones, Mohammad Javad Azari Jahromi.

Parvin Mohammadi, que se describe como psicóloga infantil, tuiteó:

Las aldeas en la provincia de Lorestán están lidiando con inundaciones y han perdido el único medio que tienen para buscar ayuda. No hay noticias de esas aldeas. No hay conexión de internet. Las aplicaciones de mensajería funcionan con redes privadas virtuales, pero las conexiones están tan débiles que es casi imposible difundir información. En medio de estas inundaciones, ¿qué está haciendo el joven ministro Azari Jahromi?

Jalal Rouhani, que se identifica como experta en tecnología de la información, tuiteó:

Desearía que Twitter no estuviera filtrado. Malditos sean los tres: los que imponen los filtros, los que imponen las sanciones y los extremistas.

El periodista Parastoo Beiranvand tuiteó:

En las actuales condiciones de crisis, cuando los caminos están interrumpidos y no podemos tener información de las personas, es necesario permitir las comunicaciones sin filtros. ¿No debería pensar en esto el el joven ministro Azari Jahromi y retirar los filtros, al menos temporalmente?

El emprendedor Jalal Ofteadeh tuiteó:

Desearía que al menos abrieran el acceso a Twitter y Telegram para poder difundir información sobre la crisis y que cuando las aguas se calmen las vuelvan a filtrar. Por supuesto, tal vez crean que difundir información no es bueno bajo ninguna circunstancia.

El reportero Hossein Dehbashi tuiteó:

Las cuentas de Twitter del líder supremo, del jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas, el jefe del Poder Judicial y jefe de la Organización Nacional de Auditoría están emitiendo órdenes urgentes y decisivas referidas a la gestión de las inundaciones en la provincia de Golestán. Es un momento es que Twitter está filtrado y no se puede acceder sin una red privada virtual. Esto será difícil de explicar por el bien de la historia.

El activista Sina Qelich escribió:

Bajo estás circunstancias, la Organización de Gestiónde Crisis puede solicitar levantar el filtro en Telegram. A pesar del filtro, Telegram ha sido la principal fuente de información. No es correcto bloquear a personas que tratan de salvar la vida.

A fines de marzo, las autoridades iraníes advirtieron a los ciudadanos que podían ser ejuiciados por publicar imágenes o videos en línea sobre la inundación acusados de “perturbar la opinión pública”.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.