Alivio del hambre en Bangladesh durante restricciones de COVID-19

Iftar meals ready to serve

Comidas iftar que se servirán a huérfanos, tiradores de rickshaws, vendedores ambulantes y personas de otros sectores marginados de la sociedad que perdieron sus empleos durante el confinamiento. Imagen por Liza Asma Akhter, Mehmankhana. Utilizada con permiso.

Bangladesh está experimentando su segunda ola de la pandemia de COVID-19, con un aumento de las tasas de infección y muertes desde abril 2021. Sin embargo, a partir junio de 2021, la situación está lentamente mejorando. La pandemia ha provocado un aumento significativo del desempleo y ha afectado a los jornaleros y a otros grupos de bajos ingresos del sector informal que no han tenido trabajo por las prolongadas restricciones de COVID-19 y el cierre de negocios.

Por la inadecuada red de seguridad social del Gobierno, hay una crisis alimentaria entre las familias de clase media-baja y de bajos ingresos, y muchas no pueden pagar tres comidas al día. En respuesta a esto, varios esfuerzos del Gobierno y del sector civil, en su mayoría financiados por el público general, iniciativas de responsabilidad social de empresas y organizaciones benéficas están garantizando la alimentación de los hambrientos.

Tras confirmarse los primeros casos de COVID-19 en marzo de 2020, Bangladesh impuso un feriado general (confinamiento) el 26 de marzo de 2020, con cierre de todos los negocios e instituciones excepto el sector de servicios y los servicios de emergencia. Miles de personas perdieron el empleo y no pudieron pagar el alquiler en los centros urbanos, lo que obligó a muchos a regresar a sus aldeas familiares, donde no existían oportunidades de trabajo. El confinamiento se levantó en junio de 2020 y la economía empezó a recuperarse. Sin embargo, esto repercutió en la vida y en los medios de subsistencia de las personas con bajos ingresos.

La segunda ola de coronavirus comenzó en Bangladesh en marzo de 2021, y las restricciones de confinamiento nacional el 5 de abril. Aunque no ha sido tan catastrófica como en su vecina India, las personas con bajos ingresos y los jornaleros sufrieron otro golpe económico por el confinamiento, aunque se ha relajado en las últimas semanas.

Para ayudar a quienes enfrentan el aumento del hambre por la pandemia, ha habido muchas iniciativas, gubernamentales y no gubernamentales, para entregar alimentos a los necesitados.

“333” – Teléfono de atención al ciudadano y de información

El programa a2i de la División de Tecnologías de la Información y la Comunicación del Gobierno de Bangladesh cuenta con un centro de atención telefónica y de información al ciudadano, el “333”, desde 2018. Desde abril de 2020, los servicios se han ampliado para la información sobre COVID-19, telemedicina y asistencia alimentaria de emergencia para los necesitados. Muchas familias de clase media-baja, que antes podían mantenerse, perdieron sus recursos durante la pandemia y encontraron dificultades al buscar asistencia de otros.

El funcionamiento de la línea de ayuda está destacado en un estado de su página de Facebook:

খাদ্য সহায়তা পাওয়ার জন্য ৩৩৩ তে ফোন করুন। ৩৩৩ তে ফোন দেওয়ার পর ৩ চাপুন । প্রকৃত সেবাপ্রার্থীরা যেন তাদের সেবাটি সঠিকভাবে পেতে পারেন, সেজন্য আইভিআর সিস্টেমের মাধ্যমে প্রাথমিকভাবে একটি স্ক্রিনিং প্রক্রিয়া পরে কলটি এজেন্টের কাছে পাঠানো হয়। তারপর আপনার সমস্যার কথা বলুন আমাদের এজেন্টের কাছে । আমাদের এজেন্ট সংশ্লিষ্ট উপজেলা নির্বাহী কর্মকর্তা কাছে আপনার তথ্যটি পাঠিয়ে দিবেন। সরেজমিনে যাচাই-বাছাই করে প্রকৃত অভাবী মানুষের বাড়িতে খাদ্য সহায়তা পৌঁছে দেওয়া হবে।

Llama el 333 (y pulse el 3) para recibir asistencia alimentaria de emergencia. Para garantizar que los verdaderos solicitantes del servicio puedan obtenerlo, la llamada se envía a un agente tras un proceso de selección inicial a través del sistema interactivo de voz (IVR). A continuación, habla con el agente sobre tu problema. Nuestro agente enviará tu información al oficial de Upazila Nirbahi correspondiente, un ejecutivo de la administración local. La ayuda alimentaria seca se entregará a los hogares de las personas necesitadas tras una comprobación y confirmación sobre el terreno.

El Centro de Respuesta de Emergencia del Departamento de Gestión de Desastres recoge la información de ayuda alimentaria requerida de la administración y asigna comida a los necesitados. Solo en abril de 2020, la línea de ayuda respondió más de 46 600 llamadas de familias pidiendo ayuda alimentaria. Este servicio sigue estando disponible durante el último confinamiento, a pesar de algunas quejas.

Por ejemplo, cuando un hombre de Narayanganj llamó al “333” para pedir ayuda alimentaria de emergencia en mayo de 2021, las autoridades descubrieron que esta persona era propietaria de una casa y un negocio, y se le impuso la obligación de proporcionar alimentos a cien personas con bajos ingresos como castigo. Luego se descubrió que, pese a ser propietaria de una casa, no podía trabajar por una discapacidad parcial y perdió su negocio. Así que realmente necesitaba asistencia.

Bidyanondo Foundation's relief effort. Image via Bidyanondo. Used with permission.

Iniciativa de ayuda de la Fundación Bidyanondo. Imagen vía Bidyanondo. Utilizada con autorización.

Comida a un taka de la Fundación Bidyanondo

La Fundación Bidyanondo liderada por Kishor Kumas Das, profesional de la informática y ahora activista, empezó su labor en 2013 para brindar educación a miles de niños desfavorecidos de las calles de Bangladesh. En 2016, puso en marcha el programa Comida a un taka para alimentar y ayudar a esos niños y otras comunidades marginadas. El precio de la comida se rebaja considerablemente a un taka bangladesí (1,18 céntimos de dólar), cantidad simbólica destinada a reducir cualquier estigma sobre la necesidad de asistencia alimentaria.

Durante el confinamiento de COVID-19 en 2020 y 2021, la Fundación Bidyananda comenzó a proporcionar alimentos y otro tipo de ayuda a gran escala, en la capital Daca, y en todo Bangladesh.

A Volunteer carrying containers full of food aids to bring smile to the hungry people. Image via Bidyanondo. Used with permission.

Un voluntario lleva contenedores llenos de ayuda alimentaria para llevar una sonrisa a los hambrientos. Imagen vía Bidyanondo. Utilizada con autorización.

Esta publicación de Bidyanondo en Facebook muestra los esfuerzos incansables de sus voluntarios para suministrar ayuda alimentaria a los hambrientos.

তীব্র গরমও যেন থামাতে পারেনা তাঁদের। এভাবে সুপার ম্যানের মতো প্রতিটি স্বেচ্ছাসেবক এগিয়ে যায় হাত ভর্তি খাবার নিয়ে, আর নিশ্চিত করে শত শত পরিবারের মুখের হাসি।

Ni el calor ni la humedad pudieron detenerlos. Como un superhombre, cada voluntario avanza con las manos llenas de contenedores de comida, y asegura sonrisas en los rostros de cientos de familias necesitadas.

Fuerzas gubernamentales, como Policía y Guardia de Frontera, asistieron a la Fundación Bidyananda en la entrega de ayuda alimentaria en zonas remotas. Según un informe publicado en la página de Facebook de Bidyanondo el 1 de mayo de 2020, la asistencia proporcionada por la Fundación Bidyanondo se distribuyó entre mil familias desempleadas en las zonas fronterizas de los distritos de Kurigram y Lalmonirhat.

Mehmankhana y las comidas iftar para los hambrientos

Este año, el mes sagrado musulmán del Ramadán comenzó durante el confinamiento de abril. Los musulmanes ayunan desde el amanecer hasta el atardecer y suelen romper su ayuno con una comida iftar. Un gran número de jornaleros de la capital Daca, como los tiradores de rickshaw, se quedaron en casa por las restricciones de movimiento; les resultaba díficil conseguir dos comidas al día, incluida una nutritiva comida Iftar. Una organización benéfica llamada Mehmankhana liderada por la trabajadora teatral, Liza Asma Akhter, y sus amigos llevan dando comidas desde abril de 2020 a huérfanos, tiradores de rickshaw, vendedores ambulantes y personas de otros sectores marginados de la sociedad. Este año, durante el Ramadán, proporcionaron comidas iftar a más de 1500 personas al día.

La periodista Ayesha Akhtar Keya publicó en Facebook:

এই রমজানে প্রতিদিন সন্ধ্যায় লিজা আপুর বাসা থেকে পাশের রাস্তাগুলোতে দু সারিতে সারিবদ্ধভাবে দাঁড়িয়ে থাকা রিকশার এক মনোরম দৃশ্য আপনার দৃষ্টি কাড়বে অনায়াসেই। [..] স্বেচ্ছাসেবকগন ব্যস্ত, খাবারের প্লেটগুলো ভ্যানে উঠিয়ে যতদ্রুত সম্ভব মেহমানদের হাতে পৌঁছে দিতে। অসাধারন এ দৃশ্য যে কাউকে আন্দোলিত করতে পারে অমোঘ মানবপ্রেমে।

Todas las noches de este Ramadán, se pudo ver la maravillosa vista de los rickshaws alineados en dos filas en los carriles cercanos que parten de la casa de Liza. […] Se ven voluntarios que sacan contenedores de comida de una furgoneta y los entregan a los huéspedes lo antes posible. Esta extraordinaria escena puede despertar el amor por el ser humano en cualquiera.

El crítico de Bangladeshi Food publica una reseña de la iniciativa en YouTube:

La iniciativa no está financiada por grandes empresas donantes sino por ciudadanos de a pie, dijo Syed Saiful Alam Shovan, trabajador social y voluntario. Sin embargo, solo pueden hacer eso por tamaño limitado de su organización:

সকাল বেলা ফুটপাতের চেয়ারর উপর কেউ চাল, ডাল, চিনি, চিড়া, খেজুর রেখে যান। সামাজিক যোগাযোগ মাধ্যম, ব্যক্তিগত যোগাযোগ, আত্মীয়, বন্ধুবান্ধব সবাই মিলে দিন শেষ এ সংগ্রহের উপর ভিত্তি করেই, আমরা বিনয়ের সাথে অনেকের বড় বড় অনুদান ফিরিয়ে দেই।

Las personas dejan diferentes ingredientes como arroz, legumbres, azúcar, dátiles en las banquetas de la acera por la mañana. Recogemos fondos a través de las redes sociales, contactos personales, familiares, amigos y, al final del día, devolvemos amablemente las grandes donaciones (pensando en nuestra capacidad).

Shovon espera que Mehmankhana pueda expandirse a otros sitios de la ciudad.

Nafisa Anjum Khan y un Bangladesh

Nafisa Anjum Khan es una especialista en marcas que trabaja para una multinacional en Bangladesh. Se unió a una campaña organizada por una ONG local llamada Cholo Sobai, cuya misión es alimentar a los hambrientos. Nafisa se sube a un vehículo triciclo impulsado por gas natural comprimido (GNC) para llevar la ayuda alimentaria a las puertas de las personas necesitadas que se ponen en contacto con ella por teléfono. Recibió apoyo de celebridades, como la estrella del críquet Tamin Iqbal que puso de manifiesto sus esfuerzos.

Nafisa Khan distributing food during the Covid-19 pandemic. Image via her Facebook page. Used with permission.

Nafisa Khan distribuyendo alimentos con un tuctuc durante la pandemia de COVID-19. Imagen a través de su página de Facebook. Utilizada con autorización.

Fue a muchas ciudades de Bangladesh como Narayanganj, Netrokona y Jamalpur, para llegar a más personas necesitadas y pública actualizaciones periódicas en su página Facebook, a través de la cual recoge ayuda alimentaria, como en esta publicación de 11 de abril de 2021:

ইতিমধ্যেই ঢাকার ৬টি এলাকা থেকে ২১১টি পরিবারের ফোন কল,মেসেজ পেয়েছি যাদের খাদ্য সহযোগিতা প্রয়োজন।যার ঘরে যা আছে-চাল,ডাল,আলু,পেয়াজ আমাকে দিতে পারেন আমি সঠিক পরিবারকে পৌঁছে দিব।আপনাদের সকলের সহযোগিতা একান্ত কাম্য।

Recientemente he recibido llamadas telefónicas y mensajes de ayuda alimentaria de 211 familias de seis zonas. Puedes compartir alimentos secos de tu casa como arroz, dal, patatas, cebollas etc… y enviármelos. Yo los entregaré a las familias adecuadas (que lo necesiten). Espero su sincera cooperación.

Bangladesh es un país populoso y solo los esfuerzos del Gobierno pueden no ser suficientes para frenar las crecientes tasas de hambre, pero esfuerzos como estos están dando los alimentos que tanto se necesitan y manteniendo la esperanza de la humanidad.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.