¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

La fascinación por ‘Nkosi Sikelel’ iAfrika’ no solo en este continente, sino más allá de sus fronteras

Enoch Sontonga, composer of Nkosi Sikelel' iAfrika (God Bless Africa) on a post stamp - Public Domain

Enoch Sontonga, compositor de Nkosi Sikelel’ iAfrika (Dios bendiga a África) en un sello. Dominio público

Aunque no sepas exactamente cuál es el título de la canción, hay  muchas posibilidades de que hayas escuchado alguna vez la melodía.

Nkosi Sikelel’ iAfrika (Dios bendiga a África) es el himno nacional de Tanzania y  desde 1964 una parte también del himno nacional sudafricano. Sin embargo, la fascinación en todo el continente africano va mucho más allá de la melodía familiar y los eventos internacionales.

En la era de Internet, la atracción por la canción en todo el mundo es incuestionable. La versión subtitulada en francés de YouTube ha sido vista más de 40.000 veces, la versión en español al menos 60.000 y la versión portuguesa 18.000. Además de miles de versiones del himno se han compartido  a través de varias plataformas y medios sociales.

Esta atracción irresistible es incluso mayor en África, donde una de las interpretaciones más vistas es la del Coro de Niños de Kenia. Además, un coro de Cotonu, en Benin, y el coro de la iglesia congoleña la han incorporado también como parte de su repertorio.

Como resumen de la diversidad de africanos que se sienten atraídos irresistiblemente por la canción tenemos el siguiente video, un tributo a Nelson Mandela con las letras originales en Xhosa y Zulu y los subtítulos en inglés. ¿Quién es el autor del video? Heri Rakotomalalala, un desarrollador de páginas web en Madagascar, afincado en Cánada.  (El video ha sido visto 27.000 veces desde diciembre del 2013)

Pero ¿qué es lo que hace que este video sea tan atractivo para toda la gente del continente africano? Sin duda alguna, la armonía del coro, así como el mensaje de unidad son relevantes, pero ambos aspectos cobran realmente importancia cuando la multitud la canta al unísono. Un ejemplo sería el concierto de Ladysmith Black Mambazo en el que participaron Miriam Makeba y  Paul Simon a  mediados de los 80.

Screen capture of Lady smith black mambazo concert

Captura de pantalla de la multitud cantando el himno en el concierto Lady Smith Black Mambazo.

Pero esta no es la razón por la que más de 1.2 millones de espectadores se sienten atraídos por la canción. Como sucede a menudo, hay que tener en cuenta el contexto histórico. La canción, vinculada con los movimientos africanos y anticolonialistas, se convirtió en la esencia del Congreso Nacional Africano (ANC) en Sudáfrica, donde se cantaba a  menudo en la reuniones del movimiento global antiapartheid en los años 80 y 70. Bennetta Jules-Rosette y David B. Coplan, investigadores en la Universidad Wits de Johannesburgo, sostienen que es el llamamiento a nuestras emociones como seres humanos lo que la convierte en algo universal:

Nkosi Sikelel’ iAfrika (God Bless Africa), known as the African anthem, is a powerful signifier for mourning, redemption, and celebration. In the religious versions, the text emphasizes mourning for Africa’s past and a prayer for redemption through Jesus and the Holy Spirit. The secular versions eliminate the reference to Jesus and focus on the spiritual inspiration and uplift needed by Africa’s leaders. Africa metonymically occupies the space of a departed ancestor, living in a timeless eternity while waiting for redemption. The political song transforms this timeless eternity into an active present and an opportunity for future progress.

Nkosi Sikelel’ iAfrika (Dios Bendiga a África), más conocida como el himno africano, es un poderoso símbolo de luto, redención y celebración. En la versión africana, el texto hace hincapié en el duelo por el pasado de África y es también una oración de redención a través de Jesús y el Espíritu Santo. Las versiones laicas han eliminado la referencia a Jesús y se centran más en la inspiración y estimulo que representan los líderes africanos. África metonímicamente ocupa el espacio de un antepasado que partió y vive en una eternidad atemporal a la espera de la redención. La canción política transforma esta eternidad atemporal en un presente activo y una oportunidad de progreso para el futuro.

El origen del himno es tan fascinante como su significado para la sociedad. Enoch Sontonga, sacerdote Xhosa de la escuela de una misión metodista, cerca de Johannesburgo, compuso la canción como un himno en 1897. Un bloguero, Siemon Allen, en el FlatInternational- Archivo de Audio Sudafricano cuenta la historia de la grabación:

Sontonga was a gifted song writer who composed tunes for his students to use at public events. The African National Congress eventually adopted Nkosi Sikelel’ iAfrika as their official anthem in 1925. With the adoption of the hymn by the ANC as its official anthem, the song was sung at many official events. But it could also be heard at most gatherings of protest and subsequently became a rallying cry and symbol of resistance. The role of the hymn in this way shifted from a religious to a political context.

Sontonga fue un talentoso compositor que solía componer melodías para que las utilizasen los estudiantes en eventos públicos. El Congreso Nacional Africano finalmente adoptó el Nkosi Sikelel’ iAfrika como su himno en 1925. A raíz de la adopción de la canción como himno oficial del ANC (Congreso Nacional africano en inglés)  se pasó a cantar en muchos eventos oficiales, además de escucharse en la mayoría de las concentraciones de protesta, para convertirse más tarde en un grito de rebelión y símbolo de resistencia. De esta manera, el contenido religioso del himno se transformó en contenido político.

La canción es muy popular no solamente en el continente africano. La versión en eslovaco de abajo (arreglos por Tomaž Kozlevčar) atrajo a 120,000 espectadores.

Tomaž Kozlevčar  explica en este mensaje a los sudafricanos de todo el mundo porque se sintió impulsado a crear este video:

Dear South African friends, honouring the big and immeasurably important steps you and your compatriots have taken in the last decades towards finding the great strength of ethnic and cultural diversity of your beautiful country, we – Perpetuum Jazzile vocal group, where tolerance and multiculturalism stand at the forefront of everything we do – would like to say a big thank you for all your humanity, wisdom, and courage, which blended into one of the brightest contributions to the history of mankind, let alone its future. Moreover, we would kindly ask you to accept a brand new rendition of your beloved Nkosi Sikelel’ iAfrica as our gift of gratitude to you! Finding rhythmic pulse and rich harmonies using our vocals only, we hope the song, created in our homeland of Slovenia, finds a special and harmonious place in your hearts for many years to come.

Queridos amigos sudafricanos, en honor al enorme e inconmensurable paso que han dado en las últimas décadas hacia la búsqueda de la riqueza étnica y diversidad cultural de su hermoso país, nosotros, el grupo vocal Perpetuum Jazzile, para quienes la tolerancia y el multiculturalismo están a la vanguardia de todo lo que hacemos, queremos darles las gracias por la humanidad, sabiduría y coraje, reunidos en una de las contribuciones más brillantes en la historia de la humanidad, por no mencionar en su futuro. Además, nos gustaría amablemente pedirles que acepten esta nueva interpretación del querido Nkosi Sikelel’ iAfrica como una muestra de nuestra gratitud. Esperamos que la canción que hemos creado en nuestra tierra natal, Eslovenia, con solo nuestras cuerdas vocales para reproducir el ritmo y la armonía, ocupe un lugar especial y de cordialidad en vuestros corazones en los años venideros.

Un coro francés de Lyon también creó su propia versión del himno:

Christian Jusselme, productor del video, es profesor de música en el colegio Marie Laurencin y en el instituto Rene Cassi Tarare (Ródano). A petición de sus alumnos, decidió crear un coro especializado en soul, gospel, cantos espirituales negros y música del mundo.

En Estados Unidos, el club Glee de la universidad de Princenton, también homenajeó a Nelson Mandela después de su muerte con una conmovedora versión del himno:

Seguramente una canción menos conocida de Special AKA probablemente ha conseguido  mucho más en términos de progreso social contra el apartheid que Nkosi Sikelel’ iAfrika. Pero el hecho es que Nkosi Sikelel’ iAfrika sigue resonando en los corazones de todos, no solo de los africanos, como ninguna otra canción. Enoch Sontonga  falleció casi en el anonimato en 1905,  pero un siglo después su obra maestra aún vive en el corazón de todo un continente

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.