¿Ves todos los idiomas que hay? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Lee más sobre Traducciones Lingua  »

“Revuelta del idoma”: Activista tuitea contra la eliminación de primeras lenguas en Sudáfrica

Mujer del grupo ndebele de Sudáfrica. Muchos grupos e idiomas indígenas de Sudáfrica no tienen representación en línea. Imagen de UN Photo/P Mugabane, 1 de enero de 1988 (CC BY-NC-ND 2.0).

Las lenguas khoekhoe y ncuuki (o n|uu) con las que han visto más amaneceres y puestas de sol que la mayoría de lenguas sudafricanas.

Se puede escuchar khoekhoe en toda Sudáfrica en tres palabras cotidianas, dagga (“cannabis”), nai (“flauta de pan”) y kak (argot para “heces” o “basura”). La influencia de los topónimos, como karoo (“lugar seco”), es también un recordatorio de la historia del idioma en el país.

La historia de lhoekhoe, alguna vez hablado por muchos grupos de khoekhoe durante miles de años, ahora solamente lo hablan pocos en el norte del cabo. Los únicos hablantes sobrevivientes del ncuuki son de edad avanzada, lo que pone a la lengua al borde de la extinción.

Sudáfrica tiene once idiomas oficiales: nueve son lenguas bantúes y dos -afrikáans e inglés– son lenguas extranjeras.

Las lenguas bantúes son una subrama de las lenguas del Níger-Congo. El khoekhoe es un idioma no bantú que se habla casi exclusivamente en Namibia.

El khoekhoe no es una lengua oficial en Sudáfrica. No se reconoce como primer idioma ni como lengua materna, ni se enseña en las escuelas sudafricanas, lo que hace aún más difícil revertir la tendencia de pérdida de la lengua.

Esta invisibilidad en la narrativa nacional sudafricana también se puede ver en la ausencia del idioma en internet. Desde mi experiencia personal, he visto la ardua batalla para ejercer el derecho de ciudadano a la libre expresión en sus lenguas nativas en línea y fuera de línea, pero una batalla en la que aún no me doy por vencido

Amnesia de las primeras lenguas nacionales de Sudáfrica

Kakapusa (“borrar”, “amnesia” u “olvido”) es una de las palabras que más uso y que realmente encapsula el kuru (“trabajo”) que hago como defensor de la oficialización del khoekhoe y el n|uu, dos de las primeras lenguas del sur de África.

No voy a hoaragase (“completar”) hasta que no tome plena posesión de mi legado. Tristemente, a pesar de ser khoekhoe, me veo obligado a pensar y hablar el idioma de los tsu-khoen (“opresores”) que deshumanizaron a mi pueblo.

África es mi hogar, pero no puedo comunicarme con mis antepasados. ¿Cómo puedo conocer la vkhîb (“paz”) cuando las palabras extranjeras resuenan en mi alma? El vuru (“curación”) de mi ser recién comenzará con la kawakawas (“restauración”) de mi nam (“lengua materna”).

Kakapusa define la era después del apartheid de Sudáfrica. Una narrativa poscolonial basada en la supresión deliberada, institucionalizada y normalizada de sus primeros pueblos de este país.

La injusticia del legado del dominio colonial y el apartheid en los sudafricanos es insoportable y terrible. Sin embargo, el impacto en los primeros pueblos de Sudáfrica es más brutal pues dio lugar a la pérdida sistemática de los primeros idiomas.

Lamentablemente, la injusticia continúa hasta la fecha, en la Sudáfrica posterior al apartheid, donde los principales actores –gubernamentales y no gubernamentales– se dedican de la boca para afuera a la restauración y preservación de las primeras lenguas como el khoekhoe y el nccuki.

En 2019, el presidente Cyril Ramaphosa de la República de Sudáfrica hizo kaise isa (“bellas promesas”) a Auma Katriena Esau, uno de los últimos hablantes de ncuuki que quedan, de que haría todo lo posible para que ninguna lengua muriera. Sin embargo, se han hecho muy pocos progresos después de ese anuncio. La trampa entre la intención y la actuación de los actores estatales en lo que respecta a las cuestiones lingüísticas persiste, afirma la lingüista Anne-Marie Beukes.

Y sin embargo, a nosotros, los propietarios de lo que sin duda es uno de los mayores tesoros lingüísticos de África, nos han sometido al imperialismo lingüístico, al ostracismo y a la deshumanización de nuestra lengua materna. Hemos sido menospreciados, desconectados de la República de Sudáfrica y del continente africano.

Ha sido una batalla contra la exclusión perpetua, para exigir visibilidad en un espacio, en un país reconfortado por el silencio de nuestras voces.

Mi plataforma de gobab khais (‘revuelta del lenguaje’)

Francés: proyecto “Matriz de identidad”: debates sobre identidad y derechos digitales en África.
Desde Burkina Faso, Nigeria, Sudáfrica y Kenia, varios activistas dirigirán conversaciones en la intersección de idiomas y derechos digitales en África
.
————
Del 20 al 24 de abril, Denver Toroxa Breda tuiteará en #IdentityMatrix –una conversación en medios sociales sobre identidad, lenguaje y derechos digitales– desde esta cuenta.

Breda, kuwiri (activista) de lengua y cultura khoe, es de Sudáfrica.

Algunos podrían no considerar el uso de su propio lenguaje en internet como un derecho digital. Sin embargo, cada vez se reconoce más como un derecho fundamental en muchos círculos.

La Declaración Africana sobre los Derechos y las Libertades en internet afirma:

Individuals and communities have the right to use their own language or any language of their choice to create, share and disseminate information and knowledge through the Internet. Linguistic and cultural diversity enriches the development of society. Africa’s linguistic and cultural diversity, including the presence of all African and minority languages, should be protected, respected and promoted on the Internet.

Las personas y las comunidades tienen derecho a utilizar su propio idioma o cualquier idioma de su elección para crear, compartir y difundir información y conocimientos a través internet. La diversidad lingüística y cultural enriquece el desarrollo de la sociedad. La diversidad lingüística y cultural de África, incluida la presencia de todos los idiomas africanos y de las minorías, debe protegerse, respetarse y promoverse en internet.

He sido una voz activa en los medios sociales para pedir a las instituciones públicas y privadas que tomen en serio este importante asunto tanto en línea como fuera de línea.

Desde mi cuenta de Twitter (@ToroxaD), he podido desafiar críticamente a estas instituciones que siento como culpables de perpetuar tal exclusión. A menudo es fácil y conveniente ignorarme, una de las pocas voces que se oponen a esta injusticia y desigualdad lingüística y cultural.

Las universidades también perpetúan la exclusión: en los últimos 26 años, han hecho poco o nada para u-khai (“elevar”) los primeros idiomas en Sudáfrica. Desafié a empresas como la editorial Macmillan, que tienen los derechos de autor de los materiales en lenguas maternas pero que parecían muy reacias a democratizar nuestros contenidos, que no los ponen a disposición de los usuarios de forma gratuita para así fomentar el aprendizaje de lenguas.

Sin embargo, también sabía hacia mediados de abril surgió la oportunidad de colaborar con instituciones que de otra manera me ignorarían. Tuve tanta disposición para explotar esta oportunidad como ellos en borrarnos.

La Asociación de Fomento del Libro de Sudáfrica organiza la Semana Nacional del Libro, actividad anual que promueve los idiomas y el desarrollo de libros. Durante casi un año, los he seguido en Twitter y les he enviado correos electrónicos, todo sin éxito. También me di cuenta de que la Semana del Libro estaba presentando sesiones de lectura en línea en abantu, lenguaje de signos e inglés, pero ni una sola lengua de primera nación, como el khoekhoe.

Pero al tuitear desde mi plataforma gobab khais (“revuelta de los idiomas”), me aseguré de decirles cómo me sentía. Finalmente respondieron:

Estimados equipo de África Subsahariana de Global Voices, lo que ves en nuestras plataformas digitales no abarca todo el trabajo que hacemos. La Semana Nacional del Libro ha tenido programas enteros dedicados a lenguas khoekhoe.
—————-
También estamos actualmente ocupados con un proyecto de literatura infantil que incluirá al menos ua de las lenguas. Estamos recién en la cuarta semana de cuentos en línea y hemos ampliado los idiomas incluidos con cada semana, y seguiremos incluyendo.

Obviamente, me sorprendió porque, durante los últimos dos años, se comportaron como una roca y resistieron cualquier intento de mover khoekhoe. Y aquí estaban, respondiendo y hablando sobre un programa de khoekhoe que dirigían, un futuro proyecto infantil y la posibilidad de incluir el khoekhoe en futuras sesiones de narración digital, que era lo que realmente quería. Se les envió un correo electrónico y estoy esperanzado.

Otro ejemplo fue cuando me puse en contacto con un programador para incluir la primera aplicación de khoekhoe en la tienda de aplicaciones de Google:

Recuerdo haber buscado en la tienda de aplicaciones de Google y haber visto todas estas aplicaciones de idiomas y ver aplicaciones en idiomas que no son KHOEKHOE. Envié un correo electrónico a algunos programadores y experimentos de Shotgun respondieron y crearon las PRIMERAS aplicaciones en KHOEKHOE de la historia.

En efecto, hacia mediados de abril tuve la oportunidad de reflexionar. También fue un recordatorio de la importancia del trabajo de gobab udawa (“recuperación del lenguaje”) en un espacio digital.

Recuerdo haber hablado a mi comunidad sobre mis tuits, y algunos realmente apreciaron que nuestra voz se amplificara internacionalmente. Es todo un reto para una primera nación como la comunidad khoekhoe con 366 años de colonización intelectual, cultural y lingüística darse cuenta de que qnora (“liberar”) nuestras lenguas es un trabajo válido.

A veces, es fácil ver este trabajo solamente desde dentro de la comunidad. A mediados de abril vi este trabajo a través de un lente exclusivamente africano. Esto me ayudó a reconocer que el khoekhoe no es solamente para la comunidad khoekhoe.

Esta lengua le dio al mundo la palabra mama (ma en Khoekhoe significa “dar”) y la palabra haka (una danza). Por lo tanto, el udawa (“recuperación”) del khoekhoe es igualmente importante para nuestro continente –es una lengua rica con esos orígenes históricos y narrativas de África que nunca se debe permitir que se desvanezca en extinción.

África voaga (“elevar”) cuando sus lenguas se eleven y mucho más cuando sus xgusi gobab (“lengua materna”) se eleven.

Este artículo se escribió luego de una campaña de Twitter organizada por el equipo de África Subsahariana de Global Voices y Rising Voices como parte del proyecto. as part of the project, “#IdentityMatrix: Conversación en Twitter sobre identidad y derechos digitales en África”. Identity Matrix está financiado por el Fondo de Derechos Digitales de África de Colaboración en Política Internacional de Tecnologías de la Información y la Comunicación para África Oriental y del sur (CIPESA).

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.