¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Ucrania subcontrata guardias de empresas privadas que no respetan derechos humanos

Guardia Municipal de Odesa desmantela cerca decorativa del territorio del hospedaje “Dom Pavlovyh”. Foto de Konstontin Puzilovskiy, vía Wikimedia Commons, CC BY-SA 4.0.

Una serie de incidentes que involucran a guardias municipales de Ucrania se suman uno a uno, y cada vez son más los ciudadanos que exigen que queden inhabilitados completamente.

Después de la revolución Euromaidan de 2014, Ucrania abolió su policía nacional e intentó crear un nuevo organismo de seguridad, pero el intento nunca salió del papel. El proceso se hacía eterno y las autoridades locales empezaron a subcontratar la función de seguridad a empresas de seguridad privadas, comúnmente conocidas como “guardias municipales”.

Hablando puramente, no son autoridades. Su mandato se basa únicamente en contratos suscritos con la ciudad –y varían mucho de ciudad en ciudad– y los mecanismos de deslinde de responsabiildades prácticamente no existen. Una ley que regularía esos contratos está pendiente de aprobación en el Parlamento nacional desde 2015.

Algunos políticos han calificado a esos guardias de “formaciones ilegales”, y los activistas ucranianos los llaman “ejércitos privados” que trabajan en beneficio de algunas autoridades locales.

El asunto pasó a primer plano en julio cuando los guardias de Odesa empezaron una serie de operativos de desarticulación en propiedades privadas sin órdenes judiciales. El 10 de julio, demolieron el hidroparque Luzanovka y el hospedaje Dom Pavlovyh, y dejaron heridos a dos empresarios. En total, ambos operativos tuvieron como resultado daños materiales de más de más 22 000 dólares.

El 13 de julio, los guardias atacaron a periodistas que informaban sobre un operativo de desmantelamiento –en el estacionamiento de un bufete de abogados llamado Redut– con varas y gases lacrimógenos. Al reportero Miroslav Bekchiv, del periódico Obshestvennyi Priboi, lo metieron a la fuerza a un auto y lo llevaron a una estación de policía, donde recibió una golpiza. Lo llevaron a un hospital, y los médicos dijeron que tenía lesiones en la cabeza, síntomas de sofocación y quemaduras en los ojos.

Olga Panchenko en la reunión de Implementación de Dimensión Humana de OSCE en Varsovia el 17 de septiembre.

El caso de Bekchiv se denunció ante la Organización para la Seguridad y la Cooperación de Europa (OSCE) y se mencionó en una reunión de la Oficina para Instituciones Democráticas y Derechos Humanos, realizada el 17 de septiembre. La abogada de Redut, Olga Panchenko, dijo:

In the context of the topic of the fundamental freedoms and the right to the freedom of movement, I and many of my colleagues-attorneys are particularly concerned about the following: an establishment of private armed and subordinate units in Ukraine by local municipal authorities, so-called the “municipal guards”, which according to numerous facts, infringe not only citizens’ freedom of movement, but also other fundamental human freedoms, as provided in the Declaration of Human Rights, including article 29, paragraph 2.

En el contexto de las libertades fundamentales y el derecho a la libertad de movimiento, yo y muchos colegas abogados estamos particularmente preocupados por: un sistema de unidades privadas armadas y subordinadas en Ucrania a autoridades municipales locales, conocidas como “guardias municipales”, que según numerosos datos, limitan la libertad de movimiento de los ciudadanos, y también otras libertades humanas fundamentales, como lo establece le Declaración de Derechos Humanos, artículo 29, segundo párrafo.

La oficina del fiscal del distrito Primorsky de Odesa investiga a cinco trabajadores de la guardia municipal por “organizar y realizar actos delictivos contra representantes de los medios y civiles”, que incluyen a Viktor Nikolaevich Bondarchuk, que atacó a Bekchiv el 13 de julio.

El Ministerio de Asuntos Internos abrió una investigación a la Guardia Municipal de Odesa. El ministerio tiene la facultad de revocar las licencias de las empresas privadas. Si se llega a eso, puede sentar un fuerte precedente para guardias similares en otras ciudades ucranianas.

Tras una avalancha de incidentes, los ciudadanos están preocupados por la posesión de equipo militar de la Guardia Municipal de Odesa. Imágenes de un video de YouTube de Nikolay Sikorsky.

Según The Babel, la guardia de Odesa cuenta con 300 trabajadores. Presuntamente, también tiene equipo militar para tareas pesadas, como lo muestra un video que ha circulado en medios sociales. El video muestra un transporte militar blindado BRDM-2 estacionado en el patio de las oficinas de la Guardia Municipal de Odesa.

Según un artículo publicado The Babel el 5 de octubre, el secretario de prensa del vicealcalde Andrei Kotlyar dijo que el vehículo en cuestión estaba “en reparaciones mucho tiempo”, pero no pudo aclarar quién es el propietario.

Pero otro informe de Unsolved Crimes, medios de investigación en línea, reveló un video de una discusión pública sobre el vehículo en Facebook en la que Dmitry Golovin, jefe de la GUNDP (empresa de investigación estatal) de Odesa, dice que hasta donde sabe, el vehículo blindado pertenece al “vicealcalde de la ciudad  – Andrei Kotlyar” (minuto 7:48).

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.