¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Activistas rusos filtran información personal del director de una prisión acusado de ordenar torturar presos

Photo taken in Shlissel'burg, Leningrad Oblast. Flickr: CC 2.0

Foto tomada en Shlisselburg, en el óblast de Leningrado. Flickr: CC 2.0.

A finales de octubre, el activista político Ildar Dadin denunció haber sufrido torturas y condiciones brutales mientras se encontraba encarcelado en la colonia penal n.º 7 en la ciudad noroccidental de Segezha. Según informan, Dadin, condenado el pasado diciembre a tres años de prisión con arreglo a una nueva ley que criminaliza la «infracción reiterada de las normas de reunión pública», le dictó la carta a su abogado y se la envió a su mujer. El sitio web independiente de noticias rusas Meduza publicó la carta el 1 de noviembre del 2016.

La carta, que es bastante detallada y podría perturbar a algunos lectores, describe la tortura y el abuso sistemáticos de los prisioneros bajo los auspicios del director de la prisión, el Mayor Sergey Kossiev. En su primera semana en la colonia penal n.º 7 (el mismo centro en el que estuvo preso el ex magnate del petróleo Mikhail Khodorkovsky), Dadin afirma haber sido golpeado aproximadamente por una docena de personas al mismo tiempo, colgado durante media hora de unas esposas, intimidado con agresiones sexuales, y amenazado de muerte si denunciaba al mundo exterior sus condiciones.

El trato que reciben los prisioneros le será familiar a todo aquel que haya leído el corpus de literatura sobre los gulags de la era soviética —incluidos clásicos como Archipiélago Gulag, de Aleksandr Solzhenitsyn; Relatos de Kolimá, de Varlam Shalamov; y Todo fluye, de Vasili Grossman, todos los cuales detallan la vida en los campos de concentración soviéticos. Los ciudadanos de la Unión Soviética interesados en el tema dependían del Samizdat (publicaciones impresas y distribuidas ilegalmente) para leer estas historias, mientras que los activistas rusos modernos usan las redes sociales para compartir dicha información.

Otros, incluso, hacen uso de la tecnología con el fin de tomarse la justicia por su mano, en cierto sentido. El activista político ruso Vladislav Zdolnikov, que es activo en el opositor Partido Progresista y en la plataforma de protesta Newscaster.TV, ha estado dirigiendo sus ataques hacia el propio director de la prisión con la ayuda de las redes sociales. Desde que se publicó la carta de Dadin, Zdolnikov ha estado tuiteando información sobre el Mayor Kossiev, a quien Dadin acusó de complicidad en su tortura. También ha señalado a otros en la página de Vkontakte de Kossiev:

Este parece ser el verdadero perfil social del director de la colonia penal 7. Vamos a decirle al cabrón qué le va a pasar cuando se produzcan grandes cambios en la política.

El lider de la oposición rusa, Aleksey Navalny, también compartió el enlace al perfil de Vkontakte de Kossiev, así como unas pocas fotografías de él en situaciones normales —relajándose y pasando tiempo con su familia en la playa— junto con la descripción de Dadin de cómo Kossiev ordena torturar al prisionero.

Esta es la página de Vkontakte del torturador Kossiev.

Zdolnikov ha identificado públicamente a miembros de la familia de Kossiev, incluidos su mujer y sus hijos, y señaló sus páginas de redes sociales. Además, ha urgido a sus seguidores a que contacten con ellos y escriban que Kossiev es un “cabrón”.

[En respuesta a la pregunta: “¿Te consideras mejor que el torturador?”] Por supuesto, me considero mejor que él. Escriban a sus familiares que su marido o padre es un cabrón. Eso es lo correcto.

Aric Toler, de RuNet Echo, le preguntó a Vladislav Zdolnikov qué esperaba conseguir exponiendo la información personal de Sergey Kossiev.

RuNet Echo: ¿Por qué decidiste llamar la atención sobre Kossiev y su familia en las redes sociales?

Vladislav Zdolnikov: When we're talking about massive violence against prisoners that has clearly been organized by the prison colony administration, one of the few ways to affect change is to publicize the event widely.

I think that it's important to bring this information to the attention of those close to the administrators who committed the crimes, including their friends and family members. They should know what this person, with whom they're living and socializing, is doing.

So we're translating what has happened from the professional to the personal realm. I'm sure [the prison administrator] doesn't come home and say, “Today, I tortured a prisoner, suspending him in the air by his handcuffs.” He doesn't say to his wife, “Today I threatened to rape a prisoner,” because he knows she won't understand why.

I think this kind of moral pressure should positively influence Dadin's situation.

But I should clarify that I don't think that his family should be held responsible or suffer for his actions. I would never call for them to be “poisoned” by this information or negatively affected in any way.

Vladislav Zdolnikov: Cuando hablamos de violencia desmedida contra los prisioneros, claramente organizada por la administración de la colonia penal, una de las pocas formas de provocar el cambio es divulgando el suceso ampliamente.

Creo que es importante informar de esto a las personas cercanas a los administradores que cometieron el crimen, incluidos sus amigos y familiares. Deberían saber qué hace esa persona con la que viven y se relacionan.

De esta manera trasladamos el suceso del ámbito profesional al personal. Estoy seguro de que [el director de la prisión] no llega a casa y dice: «Hoy he torturado a un prisionero, lo he suspendido en el aire colgado de unas esposas». No le dice a su mujer: «Hoy he amenazado a un prisionero con violarlo», porque sabe que ella no lo entendería.

Opino que este tipo de presión moral debería influir en la situación de Dadin.

Pero debo aclarar que no creo que su familia deba considerarse responsable o sufrir por sus acciones. Yo nunca pediría que se los “envenenase” con esta información ni que les afectase en absoluto de manera negativa.

RuNet Echo: Leer tus tuits y ver el perfil social de Kossiev, junto con la carta de Dadin, me ha recordado a la “Banalidad del mal“. ¿Qué efectos podría provocar en el ciudadano ruso promedio, en la opinión pública y en la situación de las colonias penales plantear esta yuxtaposición?

Vladislav Zdolnikov: I think that this definitely has an effect on people's relationship to this person. They recognize that this person, who tortures people at work, might be lying next to them at the beach. This, at a minimum, makes you think.

Social media gives us the ability to act in situations when it seems like we can't do anything. We don't have any hope of an audit from the prosecutor's office, or of the guilty parties being fired or punished. When you feel empathy for what's happening, when you get worried, it makes you think about what you might be able to do to help a person. I know Dadin personally, and I am especially worried about what he wrote in his letter. So I needed to think up something, the result of which was this action. I don't know how better to call it.

Vladislav Zdolnikov: Creo que afecta definitivamente a las relaciones con esta persona. Reconocen que al lado de ellos, en la playa, puede estar tendida una persona que ha torturado a gente en el trabajo. Esto, como mínimo, te hace pensar.

Las redes sociales nos ofrecen la capacidad de actuar en situaciones en las que parece que no podemos hacer nada. No tenemos ninguna esperanza de que la oficina del fiscal realice una auditoría, ni de que se elimine o se castigue a las partes responsables. Cuando sientes empatía por lo que está pasando, cuando te preocupas por ello, piensas en qué podrías hacer para ayudar a una persona. Conozco a Dadin personalmente, y me ha preocupado en gran medida lo que ha escrito en la carta. Así que tenía que pensar en algo, y el resultado de ello ha sido esta acción. No conozco mejor manera de anunciarlo.

RuNet Echo: En Occidente conocemos los campos soviéticos de prisioneros gracias a la literatura de otras décadas. No conocemos mucho sobre los de ahora, excepto por lo que vimos en el caso Pussy Riot. ¿Qué le dirías a la audiencia occidental sobre la situación actual de las colonias penales rusas modernas, y cómo podríamos conocerlas mejor (en Occidente)?

Vladislav Zdolnikov: The situation that we learned about in Dadin's letter is an absolutely familiar one for the majority of Russian prisons. Prisoners are not treated like people, and they're kept in constant fear, in order to subdue and suppress their willpower.

We learned about the situation with Ildar Dadin only thanks to the fact that he and his wife have a certain prominence in opposition circles. This helped the text of his letter be disseminated quickly.

A quick Google search turns up hundreds of stories like Ildar's. Here, for example, is a letter from a prisoner from 2012 from a prisoner in the same penal colony. The torture described there is exactly the same as the torture described in Ildar's letter.

Vladislav Zdolnikov: La situación que conocimos mediante la carta de Dadin es absolutamente normal en la mayoría de las prisiones rusas. A los prisioneros no se les trata como a personas, y se les mantiene con miedo constante para someter y suprimir su fuerza de voluntad.

Conocemos la situación de Ildar Dadin solo gracias al hecho de que él y su esposa gozan de cierta importancia en los círculos de la oposición, lo cual ha ayudado a que su carta se divulgue con rapidez.

Una rápida búsqueda en Google revela cientos de historias como la de Ildar. Esta, por ejemplo, es la carta de un prisionero de la misma colonia penal, escrita en el 2012. La tortura descrita ahí es exactamente la misma que la que describe Ildar en su carta.

Menos de 24 horas después de que Meduza publicara la carta de Dadin, esta acción parece haber causado ya un impacto. Activistas y manifestantes se han reunido fuera de la oficina del Servicio Penitenciario Federal en Moscú para prostestar en apoyo de Dadin y de la reforma de la prisión.

Una manifestación contra la tortura de Ildar Dadin cerca del edificio del Servicio Penitenciario Federal.

Asimismo, el 1 de noviembre, el canal de televisión ruso REN TV publicó una fotografía de Dadin supuestamente tomada antes del día en cuestión, en la que a simple vista no muestra cardenales ni signos de violencia. La esposa de Dadin, Anastasia Zotova, afirma que a su marido se le hirió a mediados de setiembre, y que las heridas no se habían curado por el momento.

Los funcionarios del Servicio Penitenciario Federal han prometido concederles acceso al prisionero a “especialistas médicos independientes”, para confirmar las declaraciones del gobierno de que no ha sido víctima de ningún abuso físico ilegal.

Únase a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.