¿Lukashenka o Lukashenko? ¿Por qué los medios en inglés usan diferentes formas de escribir el apellido del líder bielorruso?

Selección de titulares de medios en inglés que muestran diversas maneras de escribir el apellido del gobernante de Belarús. Mapa de las provincias de Belarús de Golbez (CC BY-SA 3.0). Imágenes mezcladas por Georgia Popplewell (CC BY 3.0).

Mientras Belarús está en los titulares en todo el mundo desde las controvertidas elecciones presidenciales del 9 de agosto, han surgido diferentes formas de escribir el apellido del presidente. ¿Lukashenka o Lukashenko: ¿Cuál es correcta?

La respuesta es ambas. El nombre de Lukashenko se escribe de dos maneras. En bielorruso, se escribe Аляксандр Лукашэнка, y en ruso es Александр Лукашенко. En consecuencia, la transliteración al alfabeto latino basada en el original bielorruso sería Alyaksandr Lukashenka, y si se basa en la manera rusa sería Aleksandr Lukashenko.

El ruso y el bielorruso tienen condición de idioma oficial en la República de Belarús, donde la población suele ser bilingüe en diversos grados. Aunque ambos idiomas son mutuamente inteligible, pues ambos pertenecen a la rama oriental de idiomas eslavas, son diferentes. Hoy, el bielorruso se puede ver y oír ceremonialmente en funciones estatales, en carteles en la calle y en ministerios en todo el país. Sin embargo, gran parte de la vida diaria se lleva a cabo en ruso, y la presencia del bielorruso ha disminuido en los últimos años, en parte debido al deteriorado rol en el sistema educativo estatal.

Mientras medios como The Guardian, The New York Times y BBC han estado usando la latinización rusa (Lukashenko), Radio Free Europe, que también transmite en bielorruso, usa esa versión (Lukashenka). Es interesante destacar que encontramos un artículo de The New York Times de 2006 que usaba el nombre bielorruso, Lukashenka.

Se puede observar una distinción similar con el apellido de la líder opositora: su nombre es Sviatlana Tsikhanouvskaya, que viene del bielorruso Святлана Ціханоўская. Pero se vuelve Svetlana Tikhanovskaya cuando se transcribe de la escritura rusa, Светлана Тихановская.

Mientras las protestas se han esparcido en el país, también podemos preguntarnos por la manera de escribir el nombre de varias ciudades bielorrusas. ¿Los trabajadores hicieron huelga en Grodno (ruso) o Hrodna (bielorruso)? ¿Los manifestantes protestaron en Gomel o Homyel? A veces, los medos internacionales han escrito los nombres de lugares bielorrusos sin mayor coherencia.

Para complicar las cosas, aunque el bielorruso no se escribe en cirílico, tiene su propio alfabeto latino que se usó en el siglo XIX y principios del siglo XX llamado Łacinka, y durante la ocupación nazi de Belarús a principios de la década de 1940. Otro parámetro de escritura conocido como Taraškevica lo usan algunos hablantes de bielorruso en el extranjero: usa el mismo alfabeto cirílico como norma para el bielorruso hoy en día, pero rechaza algunas reformas lingüísticas del régimen soviético del bielorruso del 1933.

Además, desde el siglo XV, la minoría musulmana tártara que vivía en el Gran Ducado de Lituania que incluía la Belarús actual también escribían el bielorruso con una forma adaptada de escritura árabe llamada kітаб [kitab] o ارابیصا [Arabitsa] pues dejaron de lado gradualmente su lengua materna túrquica y adaptaron el idioma bielorruso eslavo, pero siguieron profesando el islam.

Este debate puede recodar a algunos lectores de Ucrania, vecinos del sur de Belarús, los hechos de 2014 y posterior guerra en el este del país, el país tuvo más espacio en diarios internacionales. El acalorado debate ha llevado a varias publicaciones a declarar que escribirían el nombre de la capital del país, antes Kiev, con la transliteración ucraniana, Kyiv. Millones de ucranianos hablan ruso fluidamente, pero no es un idioma oficial, por lo que las ciudades orientales de Kharkiv y Luhansk se escriben por convención en su forma ucraniana, en vez de Kharkov y Lugansk, como las llaman muchos de sus habitantes.

La situación política y sociolingüística de Belarús es muy diferente a la de Ucrania. Pero estos asuntos seguirán acosando a los editores de todo el mundo. Parte de la prensa alemana sigue refiriéndose al país como Weißrussland (literalmente “Rusia Blanca”), en vez de Belarús, que los bielorrusos prefieren. El país recibe el nombre de Белороссия (Belarús) en la prensa rusa, pese a las objeciones de los bielorrusos.

Momentos como estos seguirán obligando a los editores de todo el mundo a considerar hacia qué deben inclinarse: ¿a la política del lenguaje estatal, a las prácticas lingüísticas de los habitantes de un país, o a los lectores extranjeros que suelen conocer lugares lejanos por nombres completamente diferentes, a veces arcaicos? No siempre hay respuestas fáciles. Pero cuando la atención del mundo está fija en un país que no conocen, la transparencia es la mejor política, que permite a los lectores entender cómo una sola letra puede importar.

Lee aquí más sobre la agitación en Belarús.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.