¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Macedonia: La maldición del ‘bipartidismo’

Foto de manarh, licencia de CC.

Veteranos bloggers macedonios expresan la opinión ampliamente sostenida entre sus compatriotas, que no son simpatizantes de los partidos políticos, sobre sentirse rehenes de un sistema sin alternativas independientes.

A menudo, esas opiniones son expresadas como versiones de la paradoja del asno de Buridan, o en las palabras del personaje Bart Simpson: “Estás condenado si lo haces, y estás condenado si no lo haces”.

Vuna, blogger y analista politico, usó una broma acerca del pulpo Paul para abordar las percepciones limitadas. Escribió [mac]:

Hace algunos días escuché esta broma acerca de las frustraciones cotidianas de vivir en Macedonia:

“A Paul se le dio a elegir entre el VMRO (Organización Revolucionaria Interna Macedonia) y la SDS (Unión Social Democrática de Macedonia) … y al final murió de hambre”.

Sin embargo, esta “payasada” es un enorme fracaso. Al comienzo me gustó, pero cuando lo pensé, se me ocurrió lo siguiente.

La historia de las “predicciones” de Paul es que en verdad escoge un mejillón de uno de los dos contenedores que se le ofrece. Por supuesto, escoge las almejas para comer. En nuestro caso, no escoge al mejillón del VMRO ni al del SDS y muere de hambre.

La explicación por la que Paul muere de inanición es que es una persona de principios o lo suficientemente estúpido como para no escoger ni el VMRO ni el SDS, porque son “la misma basura”, aun cuando los mejillones están colocados solamente en los contenedores. Si quiere sobrevivir, tiene que escoger uno de los partidos.

Lo triste es que la historia no incluye a un mejillón fuera de las cajas. La parte subconsciente de la broma es suficientemente honesta: Paul quiere comer para sobrevivir, y está “condenado” a escoger una de las opciones- VMRO o SDS. De este modo, la “broma” sirve a la cobardía de los ciudadanos macedonios, que no ven opción más allá de los partidos políticos. No hay preparación para imaginar un mejillón fuera de las cajas.

Volan, describió [mac] su opinión sobre la situación de Macedonia de una manera más prosaica:

La lucha entre la Posición y la Oposición en nuestra arena política se parece a una intriga de la corte, un espectáculo teatral donde los actores cambian de papel, y a menudo un circo. El término arena política no es un accidente. Históricamente, arena viene del periodo romano, cuando se usaba el combate a muerte como entretenimiento de los gobernantes y las personas poderosas que los rodeaban. La decisión de quién vivirá o morirá a menudo dependía de la posición del pulgar del gobernante. Un combate con el propósito principal de obtener una mejor posición para consumir [los recursos – presentados como un plátano]… Hubo un tiempo en el que la gente veía las sesiones de la Asamblea en la televisión por diversión.

Hay que preguntarse qué juegos juegan nuestros principales actores en el dúo Posición-Oposición. Mientras un partido está en el poder, olvida que en las próximas elecciones quedará sin sitio y promulga leyes que excluyen derechos de la Oposición. Después sienten la venganza. Por ejemplo, mientras el gobierno fortalece el rol de la policía, olvidan que las leyes que hacen serán usadas en su contra cuando dejen el poder.

Sin embargo, hay temas en los que los dos campos están de acuerdo. Los jugadores principales en Posición y Oposición tienen una regla no escrita -pelean en conjunto en contra de la aparición de un tercer campo y nuevos sujetos políticos. Promulgaron leyes para limitar las oportunidades para que otros se unan el club fijando umbrales crecientes para formar nuevos partidos que puedan competir con ellos por escaños en el estado y a nivel local, en la Asamblea y las municipalidades.

Otro rasgo común es disminuir el umbral de concurrencia -con la finalidad de tener elecciones exitosas con menos participación de electores. Esta es su solución para ignorar la voz de los ciudadanos que, negándose a votar, mandan un mensaje de insatisfacción a ambos lados por la forma en que se maneja el país. En la práctica, esto resulta en un gobierno absoluto con el apoyo de solamente 25 a 30% de los electores. Independientemente, ese gobierno es absoluto y legal.

Además, el teatro o circo de la Posición y la Oposición también tiene otro actor muy importante -el llamado factor extranjero internacional, es decir, los representantes de los grandes poderes o grupos mundiales… No es de sorprender que a menudo los políticos vayan a besarles la mano. Sin su apoyo, ciertamente perderían en las siguientes elecciones, y a menudo los políticos locales están obligados a obedecer a cambio de silencio acerca de información comprometedora. En consecuencia. a menudo somos testigos de súbitos retiros de los poderosos de la vida política, como Georgievski en Macedonia, Sanader en Croacia y, si les parece, Karadžić en Bosnia… Estos contratos nunca se firman en papel, pero la mayoría de las veces son respetados.

El rol de nuesta oligarquía de nuevo rico es aún joven y no es fuerte, pero están presentes en la vida política. Las estructuras criminales también están detrás de la escena de la política -todos saben de eso, pero los que gobiernan nunca se meten con eso. La tercera rama del gobierno, las Cortes, siguen bajo la influencia de los que ponen a los jueces en sus sitios. Los periodistas están en una grieta entre su ética y su dependencia a los dueños de los medios que son influyentes intérpretes políticos.

Posiblemente, se puede encontrar una razón para este empantanamiento en el hecho que la mayoría de los electores que no son parte de las jerarquías de clientelismo de los partidos políticos siempre han votado para castigar a los políticos gobernantes. Esta situación es similar a la de EE.UU., como lo describe Jack Gamble en su post “¿Por qué nunca se dará un tercer partido?” (el resaltado es nuestro):

¿Votaste por Kerry o contra Bush? ¿Votaste por McCain o contra Obama? Aunque es obvio que Obama inspiró una nueva casta de electores que nunca participaron en el proceso, la mayoría de los que apoyaron a McCain no necesariamente eran fans de McCain. Simplemente le temían a Obama. Casi igual que los simpatizantes de Kerry no estaban impresionados con los giros de los Senadores y con la monótona diatriba al estilo de Gore. Simplemente odiaban a Dubya. Con la mayoría de la gente votando en contra y pocas personas votando a favor, el sistema de dos partidos siempre prevalecerá. La gente votará por el tipo que es más probable que gane al tipo que odian y no votarán por el candidato que se asemeje más a sus ideas. Los Demócratas simplemente se tragaron a los partidos Verde y Libertario, incluso aunque los más autoproclamados “independientes” nunca lo vieron venir.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.