¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Detección de medicamentos falsificados en países en desarrollo

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), se pueden encontrar medicamentos falsificados en cualquier parte del mundo [en]. Los medicamentos falsificados están compuestos por sustancias tóxicas y preparados sin un principio activo, es decir, sin efecto terapéutico. Solo por consumir medicamentos falsos para tratar el paludismo y la tuberculosis, mueren 700.000 personas al año [en]. La OMS también informa que las ganancias que se generan a partir de medicamentos falsos o de mala calidad son aproximadamente 200 mil millones de dólares [en].

Actualmente, existen muchas propuestas innovadoras para reducir la propagación de medicamentos falsificados en países en desarrollo.

Innovaciones tecnológicas para detectar medicamentos falsificados

Ashifi Gogo [en], un empresario de Ghana, tiene una solución novedosa que implica la utilización de teléfonos celulares. Explicada de manera sencilla, la idea que propuso es colocar en el producto una etiqueta que contenga un código único que es revelado cuando el usuario lo raspa. El comprador debe enviar ese código por mensaje de texto, y recibirá una respuesta que develará si el producto es auténtico o no.

En esta charla de TEDx Boston, Ashifi Gogo explica cómo funciona [en] su propuesta, que combina teléfonos celulares con la comunidad y la colaboración de los gobiernos y las empresas farmacéuticas:

Luego del incidente con el Duo-Cotecxin en Kenia, Holley-Cotec, la empresa que fabrica el antipalúdico, implementó una nueva tecnología para que los comprimidos no pudieran ser dañados. James Nyikal, director del Departamento de Servicios Médicos de Kenia, explica [en]:

Los envases nuevos de los medicamentos estarán cerrados por un holograma tridimensional y tendrán otras características que indicarán que el medicamento es auténtico.

"Is this drug real or counterfeit? SMS text with Pharma Secure to find out." Image by Wayan Vota on Flickr (CC BY-NC-SA 2.0)

“¿Este medicamento es real o falsificado? Mensaje de texto a Pharma Secure para averiguarlo”. Imagen de Wayan Vota en Flickr (CC BY-NC-SA 2.0)

Rajendrani Mukhopadhyay hace un recuento de las soluciones que están disponibles para identificar medicamentos auténticos en la actualidad. También comparte algunas anécdotas sorprendentes [en]:

El control comienza con una observación detenida del producto. Los inspectores analizan los envases, porque tienen que estar seguros de que existe una intención deliberada de engañar al consumidor. “Si solo ves los comprimidos o las cápsulas, incluso si no tienen un ingrediente activo, esto puede haber sido un error inocente de fábrica. […] Algunos errores que se encuentran en los envases de los medicamentos falsificados son bastante cómicos. Una vez, vimos que la fecha de caducidad era anterior a la fecha de elaboración. Inmediatamente supimos que algo no estaba bien”.

Además, menciona los desafíos [en] que presenta la inspección en contextos precarios:

En los países en desarrollo, los investigadores tienen que ser creativos e idear buenas técnicas de análisis que sean económicas y efectivas. “Descubrimos que muchos de los artesunatos [medicación para el paludismo] falsos que trataban de asemejarse a una marca que se produce en China contenían carbonato de calcio”, declaró Michael Green, de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos. Dado que el producto verdadero de esa marca no contenía carbonato de calcio, él y sus colegas pudieron identificar cuáles eran los comprimidos falsificados colocando vinagre en una pequeña parte de los comprimidos.

Un desafío cada vez más grande para los países en desarrollo

Más allá del impacto económico, los medicamentos falsificados plantean un profundo problema para la salud pública mundial. No solo ponen en peligro la vida y el bienestar de los pacientes, sino que también quebrantan la confianza en los sistemas de salud y en los profesionales de la salud.

En el siguiente gráfico confeccionado por el Instituto de Seguridad Farmacéutica (PSI, por sus siglas en inglés) se puede observar la distribución geográfica de los casos de falsificación de medicamentos confirmados en 2011. Para los países en desarrollo, el asunto es cada vez más difícil de solucionar debido al volumen creciente de medicamentos falsificados y a la infraestructura que se necesita para resolver la cuestión.

Total counterfeit drug incidents by year. Graph by PSI (available in public domain).

Número total de casos de falsificación por año. Gráfico original del PSI (de dominio público)

En relación con los datos, el PSI aclara [en]:

Las regiones que están vinculadas con más frecuencia a los casos de falsificación no son necesariamente aquellas con programas débiles de control y de acción. Más precisamente, los países de esas regiones están identificando con eficacia, a través de la aplicación de la ley y de la implementación de inspecciones por parte de organismos reguladores, los delitos farmacológicos.

A pesar de las innovaciones mencionadas anteriormente, detectar los medicamentos falsificados todavía es muy difícil  y requiere de la última tecnología y de la capacidad para aplicar las leyes internacionales de forma rigurosa.

Por ejemplo, este año muchos antipalúdicos falsificados y deficientes fueron notificados en países en desarrollo [fr], pero se detectaron luego de que los pacientes recibieran el tratamiento. En 2012, un estudio demostró que un tercio de la medicación antipalúdica [en] del Sudeste Asiático y de África Subsahariana no cumplía con los requisitos mínimos de calidad de la composición química y del empaquetado o era falsa. En 2007, el Ministerio de Salud de Kenia emitió una advertencia [en] sobre la medicación antipalúdica falsificada Duo-Cotecxin que se estaba vendiendo en Nairobi y una guía sobre cómo detectarla.

Lawrence Evans, un investigador que llevó a cabo un estudio en Guyana y Surinam sobre la calidad de los medicamentos para tratar el paludismo, dijo [en]:

Aparte de la existencia de medicamentos que no están incluidos en las Directrices para el Tratamiento del Paludismo de la OMS, la facilidad con la que los medicamentos se suministran sin un diagnóstico preciso también presenta un riesgo importante para la seguridad de los pacientes. Además, esa situación puede influir seriamente en la formación de cepas de parásitos del género Plasmodium farmacorresistentes, particularmente de la especie falciparum, y no se esperan tratamientos nuevos en un futuro inmediato.

Prisca, desde Madagascar, explica [fr] por qué las personas no van a comprar a las farmacias y, en cambio, se aventuran en un mercado más informal:

 des personnes n'hésitent plus à revendre des produits pharmaceutiques sans ordonnance. Selon Fara, propriétaire d'un commerce prospère ” Les médicaments que nous vendons sont les mêmes qu'en pharmacie, puisque je les achète chez un grossiste agréé. Mais comme je n'ai pas autant de charges qu'une pharmacie, ils sont deux fois moins chers “. Le problème des consommateurs est donc le prix.

Muchas tiendas revenden medicamentos sin receta. Fara, el dueño de una de estas tiendas tan exitosas, declara: “Vendo los mismos medicamentos que las farmacias, porque se los compro a un distribuidor registrado. Sin embargo, los impuestos que pago son más bajos que los de las farmacias, lo que me permite vender la medicación dos veces más barata”. Parece que el problema de los consumidores es el precio de los productos.

Si bien determinar el circuito que recorren los medicamentos falsificados para combatir el tráfico de manera efectiva es esencial, muchos países reconocen que esa lucha no debe tapar la necesidad de innovar en otro ámbitos y de combatir las enfermedades. Henry Neondo escribe en African Science News [en] que en Kenia hay que combatir el paludismo de una forma más efectiva, lo que incluye la búsqueda de una vacuna:

Junto con otros nueve países africanos, Kenia fue elegida como beneficiaria de una iniciativa de más de mil millones de chelines kenianos para elaborar una vacuna antipalúdica. […] “En África se necesitan urgentemente nuevos medicamentos antipalúdicos y una vacuna. Allí el parásito se volvió resistente a los tratamientos más económicos y difundidos. Mientras que una gran cantidad de vacunas y medicamentos prometedores están siendo investigados, urge que África sea capaz de llevar a cabo pruebas clínicas a gran escala durante la próxima década”, dijo el profesor Binka, Director Ejecutivo de Indepth Network (una organización enfocada a la observación y recolección de datos sobre la población de África y Asia).

1 Comentario

Únase a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.