Sigue la lucha para terminar con la brutal unidad policial SARS en Nigeria

Manifestantes reunidos en Ikeja, Lagos, contra el SARS. 13 de octubre de 2020. Foto de Nora Awolowo, usada con autorización.

A comienzos de octubre, jóvenes nigerianos se sublevaron masivamente contra una unidad de la Policía de Nigeria conocida como Escuadrón Especial Antirrobos (SARS, por sus siglas en inglés), tristemente célebre por haber llevado a cabo asesinatos extrajudiciales, extorsiones, secuestros y violaciones desde su creación en 1992.

Amnistía Internacional estima que más de cien personas murieron en manos del escuadrón SARS durante los últimos cuatro o cinco años.

En varias oportunidades, los jóvenes nigerianos, blanco frecuente del SARS, clamaron en vano por el desmantelamiento total de la unidad. En esta oportunidad, hubo varios arrestos y muertes recientes en el estado de Lagos que desencadenaron un renovado afán por desmantelarla, y que impulsó las manifestaciones masivas en las calles, luego de que esta unidad fue disuelta unas cuatro veces en el transcurso de cuatro años.

Esta guerra contra la violencia policial también trajo una ola de conciencia y generó muchas conversaciones en el espacio mediático.

Estallaron las protestas en al menos doce de los 36 estados de Nigeria, incluidos Abuja, la capital federal, y Lagos. Los manifestantes bloquearon las barreras de peajes y los aeropuertos del estado, con la expectativa de afectar la economía de manera que los líderes electos reconocieran sus reclamos de inmediato.

Estas son sus peticiones:

*Liberación inmediata de todos los manifestantes arrestados.
*Justicia para las víctimas fatales de la vioelncia policial y adecuada compensación para sus familiares.
*Creación de organismo independiente que supervise la investigación y procesamiento de todas las denuncias de mala práctica policial.
*En consonancia con la nueva ley policial, evaluación psicológica y reeducación (confirmada por un ente independiente) de todos los funcionarios del disuelto SARS antes de ser reasignados.
*Aumento de sueldos de la Policía para que reciban compensación justa por proteger la vida y la propiedad de los ciudadanos.
Por favor, marca todas las casillas. Firma: Un joven nigeriano
.
——————
Las peticiones.

Los nigerianos en el extranjero también tomaron las calles para expresar su repudio a la infame unidad SARS que, durante años, ha cometido crímenes con total impunidad. Hubo concentraciones de repudio al escuadrón SARS en Londres (Inglaterra), Dublín (Irlanda), Ottawa y Toronto (Canadá), Colonia (Alemania), Moscú (Rusia), Pretoria (Sudáfrica), y en Texas y Washington DC (Estados Unidos).

Presidente Buhari, tenemos un mensaje para usted: DISUELVA EL SARS YA.
Nigeria y quienes aman a Nigeria, únanse a la protesta en Londres para disolver el SARS.

Protesta en Londres (Comisión Superior de Nigeria)

Según Amnistía Internacional, al menos diez manifestantes murieron durante estas protestas. Entre los muertos se encontraban Jimoh Isiaq, muerto en Ogbomosho, estado de Oyo, y Ikechukwu Ilohamauzo, muerto durante la protesta de Surulere en Lagos. Sus nombres se hicieron virales en las redes.

A las protestas se empezaron a unir profesionales de la salud para acompañarlos en caso de emergencia.

Concentración para repudiar al SARS en Yaba, Lagos, lunes 12 de octubre de 2020. Foto de Aremu Adeola Jr., usada con autorización.

El inspector general de la Policía, Muhammad Adamu, desactivó la unidad días antes, pero la gente no está convencida de que sea un hecho consumado, ya que los desmantelamientos anteriores de esta unidad nunca dieron resultados positivos.

El lunes 12 de octubre, el presidente de Nigeria, Muhammad Buhari, aseguró que la disolución tendría efecto inmediato, y que el Gobierno federal establecería un panel de reforma presidencial con el fin de abordar el bienestar de la Policía y otros asuntos fundamentales, y así garantizar el cumplimiento de las peticiones.

Por su parte, abogados y activistas de derechos humanos trabajan incansablemente en colaboración con los jóvenes para liberar a los manifestantes detenidos.

También han dejado en claro que la lucha contra la unidad SARS no tiene motivaciones políticas, para así advertir a la clase política, incluso a los partidos opositores, que no traten de apropiarse de las manifestaciones para obtener beneficios individuales, partidistas ni políticos.

En las manifestaciones se resalta que son un movimiento sin líderes, y que cada persona que sale a protestar es, a la vez, líder y seguidor. Insisten en que el Gobierno nacional o el inspector general de la Policía den respuesta a todos los reclamos juntos y no solo a algunos reclamos individuales.

No se ha dado una respuesta adecuada a la pregunta sobre quién controla a la Policía y al SARS. La Constitución concede el control de la Policía a la Presidencia, con la supervisión de la Jefatura de Policía. Sin embargo, la cadena de mando parece estar rota.

Por ejemplo, para excarcelar a los manifestantes de Surulere, en el estado de Lagos, hubo que hacer llamadas al gobernador del estado, Babajide Sanwo-Olu; al vocero de la Cámara Federal de Representantes, Femi Gbajabiamila; al actor y político Desmond Elliot; a miembros de la Asamblea Legislativa estatal que representan a Surulere, y a varios abogados

El 12 de octubre, el gobernador del estado de River, Nyesom Wike, anunció en Twitter que no se permitían protestas —especialmente por la disolución del SARS— en su estado.

Eso no cayó bien a la ciudadanía. Varias personas respondieron desde diversas plataformas que la misma Constitución que lo hizo gobernador también daba al pueblo el derecho fundamental a la protesta.

El Gobierno estatal de Rivers desea informar al público en general que todas las formas de protesta están prohibidas en todo el estado.

Por lo tanto, todas las protestas planificadas en la campaña para pedir el fin del SARS están prohibidas.
——————
¡¿Quién es usted para impedir que una persona ejerza su derecho constitucional a movilizarse y reunirse pacíficamente?!

Posteriormente, Wike se retractó y se dirigió a los manifestantes para expresar su apoyo a la causa.

Las protestas continuaron en varias partes del país, hasta en el estado de River. Los manifestantes prometieron que no cederán hasta que vean señales claras de que la Policía y el Gobierno federal cumplirán con las demandas.

El martes 13 de octubre, publicaron en Twitter que varios miembros del Ejército de Nigeria marchaban en solidaridad con los manifestantes en Iwo Road, Ibadan.

Me cuentan que hay soldados del Ejército de Nigeria que marchan con los manifestantes por la disolución del SARS en Ibadan.
😭❤

Además, el 14 de octubre, el gobernador de Lagos, Babajide Sanwo-Olu, caminó con los manifestantes para reiterarles el compromiso de su gobierno de poner fin a la amenaza que representa la unidad SARS.

El gobernador Sanwo-Olu (con gorra de béisbol azul) se unió a la marcha de protesta en Alausa.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.