¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Una artista paquistaní recuerda a Sabeen Mahmud y su campaña del Día de San Valentín

Let there be love #PyarHoneDeiN: Remembering Sabeen Mahmud Graphic image, courtesy Alia Chughtai

Permite que haya amor #PyarHoneDeiN: Recordadndo a Sabeen Mahmud. Cortesía de Alia Chughtai

Por Soofia Mahmood

Miro al calendario y me doy cuenta que el Día de San Valentín es una fecha importante aquí en Canadá, la tierra a la que decidí emigrar el año pasado desde Pakistán. El calendario dice, “El Día de San Valentín es una oportunidad para que las personas en Canadá le expresen su amor a alguien”. Esto me hace pensar en Pakistán, mi tierra natal, y sonreír a la ironía.

El presidente de la República Islámica de Pakistán, Mamnoon Hussain, condena el Día de San Valentín y pide a los ciudadanos del país que no lo celebren, no se permite amar a alguien en público, ¡o incluso en privado!. Las declaraciones del presidente se hicieron después de que Kohat, un distrito en la provincia del noroeste paquistaní de Khyber Pakhtunkhwa, prohibiera las celebraciones del Día de San Valentín. Esta es la provincia donde Imran Khan, el jugador de cricket liberal convertido en político, de centro derecha, líder del movimiento Tehreek-e-Insaf, está en el poder.

Pienso en Sabeen Mahmud, una activista de derechos humanos Pakistaní y trabajadora en una ONG, que contrarrestó la prohibición del Día de San Valentín de los fundamentalistas religiosos con una campaña propia, bajo el lema “Pyaar hone dein” (Permite que haya amor).

Conocí a Sabeen en 2013 en Bangkok, en una consulta regional sobre la Libertad de Expresión para las libertades civiles en Asia, organizado por la organización de derechos humanos Bytes for All. En la reunión, ella habló sobre el tema de la libertad de expresión, un derecho que defendía, por el que trabajó ávidamente y por el que murió en abril de 2015.

Recuerdo muy bien a Sabeen hablando sobre la prohibición de YouTube en Pakistán . Ella creía que la censura de herramientas como YouTube era una pantalla de humo usada por el gobierno, que es cauteloso con las personas que usan las redes sociales. Fue co-fundadora de una iniciativa colectiva ciudadana llamada “Pakistan for All”. Con sus colegas inició varias campañas para pedir por el derecho de los ciudadanos a acceder a plataformas como YouTube. Una de sus campañas, “Abrazos para YouTube“, se volvió viral. Con el problema del discurso de odio en aumento, Pakistan for All también creó un agregador NAFRAT (“nafrat” significa “odio” en Urdu) para recolectar ejemplos del discurso de odio.

Sabeen estuvo chistosa y animada cuando habló con la revista Wired sobre cómo su mitin de San Valentín en Karachi se encontró con amenazas de muerte por parte de los radicales:

“. . . one day, as the controversy was just breaking, she’d been asked not to go to her office for her own safety. While stuck at home, the doorbell rang in quick succession four times. “I picked up my cricket bat,” she said, “but was too afraid to answer the door.” When it turned out just to be a deliveryman, she “was actually a little disappointed.”

“Un día, cuando la controversia apenas comenzaba, se le pidió no ir a su oficina por su propia seguridad. Mientras estaba en casa, el timbre de la puerta sonó consecutivamente cuatro veces. “Tomé mi bate de criquet”, dijo, pero tenía mucho miedo de abrir la puerta”. Finalmente era solo el correo, ella “se decepcionó un poco”.

El bloguero Pakistaní Harron Riaz escribe en su blog:

Her (Sabeen's) campaign involved rather amusing messages promoting love, such as “Pyaar Hone De” or roughly ‘Let there be love’, in front of the billboard messages from the religious movement prohibiting Valentine’s Day celebrations, citing verses and traditions. She had to go underground for a while until the Muslims found something else to criticise about. 

Su campaña (la de Sabeen), contenía mensajes bastante entretenidos que promovían el amor, como “Pyaar Hone De” algo así como “Permite que haya amor”, ubicados frente a los carteles con mensajes del movimiento religioso que prohibía la celebración del Día de San Valentín, que citaban versos y tradiciones. Ella tuvo que ocultarse por un tiempo hasta que los musulmanes encontraran algo más para criticar.

Un poco más de dos años después de lanzar su campaña de San Valentín, Sabeen fue asesinada. Uno de sus asesinos, Saad Azia—un joven educado en el Instituto de Administración de Negocios (IBA) en Karachi—dijo en su confesión que su “antiislámico” mitin de San Valentín fue el pecado por el que ella finalmente pagó.

12670091_10156556668285188_7538457305527212869_n

“No se puede luchar contra el dogma religioso. Es un mal demasiado grande para ser manejado a través del diálogo o la expresión creativa. Es demasiado ominoso para ser persuadido. Ojalá Sabeen lo hubiese sabido”.

Aquí en Canadá, el Día de San Valentín es solo una fecha en el calendario. Las personas pueden elegir celebrarlo o ignorarlo. Puede ser la excusa perfecta para comprar más productos, o una razón para sentirse amado o no. No es asunto de bien o mal, piedad o maldad, vida o muerte.

Cosas como esta me recuerdan por qué dejé la República Islámica de Pakistán. No se puede luchar contra el dogma religioso. Es un mal demasiado grande para ser manejado a través del diálogo o la expresión creativa. Es demasiado ominoso para ser persuadido.

Ojalá Sabeen lo hubiese sabido.

Soofia Mahmood es una artista paquistaní que vive actualmente en Toronto, Canadá. Ella cree que todo lo que ve a través de su lente le ayuda a comprender la relación entre el yo y el mundo alrededor. Puede encontrar su trabajo en www.soofiasays.com

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.