Mientras turistas están de fiesta, ciudadanos en confinamiento por COVID se preguntan: «¿Hay dos Jamaicas?»

Turistas reunidos en el popular Rick's Café en los acantilados occidentales de Negril en enero de 2011, mucho antes de la pandemia de COVID-19. Foto de Chris Ford vía Flickr (CC BY-NC 2.0).

Tras haber salido aparentemente de su segunda oleada de COVID-19, el Gobierno jamaicano está realizando importantes esfuerzos para minimizar el número de nuevos casos y mantener bajas las tasas de infección. Tras las advertencias de las autoridades sanitarias de que la isla no podría enfrentar una tercera oleada, el primer ministro, Andrew Holness, anunció protocolos más estrictos, que incluyen toques de queda severos y limitaciones a las reuniones. Sin embargo, se permitió la celebración de al menos una fiesta de una semana de duración, muy anunciada y dirigida a los turistas, haciendo caso omiso de los protocolos del COVID-19.

Cuando apareció un video en las redes sociales de un evento del Mocha Festival de Jamaica, celebrado en el Rick's Café, establecimiento muy famoso por su ambiente animado y sus impresionantes vistas de la puesta de sol en los acantilados, las imágenes de cientos de participantes sin mascarillas festejando en ambientes cerrados provocaron una ola de ira en la blogósfera local.

Desde que llegó el primer caso de COVID-19 en marzo de 2020, Jamaica ha sufrido. El turismo ha disminuido, y el siempre activo sector del entretenimiento de la isla, ha tenido que reducirse considerablemente. Los principales festivales internacionales de música, como el Reggae SumFest, se han visto limitados por un estricto toque de queda, y el lunes 24 de mayo, fiesta nacional del Día del Trabajo, fue designado como día de «no circulación», con un toque de queda impuesto desde las 14:00 horas del domingo hasta las 5:oo horas del martes.

Mientras tanto, el Festival Mocha, que se autodenomina el «Festival Urbano más Salvaje del Mundo», anunciaba un evento que incluía ocho fiestas en cinco días, todas celebradas en diferentes lugares entre el 24 y el 31 de mayo. La fiesta en el Rick's Café tuvo lugar el 27 de mayo, y provocó reacciones como esta:

Hace cuatro días no podía salir de mi casa, ni para trabajar en un proyecto del Día del Trabajo, ni para almorzar con mis amigos, ni comprar algunas cosas en el supermercado ni para visitar a mi abuela. Confinamiento total… 14 meses de toque de queda, la pérdida de ingresos, el agotamiento mental y el miedo, sin embargo, esto fue Negril hoy 3,5 horas de distancia. ¡Vaya!

En una entrevista radiofónica, un ofendido promotor jamaicano dijo:

If they have found a solution on the resilient corridor, whatever that solution is for the entertainment industry to reopen for tourists, why can't we find a solution for locals? It's just ironic and it's a slap in the face for citizens who are being arrested, who are being charged for partying, while if you're a tourist you can come on the island and be partying, and based on the videos I'm seeing, no social distancing, no mask wearing.

Si han encontrando una solución en el corredor resiliente, sea cual sea esa solución para que la industria del entretenimiento vuelva a abrir para los turistas, ¿por qué no podemos encontrar una solución para la gente de acá? Es irónico y una bofetada en la cara para los ciudadanos a quienes están deteniendo, a quienes acusan por salir de fiesta, mientras que si eres un turista, puedes venir a la isla y estar de fiesta, y en base a los videos que estoy viendo, sin distanciamiento social ni mascarillas.

Con «corredor resiliente» se refiere a las áreas puestas en marcha por el Ministerio de Turismo para garantizar el desplazamiento seguro de los turistas a lo largo de dos tramos de costa, incluido Negril.

Al parecer, los responsables de turismo sabían del Festival Mocha. Tras su cancelación en 2020 por la pandemia, el evento de este año fue ampliamente publicitado en la página web del festival y en las páginas de las redes sociales, con paquetes de hoteles y excursiones, y recomendaciones a los turistas de que reservaran con antelación, También apareció en la sección de eventos de la página web «Visita a Jamaica» de la Junta de Turismo de Jamaica (desde entonces la página entera reservada a los eventos ha sido eliminada), y el material promocional del Festival Mocha llevaba el logotipo de la junta de turismo, como se muestra en este tuit de un DJ, que vive en el extranjero, que participó en el evento:

Hasta el próximo fin de semana del Día de los Caídos llevamos el espectáculo a mi lugar favorito, Jamaica.
🇯🇲
¿Quién está listo para el Festival Mocha?
🏝

Delano Seiveright, asesor principal y especialista en comunicación del Ministerio de Turismo, respondió a un tuit sobre el retiro del anuncio de la página de la JTB, y dijo que no se había dado ee apoyo:

Así que la Junta de Turismo de Jamaica y Delano Seiveright celebraron Mochafest en el sitio web de JTB al menos a las 6:00 pm de hoy, pero *algo* cambió y ya no están (mmm). De todas formas, gracias a la magia de Google, he conseguido capturar la caché de la página: «¡Sufrimos donde tú vacacionas!».
————–
¡Estamos alarmados! Investigación completa… El calendario debería haberse actualizado hace mucho tiempo. ¡Muy lamentable! La JTB NO se comprometió a patrocinar ni respaldara actividades así desde el comienzo de la pandemia. Hasta ahora, hemos apoyado eventos virtuales… ¡Más detalles pronto!

Hubo una avalancha de comunicados de prensa mientras aumentaba la indignación en línea. El Rick's Café emitió una disculpa y el Ministerio de Gobierno Local, responsable de la aplicación de los protocolos de COVID-19, anunció que el Rick's Café estaría cerrado durante siete días por incumplimiento de la Ley de Gestión de Riesgos de Desastres.

Un columnista de prensa sugirió que el Rick's Café es el menor de los problemas:

Solo hay dos opciones lógicas aquí. O bien Rick's Cafe está completamente loco o se sintió protegido. De cualquier manera, Rick's no es el problema porque, para empezar, los operadores locos no deberían haber tenido autorización.

El cinismo siguió aumentando. Ingrid Riley, gurú de la tecnología, tuiteó:

La falsa indignación.
La promesa de investigaciones.
La hipocresía es evidente.
Cientos de personas vuelan, las recogen autobuses turísticos, las llevan a hoteles y el Rick's Café está LLENO, y ¿los responsables de turismo fingen no saber nada de un evento que aparece en su propia página web? Ahórrennos tonterías sobre el Festival Mocha.

El veterano DJ de dancehall Beenie Man fue recientemente sancionado con una fuerte multa por violar protocolos de COVID al anunciar una fiesta. Luego se disculpó públicamente por su falta de criterio, y comentó con amargura:

Supongo que mi disculpa no fue lo suficientemente buena. No estoy por encima de ley, pero algunos sí. Jamaica. Doble rasero.

Mientras varias agencias gubernamentales seguían ocupándose de controlar los daños, el primer ministro Andrew Holness comentó las preocupaciones, en referencia a la «desigualdad» [sic] de la sociedad jamaicana:

There is a particular situation which has come on our radar this morning […] that I have to pay careful attention to, because it throws up something that we are always contending with: the unequalness in our society, the haves and the have nots. Why is it that some people are allowed to party and others are not? […] This government has a duty to ensure that the law is equally applied, both to those who have not and those who have. […] Government will have to ensure that it was not complicit in any breach of its own law, and I have asked for a report […] if there is any breach, the full application of the law will be guaranteed.

Hay una situación peculiar de la que nos hemos enterado esta mañana […] a la que tengo que prestar mucha atención, porque pone de manifiesto algo con lo que siempre estamos luchando: la desigualdad en nuestra sociedad, los que tienen y los que no. ¿Por qué se permite salir de fiesta a algunos y a otros no? […] Este Gobierno tiene el deber de garantizar que la ley se aplique por igual, tanto a los que no tienen como a los que tienen […]. El Gobierno tendrá que garantizar que no ha sido cómplice de ningún incumplimiento de su propia ley, y he pedido un informe […] si hay algún incumplimiento, se garantizará la plena aplicación de la ley.

Muchos jamaicanos coinciden en el problema de la desigualdad. Uno citó un proverbio muy utilizado:

Jamaica siempre ha sido una isla de doble rasero… se ve todo los días.

Un burro dice que este mundo no está nivelado. Este burro sabe cómo es la cosa y la llamó como es.

Otro mencionó la «Rebelión en la granja» de George Orwell:

«Todos los animales son iguales, pero algunos animales son más iguales que otros». Festival Mocha

Otro sugirió que los jamaicanos son ciudadanos de segunda clase en su propio país:

Jamaica es para turistas. ¿Cómo me atrevo a quedarme aquí y ocupar espacio?

Mientras los ciudadanos esperan las investigaciones prometidas sobre cómo se pudo celebrar el Festival Mocha, la sensación abrumadora entre los internautas jamaicanos es que, efectivamente, hay dos Jamaicas, algo a lo que se refirió el ex primer ministro Edward Seaga en una sesión parlamentaria de 2012.

Sin embargo, en tiempo de COVID-19, «los que tienen» son los turistas, y los jamaicanos de a pie son «los que no tienen».

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.