Estallan protestas en Bangladesh tras muerte de escritor detenido en virtud de ley de seguridad digital

People protesting the death of Mushtaq Ahmed in Judicial Custody. Screenshot from YouTube video by Nagorik News.

Protesta por la muerte de Mushtaq Ahmed bajo custodia judicial. Captura de pantalla del video de YouTube de Nagorik News.

La muerte del escritor bangladesí Mushtaq Ahmed en prisión el 25 de febrero provocó nuevas protestas contra la ley de seguridad digital, draconiana ley que criminaliza la expresión en línea. A Ahmed se le acusaba de violar esa ley.

Ahmed, de 53 años, fue detenido en mayo de 2020 tras criticar la respuesta del Gobierno a la pandemia en las redes sociales; fue acusado de “perjudicar la imagen de la nación” y de “crear hostilidad, odio y adversidad”, delitos contemplados en la ley de seguridad digital.

El escritor llevaba nueve meses en prisión preventiva y se le denegó la fianza seis veces. En febrero enfermó y fue trasladado a un hospital; poco después, declararon su muerte. Las autoridades dijeron que había muerto por causas naturales.

Ahmed era conocido por tener una granja de cocodrilos y por su libro “Diario de un granjero de cocodrilos”. Además era un abierto crítico del Gobierno en las redes sociales.

Organizaciones como el Comité para la Protección de Periodistas y el Observatorio de Derechos Humanos han exigido que se investiguen las causas que rodearon su muerte.

La ley de seguridad digital fue aprobada poco antes de las elecciones generales de 2018, e impone fuertes multas y penas de prisión por delitos como “herir los valores o sentir religioso” y otros. Además, la ley faculta a la Policía a detener sin orden judicial, incluso a ciudadanos de quienes las autoridades sospechan que podrían cometer un delito en el futuro con medios digitales.

En los primeros cinco meses de 2020, se presentaron 403 casos y hubo 353 detenciones realizadas por delitos contemplados en la ley, según los datos de la Policía.

Mushtaq había sido detenido junto con otras 10 personas, como el caricaturista Ahmed Kabir Kishore y el activista Didarul Islam Bhuiyan, ambos acusados en virtud de la mencionada ley.

Recientemente, Kishore fue liberado bajo fianza por motivos de salud y dijo en una entrevista con The Daily Star que había sido torturado mientras estuvo detenido.

Otra personalidad bangladesí detenida en virtud de la ley fue el reportero gráfico Shafiqul Islam Kajol, detenido desde mayo de 2020 y a quien se concedió la libertad bajo fianza en diciembre del mismo año.

Nueve organizaciones internacionales, como el Foro Asiático para los Derechos Humanos y el Desarrollo, la Comisión Asiática de Derechos Humanos y la Federación Internacional de Derechos Humanos publicaron una declaración conjunta en la que pedían al Gobierno la derogación de la ley de seguridad digital.

Otra declaración escrita por siete ciudadanos, que habían sido blanco de la ley, exigía su derogación. Otros se han expresado en contra en línea.

La escritora bangladesí Leesa Gazi tuiteó:

El escritor bangladesí Mushtaq Ahmen, detenido por un caso de seguridad digital, muere en la cárcel.

Se debe derogar la ley de seguridad digital. El encarcelamiento de Mushtaq Ahmend y su muerte deben investigarse y las autoridades responsables deben rendir cuentas.

El narrador Sajib Tanvir tuiteó:

Mushtaq muere en la cárcel. Fue detenido en virtud de la ley de seguridad digital de 2018. Su “delito” no era otro que “escribir”.

¿Quién es responsable de esta muerte? Los que promulgaron la ley de seguridad digital que obliga a un escritor a vivir en la cárcel durante nueve meses y a morir al final. Deroguen la ley de seguridad digital.

Una cadena humana digital iniciada por la arquitecta Sofia Karim, fundadora de TurbineBagh Art, pidió a la gente que publicara fotos suyas con un cartel que dijera: “Justicia para Mushtaq, libertad para Kishore”.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de TurbineBagh (@turbinebagh_art)

ÚNETE A LA CADENA HUMANA DIGITAL – “Justicia para Mushtaq, libertad para Kishore”.

Únete a la cadena humana digital por el escritor bangladesí Mushtaq y el caricaturista Kishore.

Mushtaq murió en la cárcel esta semana. Su coacusado Kishore sigue detenido con informes de graves abusos físicos bajo custodia. Muestra tu solidaridad con quienes exigen justicia en Bangladesh.

• Tómate un selfie parecido a este
• Envíalo a TurbineBagh_Art a través de un mensaje privado y publicaremos la imagen.
• De manera alternativa, puedes publicarlo en tu propia página (como publicación o historia) con las etiquetas #JusticeForMushtaq (justicia para Mushtaq) y          #FreeKishore (libertad para Kishore)
• Etiqueta a TurbineBagh_Art si quieres que lo compartamos
• Difunde el mensaje
…..

El escritor y periodista bangladesí Mushtaq Ahmed murió bajo custodia en la cárcel de máxima seguridad de Kashimpur en Bangladesh el jueves [25 de febrero], tras casi 10 meses de prisión preventiva por haber criticado en línea al Gobierno, incluida su gestión de la crisis de COVID-19. La causa de la muerte sigue desconocida.

El caricaturista Kishore, detenido en el mismo caso, sigue detenido. En una reciente audiencia judicial, el 23 de febrero, en la que se denegó a ambos la puesta en libertad bajo fianza, Kishore pasó una nota a su hermano en la que afirmaba haber sido objeto de graves abusos físicos bajo custodia policial, y que tenía graves lesiones en las piernas y en las orejas.

Junto con otros nueve hombres, Mushtaq y Kishore habían sido acusados en mayo de 2020 de “perjudicar la imagen de la nación” en virtud de la represiva ley de seguridad digital, que ha sido utilizada repetida e injustamente contra cientos de periodistas y escritores en Bangladesh.

“Mushtaq Ahmen murió hoy bajo custodia, tras haber pasado nueve meses en detención preventiva, en los que se le denegó la fianza seis veces, todo por el presunto ‘delito’ de criticar públicamente la respuesta del Gobierno a la pandemia de COVID-19″, dice Brad Adams del Observatorio de Derechos Humanos. “Mushtaq nunca debió estar detenido para empezar”.

¿Cuántos escritores inocentes más serán detenidos y morirán bajo custodia en Bangladesh?

Justicia para Mushtaq. Libertad para Kishore. Ley de Seguridad Digital. Presos políticos libres.

Hablando con Global Voices por correo electrónico, Karim dijo:

What they did to Mushtaq and Kishore may not have troubled the government of Bangladesh, but it troubled onlookers from many places. The digital human chain was to register our protest and call for Kishore's release.

Artists confronted the horror with artworks. When artists honour Mushtaq and Kishore, they honour us all. And when a government dishonours its writers and artists, it dishonours us all.

Tal vez lo que hicieron a Mushtaq y Kishore no haya preocupado al Gobierno de Bangladesh, pero sí a los espectadores de muchos lugares. La cadena humana digital sirvió para registrar nuestra protesta y pedir la liberación de Kishore.

Los artistas enfrentaron el horror con obras de arte. Cuando los artistas honran a Mushtaq y Kishore, nos honran a todos. Y cuando un Gobierno deshonra a sus escritores y artistas, nos deshonra a todos.

El 2 de marzo, en respuesta a las críticas, las autoridades afirmaron que el Gobierno trabajará para modificar la ley y garantizar que las detenciones se realicen únicamente con una orden judicial.

Desde 2018, ha habido un debate en línea en Bangladesh sobre los impactos de la ley de seguridad digital en la libertad de expresión y de prensa, como en los grupos de Facebook ডিজিটাল নিরাপত্তা আইন সেকাল-একাল (ley de seguridad digital entonces-ahora) y ডিজিটাল নিরাপত্তা আইন মানি না (no aceptamos la ley de seguridad digital).

Mientras tanto, los manifestantes de todo el país utilizan el arte para expresar su descontento por la situación.

Exposición de cadenas humanas y dibujos animados para adolescentes en Khulna que exigen la liberación de adolescentes y la derogación de la ley de seguridad digital.

‘Protesta adolescente, herramienta de resistencia’.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.