¿Ve todos esos idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Un nuevo afiche muestra lo desesperada que está la odiada oposición japonesa por conseguir votos

 

Japan DPJ Poster Fail

Eslogan principal: «Puede que odie a los demócratas, pero amo más la democracia». —  Partido Democrático de Japón. Imagen extensamente compartida en redes sociales.

Un afiche electoral descrito por algunos como «masoquista» señala lo desesperado que está el principal partido japonés de la oposición por atraer de alguna manera a los votantes para las elecciones programadas para el verano (en el hemisferio norte) del 2016.

El afiche, creado por el Partido Democrático de Japón (también llamado algunas veces Demócratas, pero normalmente DPJ en medios de comunicación de habla inglesa), se ha difundido entre medios tradicionales y sociales.

¿El mensaje principal del afiche?

「民主党は嫌いだけど、民主主義は守りたい」

«Puede que odie a los Demócratas, pero amo más la democracia».

La alegación tácita es que los votantes hagan lo correcto aunque no sea de su agrado y voten a los Demócratas en la próximas elecciones a la Cámara de Consejeros (la cámara alta del parlamento bicameral de Japón).

El DPJ también teme que si el Primer Ministro Abe Shinzo y el Partido Liberal Democrático son electos de nuevo en 2016, puede que sigan intentando perseguir políticas «antidemocráticas» que restringen libertades civiles y militarizar Japón, sin una oposición que los detenga.

Sin embargo, muchos japoneses no confiaron en el Partido Democrático de Japón debido a su extraño liderazgo político, sus luchas internas y su manifiesta incompetencia abordando el terremoto masivo, el tsunami y el desastre nuclear que sacudieron a Japón en marzo de 2011.

En la letra pequeña del afiche se puede leer:

「すぐに信じなくてもいい。野党として、止める役割をやらせてください」

No tiene que confiar en nosotros de inmediato. Simplemente déjenos hacer nuestro trabajo (defender la democracia) como partido de la oposición japonesa.

Previsiblemente, el afiche del DPJ ha causado escepticismo. El portal de noticias de izquierdas Asahi lo cataloga de «masoquista» (“自虐的な新ポスター”).

Comentaristas en redes sociales han hecho sátira del mismo:

¿Quién querría votar a [el Partido Democrático de Japón] después de ver este afiche LOL?

Kan Naoto, un destacado político del DPJ que fue primer ministro durante el triple desastre de Tohoku en marzo de 2011, ha realizado un afiche electoral más provocador:

Leyenda del afiche: «Acabemos con el gobierno destructivo de Abe».

Esta persona parece que es Kan Naoto en el nuevo afiche electoral del DPJ… Es un poco chabacano…

Una sorprendente subida, una caída espectacular

El DPJ de Japón ha estado perdido en el desierto político desde 2012.

Tras una aplastante victoria electoral y tomar posesión del gobierno en 2009, la victoria del DPJ en las urnas, derrotando al Partido Liberal Democrático de Japón (LDP), llevó a una nueva era de políticas electorales verdaderamente competitivas en Japón.

El LDP ha gobernado Japón casi sin interrupción desde el fin de la Segunda Guerra Mundial. El éxito del DPJ, con su fuerte apoyo en ciudades de Japón y políticas progresistas, llevó a creer a muchos que Japón podría finalmente convertirse en un sistema estable bipartidista.

Sin embargo, una vez electo el partido se embarcó en lo que fue ampliamente percibido como varios años de gobierno inefectivo y mediocre así como de violentas luchas políticas internas.

La falta de confianza de la población sobre el DPJ se afianzó tras lo que fue ampliamente percibido como una respuesta débil y confusa al «triple desastre» de Japón en 2011, cuando un terremoto masivo, un tsunami y un accidente nuclear desataron el caos en el noreste de Japón.

El LDP, dirigido por Abe Shinzo, volvió al poder en 2012. Desde entonces el DPJ ha tenido problemas redefiniéndose.

Existen temores de que el propio DPJ esté a punto de desintegrarse, dejando a Japón sin una oposición efectiva.

Sin embargo, según encuestas recientes llevadas a cabo por la emisora nacional NHK, el DPJ no tiene más que un 10% de apoyo, probablemente no suficiente para prevenir que Abe Shinzo y el Partido Liberal Democrático consigan la mayoría cualificada necesaria en el parlamento para modificar radicalmente la Constitución de Japón.

Aún así, en vísperas de las «dobles» elecciones de la Cámara Baja y la Cámara Alta programadas para el verano de 2016, puede que aún exista una oportunidad para el asediado partido de la oposición de Japón. La pronunciada subida del yen así como la caída de la bolsa de valores han puesto fin de forma eficaz al “Abenomics”, la iniciativa insignia del gobierno de Abe Shinzo.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.