¿Ves todos los idiomas que hay? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Lee más sobre Traducciones Lingua  »

En Rusia, ahora se puede catalogar a las personas como “agentes extranjeros”

Andrei Klimov presents a copy of the new bill to reporters. Screengrab from Channel One's November 8 YouTube video “Antes de terminar 2019, en Rusia se puede adoptar la ley sobre reconocimiento de personas como agentes extranjeros“.

El jueves 21 de noviembre, la Duma estatal de Rusia aprobó la tercera y final lectura de una nueva ley que amplía el alcance de la controvertida ley de “agente extranjero” del país.

La primera mención de la ley fue en 2012, y presentó el término “agente extranjero” para referirse a ONG que reciben financiación extranjera. Es un término capcioso en ruso, con fuertes asociaciones con espionaje. En noviembre de 2017, organizaciones de medios masivos fueron calificadas como “agentes extranjeros” si recibían financiamiento del extranjero. La medida llega poco después de que las autoridades de Estados Unidos hicieron que Russia Today (RT), medio de noticias financiado por el Estado, se registrara como “agente extranjero”. Desde entonces, la autoridades rusas ha declarado a varias organizaciones como “agente extranjero”, como la Fundación Anticorrupción del político opositor Alexey Navalny en octubre de 2019.

Las recientes enmiendas amplían la definición de “agente extranjero” a las personas, a discreción del Ministerio de Justicia, que ya tiene listas en línea de medios de comunicación y ONG que son “agentes extranjeros”. También obligan a toda organización de medios reconocida como “agente extranjero” a primero constituir una entidad legal rusa para operar en el país, y exigen a las personas a declarar públicamente su condición y someterse a intensos requisitos de informes financieros. Las sanciones por el incumplimiento son duras, incluyen sentencias de prisión de hasta dos años y multas de hasta cinco millones de rublos (cerca de 80 000 dólares). El 18 de noviembre, diez ONG internacionales suscribieron una carta abierta en la que denuncian la nueva ley como una amenaza a la libertad de expresión en Rusia.

¿Cómo reconocen las autoridades rusas a un “agente extranjero” cuando la ven?

El texto de las enmiendas, agregadas a las leyes federales de información y telecomunicaciones, no sugieren criterios consistentes. Los agentes extranjeros son “personas que difunden mensajes impresos, audiovisuales u otros mensajes o material (incluido el uso de internet) pensado para un círculo potencialmente ilimitado de personas, reciben dinero y otra propiedad de estado extranjeros, sus instituciones, organizaciones internacionales y extranjeras, ciudadanos extranjeros, apátridas y sus agentes, y entes legales rusos que reciben dinero u otra propiedad de fuentes indicadas”.

Funcionarios estatales han destacado que la ley no es motivo de preocupación. El 12 de noviembre, Andrei Klimov, presidente de la comisión del Consejo de la Federación para proteger la soberanía estatal de las leyes de “agentes extranjeros”, dijo a la agencia de noticias TASS que la “nueva ley difiere de la anterior solamente en su detalle”, y enfatizó que nadie se vuelve “agente extranjero” solamente por recibir un pago internacional. Se requeriría “constante colaboración” con organizaciones ya reconocidas como agentes extranjeros, explicó Klimov. “En mi opinión, esto afectará a 20 o 30 personas en todo Rusia”, dijo. En comentarios al diario oficial gubernamental Rossiyskaya Gazeta en octubre, Klimov enfatizó que la ley “no afectaría a quienes se escriban entre sí en medios sociales”, y justificó su implementación por referencia al caso de Maria Butina, ciudadana rusa deportada de Estados Unidos acusada de trabajar como “agente extranjera” para Moscú.

Pero el 13 de noviembre, Leonid Levin, presidente del comité de la Duma estatal para política de información y comunicaciones, dijo a TASS que los periodistas que trabajan para medios de comunicación considerados “agentes extranjeros” podrían ser catalogados también como “agentes extranjeros” si su trabajo abarca la “situación sociopolítica”. Klimov también confirmó en el mismo artículo que la actividad política sería el factor de clasificación.

Muchos blogueros y periodistas, sobre todo quienes trabajan en medios independientes y de oposición, se preguntan dónde los deja la nueva ley. Aleksandr Plyushchev, popular bloguero y presentador de un programa de radio en Ekho Moskvy, reflexionó en su canal de Telegram sobre el efecto adverso que tendría la ley:

По поводу принятого сегодня в основном чтении закона о гражданах-иноагентах. Очень необычное чувство, что власти твоей родины разрабатывают и принимают целый закон против конкретного тебя. Ну, не только именно тебя, но ты в той самой, очень небольшой группе людей.

Всё мы попадаем под разные законы, но вот чтобы войти в специальный список своим именем и фамилией – это совсем другое. Вряд ли те, кто попал под персональные санкции, скажем, в связи с Magnitsky act или из-за Донбасса чувствуют в точности то же самое, все-таки там против тебя действует чужая страна, а тут – своя собственная.

Зато теперь, мы знаем каково с серебром, посмотрим, каково с кислотой.

— Aleksandr Plyushchev, Telegram, November 19, 2019

Con respecto a la ley que fue adoptada hoy sobre ciudadanos como agentes extranjeros. Es una sensación muy inusual cuando las autoridades de tu hogar natal y aprueba toda una ley diriga explícitamente a ti, pero a ti como parte de un grupo particular, y para nada pequeño.

Todos estamos sujetos a diversas leyes, pero la idea de que tu nombre y tu apellido terminen en una lista especial es algo un poco diferente. Es poco probable que quienes caigan en sanciones personales es conexión con, digamos, la ley Magnitsky o por el Donbas se siente igual. En esos casos, un estado extranjero actúa contra ti, y acá es el país de uno.

Así que ahora sabemos cómo es con la plata, ahora veremos cómo es el ácido [referencia a una canción de la popular banda rusa Akvarium].

El periodista Mika Velikovskiy, que trabaja en el periódico independiente Novaya Gazeta, enfatizó que la imprecisión de la ley plantea una amenaza a los rusos comunes y corrientes:

Если посмотреть сам текст закона, обнаружится, что лайки и репосты СМИ-иноагентов – это да, но это не вся прелесть, это только один из путей к попаданию в список. Любой гражданин – распространитель информации для неограниченного круга лиц (то есть вообще все, у кого есть, например, соцсети), в случае получения чего бы то ни было от иностранцев (не только денег), может быть признан иноагентом. Т.е. два критерия: распространение информации и что-то от иностранцев (или от российского юрлица, каким-нибудь вещественным образом с ними контактирующего). Под это определение, строго говоря, почти всякий россиянин подпадает. Например, у вас есть профиль Вконтакте, а ваш работодатель импортирует памперсы – все, больше ничего не требуется.

— Mika Velikovskiy, Facebook, November 19, 2019

Si miras el texto de la ley, descubrirás que si a los agentes extranjeros les gusta y reproducen artículos de medios de comunicación de agentes extranjeros [es una forma de caer en desgracia]. Pero eso es solamente parte del encanto, y solamente una manera de terminar en la lista de “agentes extranjeros”. Cualquier ciudadano que difunda información a un círculo potencialmente ilimitado de personas (que, en general, son todos en las redes de medios sociales) o todo aquel que reciba algo de extranjeros (no solamente dinero) puede ser reconocido como “agente extranjero”. Esos dos criterios son claves: la difusión de información y todo lo que tenga relación con extranjeros (o de una entidad legal rusa que tenga contacto con extranjeros). Estrictamente hablando, casi todos los rusos caen en esta definición. Por ejemplo, tal vez tienes un perfil en VKontakte, ¿y tu empleador importa pañales? Es todo. No se necesita nada más.

Dmitry Kolezev, bloguero y editor en jefe de Znak, sitio web de noticias independientes de Ekaterinburgo, lamentó lo que llamó “nacionalización de intelectuales”, y sostuvo que la ley haría que los rusos fueran más recelosos de viajar al extranjero o de comunicarse con extranjeros, lo que aislaría a opinadores y periodistas de Rusia. Sus repercusiones llegarían a mucho más de 20 o 30 personas, advirtió:

Станет ли жизнь признанных иноагентами невыносимой? Вроде бы нет. Их обяжут маркировать публикации (что унизительно, конечно) и сдавать декларации о доходах. В этом смысле депутаты хотят, чтобы блогеры и журналисты действовали по тем же правилам, что чиновники и народные избранники. Но при этом забывают, что независимые журналисты и блогеры не наделены никакой властью, не получают зарплату от государства, и не очень понятно, на каком основании от них требуется та же степень прозрачности, что от парламентариев. Однако мы не знаем, какие меры дискриминации для «иноагентов» придумает власть в будущем. Обязанность отмечаться в Минюсте, запрет занимать государственные должности, запрет избираться? Да что угодно.

— Dmitry Kozelev, Telegram, November 14, 2019

¿Se volverá insoportable la vida de los agentes extranjeros? Aparentemente no. Se verán obligados a etiquetar sus publicaciones en ese sentido (lo que es humillante, por supuesto) y presentar declaraciones sobre sus ingresos. En ese sentido, los diputados [de la Duma] quieren que blogueros y periodistas operen con las mismas reglas que funcionarios estatales y representantes electos. Al hacerlo así, olvidan que a periodistas y blogueros independientes no se les ha conferido autoridad alguna y no reciben un salario del Estado, así que no se entiende sobre qué base se les exige la misma transparencia como de los parlamentarios. Sin embargo, no sabemos qué otros medios de discriminación contra “agentes extranjeros” se les ocurrirá a las autoridades en el futuro. ¿Deberán registrarse con el Ministerio de Justicia, se les impedirá tener puestos en el Estado o se les prohibirá postular en elecciones? Puede ser cualquier cosa.

Estas leyes vienen en un momento altamente cargado en la sociedad rusa, luego de protestas masivas y la institución de una “internet soberana“. Por lo tanto, hay indicadores de que nuevas leyes referidas a la libertad de expresión están empezando a irritar a muchos rusos. Una encuesta realizada por el Centro Levada en octubre de 2019 y publicada el 20 de noviembre mostró que el porcentaje de rusos que cree que la libertad de expresión es uno de los derechos más importantes para todos los ciudadanos aumentó del 34 % al 58 % en los dos últimos años.

En medio de la acalorada discusión sobre la ley en línea, ha resurgido el meme “но иностранный агент все равно ты” (de todas maneras, eres tú quien es el agente extranjero). Es un recurso popular a la luz de las revelaciones frecuentes sobre los lujosos inmuebles de funcionarios rusos en Europa. Por ejemplo, el último video de investigación de Alexey Navalny, referido a la propiedad en Montenegro del fiscal general de Moscú, Denis Popov, fue titulado la “vida secreta de un agente extranjero”:

Los agentes extranjeros y ciudadanos están luchando contra los “agentes extranjeros” y habitantes de Ryazan y Novosibirsk.
Esencialmente, tienen razón: para ellos, somos extranjeros que vivimos en territorios donde bien podrían irse a un safari. Somos agentes extranjeros de Rusia, que resulta que viven en Rusia. Qué maravilla.

Por ahora, RuNet está esperando para ver quién será el primero en recibir la calificación de “agente extranjero”, y qué hay para quien reciba la desafortunada distinción.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.