¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

En la Rusia de Putin, un retuit puede llevarte a la cárcel

Images mixed by Tetyana Lokot.

Imágenes mezcladas por Tetyana Lokot.

La represión de Rusia sobre la libre expresión en línea ha sido especialmente severa en los últimos doce meses, con la aprobación de leyes que directamente amenazan los derechos de los usuarios de internet y la capacidad de las compañías de tecnología para mantener plataformas abiertas, que protegen la intimidad en Rusia. Entre las disposiciones que se convirtieron en ley hasta el momento están la infame ley blogger, que exige que todo aquel que tenga más de 3,000 visitas diarias en su sitio web deba inscribirse en un registro estatal y la ley de retención de datos (cuya entrada en vigencia está prevista para el 1 de setiembre de 2015) que ordena que todos los servicios en línea que operan en Rusia almacenen los datos de los usuarios rusos en servidores dentro del país.

Pero más allá de estas nuevas leyes, existen incluso maneras más insidiosas en las que el Kremlin está sofocando la organización cívica y el disenso político tanto en línea como fuera de línea.

Según un reciente informe de la Asociación de usuarios de internet, una organización de derechos digitales rusa, la cantidad de casos en los que la libertad de los ciudadanos en internet fue limitada en el país aumentó 1,5 veces en 2014 (de 1832 casos en 2013 a 2951 en 2014.) Los autores del informe señalan que aunque el número de casos penales vinculados a actividades en internet en realidad disminuyó, observaron mayor presión administrativa extraoficial en los usuarios (e.g., amenazas extraoficiales de despido o exoneración) y mayores restricciones para el acceso a cierto contenido en línea.

El informe también señala que las penas por delitos relacionados con el extremismo se han vuelto más severas. Acusaciones de “incitación al extremismo,” combinadas con normas cada vez más restrictivas para las reuniones públicas y las protestas no autorizadas son las que suelen meter en problemas a los usuarios de RuNet. Incluso retuitear una imagen o republicar un post puede costarle a los ciudadanos rusos perder el acceso irrestricto a internet —y su libertad.

RuNet Echo ha recopilado algunos de los casos más resonantes de internautas detenidos, investigados, y procesados por republicar contenido en línea. La mayoría de estos casos están relacionados con comentarios y conversaciones en VKontakte, una popular red social rusa similar a Facebook.

Dmitry Semenov, Cheboksary
Dmitry Semenov republicó una imagen en su página de VKontakte que muestra al primer ministro ruso Dmitri Medvedev con un sombrero tradicional del Cáucaso norte con la leyenda “Muerte para la serpiente rusa” en árabe. En 2013, él también había republicado fotos de un partido de fútbol, que mostraba a hinchas con una bandera con una esvástica. Él relata que luego se inició un procedimiento administrativo en su contra y fue multado por las imágenes y subsiguientemente fue imputado penalmente.

Смысл текста, сопровождающего картинку, был в том, что пока госпропаганда говорит о защите русских на Украине, почему-то все молчат о правах русских в Туркменистане, на Северном Кавказе, то есть все разглагольствования о «русском мире» – это не более чем пыль в глаза для прикрытия действия российской власти на Украине.

El significado del texto de la imagen era que la propaganda estatal habla de proteger a los rusos en Ucrania, pero todos guardan silencio sobre los derechos de los rusos en Turkmenistán, en el Cáucaso norte, entonces toda esta charla sobre el “mundo ruso” es nada más que una distracción de lo que las autoridades están haciendo en Ucrania.

Dmitry Semenov. Photo from VKontakte.

Dmitry Semenov. Foto de VKontakte.

Proceso legal:
El 29 de enero Semenov recibió la visita de agentes de FSB que le mostraron una orden de registro del tribunal y le informaron que estaba siendo investigado penalmente por “convocar al público a actividades extremistas” conforme al apartado 1 del artículo 280 del código penal, fundado en el “contenido extremista” de la imagen que republicó. El propio Semenov considera que el proceso penal está vinculado a su actividad cívica y política, que en gran medida ha pasado a desarrollarse en línea en los últimos años. 

Sentencia:
La máxima condena conforme al artículo 280 es de 4 años de cárcel. Cuando Semenov fue acusado formalmente e interrogado como sospechoso el 2 de febrero él se negó a declarar porque su abogado no estaba presente. Le prohibieron abandonar la ciudad y está a la espera de nuevos procedimientos judiciales.

Oksana Borisova, San Petersburgo
El 23 de enero, Oksana Borisova, una estudiante de San Petersburgo, republicó un post acerca de una marcha no autorizada prevista para el 26 de enero en el pueblo de Mineralnye Vody, en memoria del agente de operaciones especiales Dmitry Sidorenko, que había sido asesinado recientemente en una pelea en un bar. El 24 de enero la página del grupo de la marcha en VKontakte y los posts acerca de esta en el muro de Borisova fueron bloqueados por orden de Roscomnadzor, el órgano de control de las telecomunicaciones ruso. El blog de Borisova en LiveJournal también fue bloqueado. 

Proceso legal:
El 29 de enero, Borisova fue detenida cuando iba a clase en su universidad y arrestada acusada de organizar una marcha de protesta no autorizada. Al día siguiente un tribunal local la declaró culpable de “violar las normas referidas a organizar o convocar a mitines, marchas, manifestaciones, piquetes” (Parte 2 del artículo 20 del Código de infracciones administrativas.)

Borisova le dijo a Novaya Gazeta que ella no esperaba recibir tanta atención—ni una condena tan severa.

В университет пришли пятеро сотрудников полиции. Я объясняла им, что завтра у меня экзамен, не отпустили. Отвезли в 32-й отдел полиции, досмотрели, составили протокол по статье 20.2 КоАП – за скрины из соцсети! Я даже не знала – такое реально вообще?!

Cinco oficiales de policía llegaron a la universidad. Intenté explicarles que mañana tenía un examen pero no me dejaron ir. Me llevaron a la comisaría 32, me registraron, redactaron un acta según la parte 2 del artículo 20 del código de procedimiento administrativo—¡por capturas de pantalla de una red social! ¡¿Ni siquiera sabía si era realidad?!

Sentencia:
Borisova fue condenada a 24 horas de detención administrativa. Puesto que ella ya había pasado la mayor parte de ese tiempo en el cuartel de policía, fue liberada poco tiempo después. Su abogada, Tatyana Myzgina, relató a Novaya Gazeta que el caso carece de fundamento real, ya que no existió evento, lugar o acción alguno al que se le pueda aplicar los términos de “organización no autorizada”. Sin embargo, el juez determinó que la “propaganda, incluso en forma de una republicación, constituye organización.” Myzgina ha declarado que planean apelar la condena de Borisova.

Darya Polyudova, Krasnodar
El 4 de abril de 2014 Polyudova realizó un piquete unipersonal con un cartel que decía “¡No a la guerra en Ucrania, sí a la revolución en Rusia! ¡No a la guerra, sí a la revolución!” y más tarde publicó una foto de ella con el cartel en su perfil de VKontakte. El 16 de julio Polyudova republicó un texto en su página de VK con las palabras “¡¡¡Gente, despierten! …¡¡¡ ¿Por qué no podemos sacar a Putin, y luego crear una revolución socialista?!!! ¡Basta de dormir! Llegó la hora de ir a la plaza y derrocar a este régimen!” La misma Polyudova ha dicho que ella solo republicó las palabras de otros y no agregó comentarios propios. El 5 de agosto de 2014 ella publicó otro texto en VKontakte convocando a “luchar contra Putin con sus propias armas” y mencionando la región de Kubán en Rusia como territorio históricamente ucraniano.

Darya Polyudova. Photo from VKontakte.

Darya Polyudova. Foto de VKontakte.

Cargos en su contra:
A fines de enero, FSB presentó acusaciones formales contra Polyudova. Los investigadores determinaron que Polyudova había violado los apartados 1 y 2 del artículo 280 del código penal, al “convocar públicamente a atentar contra el orden constitucional de la Federación rusa” (también conocido como convocatoria al separatismo) y “convocar públicamente a actividades extremistas por medio de internet.” El abogado de Polyudova manifestó que los cargos se basan esencialmente en el análisis de expertos de las publicaciones y republicaciones de la mujer en sus cuentas en las redes sociales. 

Sentencia:
Ambas disposiciones del artículo se encuentran clasificadas en el código penal como “delitos de gravedad media” y podrían costarle a Polyudova una condena de hasta 5 años de prisión. Desde agosto de 2014, Polyudova ha estado cumpliendo prisión preventiva. Durante este tiempo, sus publicaciones se sometieron a pericias lingüistícas y se realizaron las audiencias. En la audiencia más reciente, se decidió prolongar su detención hasta el 28 de febrero mientras continuaba la investigación.

Andrey Teslenko, Barnaul
Teslenko republicó un texto en su página de VKontakte titulado “Una publicación de rusofobia” y firmado por “Anonymous.” La publicación planteaba que “Los partidarios de Rusia son basuras, bestias, un cáncer” y además criticaba a los rusos por sus acciones en Ucrania. Un amigo de Teslenko en VK le pidió que eliminara el post, explicándole que lo consideraba ofensivo. Cuando Teslenko se negó, el amigo en cuestión se quejó ante la Fiscalía.

Teslenko, un activista liberal y alguna vez candidato al concejo deliberante de la ciudad de Barnaul, ya había sido multado en el otoño de 2013 por “difusión masiva de material extremista” cuando republicó un video publicado por Alexey Navalny, titulado “¡Recuérdales a los estafadores y ladrones su plataforma de 2002!” en VKontakte.

Proceso legal:
El 17 de abril de 2014 Teslenko fue detenido por cuatro hombres enmascarados a la salida de su casa. El departamento antiextremismo del ministerio del interior registró su casa y confiscó computadoras, un teléfono, memorias USB, y una copia del libro de Rostislav Antonov de 2011 acerca de los miembros de Primorsky (un grupo guerrillero responsable de una serie de ataques contra oficiales de policía en 2010). Teslenko fue detenido para ser interrogado y fue acusado formalmente y sometido a una investigación penal según la primera parte del artículo 282 del código penal, “incitación al odio o la violencia, así como también violación de la dignidad humana.”

El Centro para información y análisis SOVA, una organización sin fines de lucro rusa, examinó el contenido y los cargos contra Teslenko. Los expertos de SOVA sostienen que la publicación “rusofóbica” de Teslenko tiene una “tendencia claramente antirusa (en sentido étnico),” pero consideran que las acusaciones contra el activista son dudosas, puesto que la publicación fue compartida con una pequeña audiencia, fue solo una republicación y no está claro si los llamados a discriminar deben ser procesados cuando son hechos en Rusia pero dirigidos contra las autoridades de un país extranjero. SOVA también señala que la publicación no contiene llamados a la violencia, negando las afirmaciones de los investigadores.

Las secuelas:
Según el código penal, Teslenko podría enfrentar una condena de 5 años de prisión por violar el artículo 282. Al día siguiente de ser acusado abandonó la ciudad de Barnaul, con su esposa y su hija de 18 meses. Primero se fue a Novosibirsk, donde se afeitó la barba y se cortó el cabello y luego, antes de que se librara una orden de detención, voló a Kiev. Teslenko y su familia permanecen en Ucrania y están viviendo en Mezhyhirya, la antigua residencia del expresidente Yanukovych, ahora remodelada como albergue para refugiados. Teslenko relató que no pudieron encontrar trabajo en Kiev y que planean mudarse a EE. UU. después de ganar la lotería de tarjetas verdes.

Konstantin Zharinov, Chelyabinsk
Zharinov, miembro del partido opositor “Elección democrática” (DC) y autor de dos libros sobre la historia de las organizaciones terroristas y extremistas, compartió una publicación con sus amigos en VKontakte en marzo de 2014. La publiación citaba un discurso de la organización de derecha ucraniana “Pravyi Sektor,” considerada extremista en Rusia. El texto de la organización decía que la suerte de Rusia estaba siendo decidida en Ucrania, y que los rusos ahora también pueden luchar contra el “régimen chequista de Putin.” La publiación hacía un llamado a masivas protestas, a la creación de grupos guerrilleros y a realizar cortes de ruta.

Al día siguiente Zharinov realizó un piquete unipersonal con un cartel que decía “No a la guerra”. El 4 de marzo fue llevado por agentes antiextremismo ante la fiscalía. El historiador alega que el caso en su contra es resultado de una “fuerza policial absurdamente sobredimensionada que lucha por justificar su propia existencia.”

Proceso legal:
Al principio Zharinov recibió una advertencia y la recomendación de no violar la ley. Un mes más tarde fue citado ante FSB para ser interrogado. Dos meses después, está enfrentando un caso penal conforme a la parte 1 del artículo 280, que reprime las “convocatorias públicas a la actividad extremista.”

El propio Zharinov sostiene que su interés en “Pravyi Sektor” fue estrictamente académico, pero en su acusación formal los investigadores llegaron a la conclusión de que él “intencional y deliberadamente encontró material de naturaleza opositora en línea” y lo publicó en su página. Uno de los expertos también señaló que “no puede haber republiación accidental, ya que para lograrlo se deben realizar una secuencia variable de acciones.” Zharinov más tarde se enteró de que el servicio de seguridad había intervenido su teléfono y había estado escuchando sus conversaciones.

Sentencia:
Si Zharinov es declarado culpable de “convocatorias públicas a la actividad extremista,” enfrentará una condena de hasta 4 años de prisión.

Stanislav Kalinichenko, Kemerovo
Kalinichenko, un bloguero opositor, retuiteó una foto tomada el 6 de mayo de 2013 en Patriarshie Prudy en Moscú, de un volante que decía “¡Basta de marchas y comencemos a actuar!” y estaba firmada por la “Primera brigada de resistencia.”

Proceso legal:
En julio de 2013 la casa de Kalinichenko fue registrada como parte de una investigación penal en la que fue acusado de extremismo: se llevaron su disco duro, grabadora de voz y teléfono. El propio bloguero, que antes había sido testigo en el caso, fue citado a la central del servicio de seguridad local para ser interrogado, y se negó a hacerlo. El 6 de noviembre de 2013 tres agentes del servicio de seguridad vestidos de civil detuvieron a Kalinichenko y lo trasladaron a un establecimiento para cumplir prisión preventiva. Él ha sido acusado formalmente de “incitar al público a la actividad extremista” en violación al artículo 280 del código penal. La organización de derechos humanos “Memorial” ha analizado el caso de Kalinichenko y determinó que responde a “motivaciones políticas“. “Memorial” también sostuvo que los cargos contra Kalinichenko fueron selectivos, ya que cientos de otros usuarios también retuitearon la foto y no han sido acusados.

Станислав не был ни автором листовки, ни автором ее фотографии, его обвиняют лишь в ретвите сообщения, содержащего фотографию. Он не призывал к какой бы то ни было деятельности, но лишь разово распространил информацию. Поскольку листовка официально не была признана экстремистским материалом, на наш взгляд, нет оснований даже для административного преследования
[…]
Политический аспект преследования выражается в самом посягательстве на свободу распространения информации, явно связанном с ее оппозиционным содержанием. Этот случай уголовного преследования вписывается как в общую тенденцию „закручивания гаек“ — ограничения свободы высказывания в интернете […]

Stanislav no era el autor del volante, ni de la foto, él fue acusado solo por retuitear el mensaje de la foto. Él no convocó a ninguna actividad, solo difundió la información. Dado que el volante no ha sido reconocido oficialmente como material extremista, consideramos que no existe fundamento ni siquiera para sanciones administrativas.
[…]
El aspecto político del caso reside en la violación de la libertad de compartir información, obviamente vinculada a su naturaleza opositora. Este caso de persecución penal es un ejemplo de una tendencia mayor de “ajustar las tuercas”—limitando la libertad de expresión en línea […]

Sentencia:
Kalinichenko podría ser condenado a 4 años de prisión. El bloguero actualmente tiene prohibido viajar y está tratando de demandar a los oficiales que lo detuvieron. Su primera audiencia judicial se realizó en noviembre de 2014, y hasta ahora no ha habido sentencia definitiva. Mientras tanto, los activistas que siguen el caso de Kalinichenko están blogueando al respecto en LiveJournal.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.