China cierra popular sitio web pirata, pero ¿solo a causa de propiedad intelectual?

Captura de pantalla de yyets.com (Reren Yingish).

Las autoridades de Shanghái realizaron el 3 de febrero un registro en las oficina de Renren Yingshiary, sitio web que proporciona transmisión en línea gratuita y subtítulos de fuente colaborativa de películas y series extranjeras a sus 800 millones de suscriptores. La Policía detuvo a 14 personas.

Las autoridades describen el sitio web como “banda pirata”, y afirman que sus operadores han obtenido unos 16 millones de yuanes (unos 2,5 millones de dólares) en publicidad y tasas de suscripción.

Aunque está claro que el sitio web ha infringido los derechos de autor de numerosas producciones extranjeras, los internautas chinos se preguntan si este ataque no habrá sido motivado por la cruzada ideológica del presidente Xi Jinping contra los “valores occidentales”.

Renren surgió en 2004 como comunidad en línea de fans chinos de películas y series estadounidenses. Los miembros compartían versiones piratas con subtítulos caseros en chino.

En 2006, la comunidad se abrió al acceso público, permitió que cualquiera pudiera subir o descargar subtítulos y videos. En 2010, el Diario del Pueblo elogió a la comunidad de traductores de Renren, los calificó de distribuidores de conocimiento en la era de internet. Tres años después, en 2014, después de que el presidente chino Xi Jinping estableció completamente su liderazgo, el sitio se vio obligado a cerrar.

Cuando resurgió en 2016, Renren restringió el acceso solo a los miembros registrados. En los últimos años, también ha lanzado una aplicación de transmisión en directo.

En enero de 2020, la Policía de Shanghái comenzó a investigar el sitio web por “violar los derechos de los usuarios”, lo que motivó que los administradores suspendieran por completo sus operaciones. Colocaron un aviso en la página principal en la que informaban que iban a revisar todo el contenido para asegurarse de que cumpliera las leyes chinas. Esta revisión se prolongó unos tres meses, y después el sitio volvió a funcionar.

En enero de 2021, los administradores hicieron otra revisión de contenido. No obstante, esta vez la revisión no los salvó de la ofensiva policial.

Lo que ha llamado la atención de los internautas fue que la Policía de Shanghái trabajó con la Administración Nacional China de Derechos de Autor, el Ministerio de Seguridad Pública chino y la Oficina Nacional contra las Publicaciones Pornográficas e Ilegales.

En medios sociales, muchos internautas chinos se expresaron en defensa de la comunidad. Algunos señalaron que los supuestos beneficios generados por la plataforma no serían suficientes para mantener el servidor o pagar un pequeño sueldo (de unos 400 yuanes o 62 dólares por video) a los traductores. Algunos temen no poder ver películas extranjeras si no pueden pagar una red privada virtual (VPN), servicio esencial para quienes pretenden eludir el gran cortafuegos chino, por no mencionar que desde 2019, varios internautas han sido castigados por utilizar VPN para acceder a sitio web extranjeros.

Ciertamente, Renren no es el único sitio web de este tipo en China, donde prácticamente no existen canales legales para que en China continental se pueda ver programas extranjeros. Para que se puedan importar oficialmente películas y series, primero deben ser aprobadas por las autoridades censoras. Y no se elimina solo contenido políticamente sensible, a menudo también se cortan escenas de índole sexual o violenta antes de que las producciones se exhiban en la televisión o en los cines chinos.

La forma de sentir de los internautas chinos queda muy bien reflejada en una entrada titulada “Duelo por la comunidad de traducción Renren: No estamos orgullosos de infringir la propiedad intelectual, pero nos avergüenza no poder acceder a trabajo sujeto a derechos de autor (悼人人字幕组:我们不以盗版为荣,但以看不到正版为耻). La entrada se hizo viral en WeChat y Weibo hasta que la eliminaron.

El autor, Yang Shiyang, explica cómo ven Renren sus millones de usuarios:

在美剧迷心中,人人字幕组是个神一般的存在,是符号、是偶像、是icon,某种程度上说,这家字幕组是一代美剧迷的启蒙,是他们让美剧真正进入了一代年轻人的生活,且从此变得不可分割,即便后来各种字幕组遍地开花,分工愈细,风格各异,但人人依旧以其快速优质的翻译被奉若神明。
所以,它每一次“遇难”都会在剧迷群体里引发巨大震动。

Entre los fans de las producciones estadounidenses, la comunidad de traducción de subtítulos de Renren es como un dios, es un símbolo, un icono, ya que esta comunidad ha ayudado a una generación entera de aficionados a las películas estadounidenses. Aunque después se establecieron otras comunidades similares de traducción, Renren las supera en rapidez y calidad de traducción. Por eso, cuando el sitio web suspende sus operaciones, la gente reacciona fuertemente.

Aunque admite que infringir los derechos de autor está mal, el autor explica por qué los chinos están obligados a recurrir a hacerlo:

明确地讲,盗版是错误的,为创作者和出品方付费天经地义,因为影视也是一种商品,但我们这里的问题在于这付费的正途不通。
如果说二十年前,中国的消费者还尚且没有足够的版权意识,那么现在,看看那些国内网站付费会员制的情况就会明白,无论意识层面还是消费能力层面,我们都已经没有问题,我们愿意给那些优质的娱乐内容付费,但我们举着钱无处可付。
谁能告诉我,我想看HBO、Netflix、Showtime、Hulu、amazon、AMC 、Apple+等等一系列最大众的流媒体内容,我该怎么办?墙伫立在我们面前,它巍峨坚固得让人绝望,但人类寻求精神满足的欲望与寻求肉身满足的欲望一样强烈且不可抵挡,所以,饥饿的人只能另寻门路,那些歪门邪道都是被逼无奈的选择。

Evidentemente, infringir los derechos de autor está mal, autores y editores deberían cobrar por su trabajo. Pero nuestro problema es que no tenemos canales para pagar.

Hace 20 años, los consumidores chinos no tenían mucha conciencia de la propiedad intelectual. Ahora —solo hay que echar un vistazo al gran surgimiento de sitios web que suministran contenido mediante suscripción— tenemos la conciencia y la capacidad de pagar por entretenimiento de calidad. Pero no tenemos canales para hacerlo.

¿Cómo puedo suscribirme desde aquí a HBO, Netflix, Showtime, Hulu, Amazon, AMC, Apple+? Tenemos delante el gran cortafuegos. Es desesperadamente infranqueable, pero el deseo humano de satisfacer las necesidades espirituales también es fuerte y difícil de bloquear. Por tanto, la gente sedienta busca una salida, y la piratería es la elección de los desamparados.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.