¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Los ciudadanos de Hong Kong quieren protección legal para sus metadatos

Data privacy protest, Unter den Linden, Germany. Photo from Flickr User: Lindsay Eyink (CC: AT)

Protesta por la privacidad de datos, Unter den Linden, Alemania. Imagen de Flickr User: Lindsay Eyink (CC: AT)

El más alto funcionario de seguridad de Hong Kong aclaró finalmente el procedimiento legal que rige la aplicación de la ley para la petición de información de los usuarios por parte de los proveedores de servicios de Internet. Ahora sabemos con certeza que no existe un procedimiento legal que regule la solicitud de datos del usuario en Hong Kong. Esto plantea un interrogante: ¿Deberían los organismos gubernamentales ser en verdad capaces de mirar nuestros metadatos sin supervisión de los tribunales?

Lai Tung-Kwok, secretario de seguridad de Hong Kong, dijo en la Reunión del Consejo Legislativo el 29 de abril que los organismos encargados de hacer cumplir las leyes podrían solicitar información de usuario necesaria (como los nombres de cuenta, las direcciones IP y los registros log) de proveedores de servicios para encontrar testigos, evidencia o sospechosos al investigar causas penales. Las órdenes solo se requieren para la confiscación de contenido de las comunicaciones y documentos, y no se requieren órdenes para las solicitudes de metadatos. Esto significa que no hay control judicial para las 23946 solicitudes de información de usuarios que la policía de Hong Kong  y el departamento de aduanas e impuestos han emitido en los últimos cinco años.

Los responsables de hacer cumplir la ley parecen creer que los metadatos, o datos “sin contenido”, no son delicados. Sin embargo, en la era de la tecnología moderna, los metadatos pueden revelar bastante acerca de una persona. Por ejemplo, los registros de información de uso y direcciones IP en los sitios web pueden informarle a la policía cuando ingresas a un foro local y cuánto tiempo permaneciste en el foro. Con la asistencia de los proveedores de servicios de Internet, la policía puede también verificar tu ubicación física cuando accedes al foro.

El desarrollo de grandes datos y de publicidad dirigida prueban que los metadatos no son “no delicados” en absoluto. Si consideras cuánto pueden aprender las compañías sobre ti solo con tener acceso a tus metadatos, no es difícil de ver cómo los gobiernos podrían hacer lo mismo.

Chiang Yam Wang, comisario de privacidad de Hong Kong, planteó su inquietud sobre la falta de protección de los metadatos de los usuarios de Internet en un reciente artículo de blog. Chiang cree que nuestros metadatos pueden ser más reveladores que el contenido de la comunicación.

Metadata portrays a detailed, comprehensive and time-stamped picture of who is communicating with whom, when, how often, and for how long; where the senders and recipients are located, who else is connected to whom, and so forth. It thus reveals the details of our personal, political, social, financial, and working lives.

Los metadatos reproducen una imagen detallada, completa y fechada de quién se comunica con quién, cuándo, cada cuánto, y por cuánto tiempo; dónde se encuentran los remitentes y los receptores, quién más está conectado con quién, etcétera. Por lo tanto, revela los detalles de nuestras vidas personales, políticas, sociales, financieras, y laborales.

El marco jurídico de Hong Kong para regular la aplicación de la ley en el acceso a la información personal se ha retrasado detrás de otras jurisdicciones — incluso de aquellas que se pensaba que eran débiles en cuanto a protecciones de la privacidad. Por ejemplo, la ley de privacidad de las comunicaciones electrónicas de los Estados Unidos, a pesar de estar bajo ataque constante por sus protecciones débiles para metadatos, establece reglas a seguir para los oficiales de policía cuando obliguen a los proveedores de servicios a facilitar los metadatos de los usuarios. Incluso la tan vilipendiada Sección 215 de la ley USA PATRIOT, aprobada en respuesta a los ataques del 11 de setiembre, requiere de aprobación del tribunal para la recolección de la mayoría de los metadatos telefónicos. Los expertos legales tienen poca fe en el tribunal  particular que supervisa estos suministros — de hecho, un tribunal federal dictaminó la semana pasada que la práctica violó las provisiones existentes. Aun así, este estándar excede lo que se provee en Hong Kong.

A Hong Kong también le hacen falta pautas claras sobre retención de datos, un hecho que se ha desarrollado recientemente en otras partes del mundo. El marzo pasado, un juez en los Países Bajos eliminó la ley de retención de datos holandesa que requiere que las compañías de telecomunicaciones guarden la información de los clientes por un año y que los proveedores de Internet lo hagan por seis meses. El juez dijo que mientras la ley ayuda a combatir el crimen, también viola la privacidad de los usuarios de teléfono y de Internet. En cambio, también en marzo, Australia aprobó una ley de seguridad polémica que obliga a los proveedores de servicios de  telecomunicaciones y de Internet a guardar la información personal de los usuarios por dos años para ayudar a la aplicación de la ley a combatir el terrorismo doméstico.

En cuanto al debate “privacidad individual versus seguridad publica”, vale la pena reconsiderar la noción que propuso el teórico legal Robert Post: la privacidad no es la proclamación de lo individual contra los intereses de la sociedad, sino la protección de lo individual basada en las normas y los valores propios de la sociedad. Los temas relacionados con la privacidad implican intereses societarios en ambos lados de la escala.

Es perturbador ver a Hong Kong, que se enorgullece sobre su estado de derecho, seguir adelante sin leyes o normas que regulen y supervisen el acceso de la policía a los metadatos de los usuarios. Y es especialmente alarmante cuando pensamos en las implicaciones sobre el libre flujo de información y la libre expresión. La pérdida de privacidad en línea no es, desde luego, el precio que los ciudadanos de Hong Kong quieren pagar para alejarse de aquellos que están efectivamente cometiendo crímenes.

Jennifer Zhang es investigadora del Hong Kong Transparency Report, Journalism and Media Studies Centre, The University of Hong Kong.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.