¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

Mensaje en japonés de activista siria al pueblo de Japón

A Message from Syria to the Japanese people

Captura de pantalla de “Un mensaje de Siria al pueblo japonés”, por Lina Shamy.

Mientras fuerzas leales al presidente Bashar al-Ásad sitiaban el este de Alepo durante la segunda mitad de 2016, muchos activistas que vivían en la ciudad llevaron su lucha a los medios sociales para contrarrestar la narrativa presentada por los medios de comunicación a favor de Ásad y la intervención rusa.

Una de estos activistas era Lina Shamy, de 26 años. Mediante Twitter, YouTube y otras plataformas de medios sociales, Shamy explica en varios idiomas lo que ocurre en Siria. En su video más reciente, Shamy utiliza japonés, idioma que aprendió en sus tiempos de estudiante universitaria, para dirigirse a una audiencia en particular: el pueblo japonés.

Lina comienza el video agradeciendo “al pueblo japonés y a su gobierno por apoyar enormemente a los sirios a través de las Naciones Unidas“, y también por “dar la bienvenida a 150 ciudadanos sirios como estudiantes, lo cual es una gran oportunidad para ellos de continuar con sus metas académicas”.

Continúa:

Syria is witnessing a revolutionary call for freedom and dignity for its entire people. The dictatorship regime is continuing to kill whoever has participated in this revolution from the Syrian people with brute force. Besides that, the dictatorship regime called foreign militias and armies from other countries to intervene in order to help with suppressing this revolution of freedom and dignity.

Siria es testigo de un llamado revolucionario por la libertad y la dignidad de todo su pueblo. El régimen dictatorial sigue matando con fuerza bruta a todo aquel que haya participado en esta revolución del pueblo sirio. Además, el régimen ha llamado a milicias y ejércitos de otros países a que intervengan en reprimir esta revolución de libertad y dignidad.

Luego pidió al pueblo japonés que resistiera la normalización con el régimen de Ásad:

Please do not support the Assad administration to set up facilities of water and electricity because most of the money that is supported is not being used to fix or build lifeline facilities by the Assad government. They are using it to bring fuel to the tanks that are killing the Syrian people. In addition to this, even though they're using part of the money to repair the facilities in Damascus city where Assad and his regime are based, the Syrian people do not know that the money is coming from Japan or where it is being directed.

Por favor, no respalden los esfuerzos del gobierno de Ásad para instalar servicios de agua y electricidad, porque la mayoría de ese dinero recolectado no es utilizado por el gobierno para reparar o construir servicios vitales, sino para transportar combustible para los tanques de guerra que ejecutan a los sirios. Además, aun si usan parte de ese dinero para reparar servicios en la ciudad de Damasco, donde se encuentra Ásad y su gobierno, el pueblo sirio no sabe que ese dinero viene de Japón ni en qué se utiliza.

Aunque pudiera parecer una petición un tanto extraña, es importante remarcar que el 14 de marzo, la Comisión internacional de investigación sobre la República Árabe Siria reveló que “la fuerza aérea siria bombardeó deliberadamente fuentes de agua en diciembre, un crimen de guerra que dejó sin agua a 5,5 millones de personas en la capital de Damasco y sus afueras”.

Los medios de comunicación pro Kremlin y pro Ásad han publicado artículos en los que acusan a los “rebeldes” de envenenar las fuentes de agua, pero la ONU dijo que “no se ha encontrado evidencia alguna de contaminación deliberada o demolición por parte de grupos armados, como sostuvo el gobierno sirio en aquel entonces”.

En entrevista con Global Voices, Shamy dijo que hizo el video para intentar influenciar a la opinión pública en Japón:

Whenever I meet someone from any country I ask them what do people in general think about what's happening in Syria? How does your government see or deal with the Syrian government? What do they tell their people? How do they justify their relationship with Assad? I'm curious because I know how important the role that is played by international community, people and governments in supporting or not supporting the Assad regime.

Cada vez que me encuentro con alguien de cualquier país, le pregunto: ¿Qué piensa su pueblo en general sobre lo que está ocurriendo en Siria? ¿Cómo ve o trata su gobierno al gobierno sirio? ¿Qué le dice a su pueblo? ¿Cómo justifican su relación con Ásad?
Tengo curiosidad porque sé lo importante que es el rol de la comunidad internacional, la gente y sus gobiernos en apoyar o no al régimen sirio.

Dijo que aprendió japonés en un centro cultural en la Universidad de Alepo:

There was a Japanese center in my university. Once, there was a festival at the center to introduce people to Japan and Japanese culture and I really liked it. I soon found out that there were classes at the center to learn Japanese and that a new class was about to start within days. I was excited and I started. I finished level one and was very happy with the experience, so I continued for two years until I reached level 5.

Había un centro japonés en mi universidad. En una ocasión, hubo un festival en ese centro para presentar al pueblo japonés y su cultura, y a mí realmente me gustó. Pronto me enteré que daban clases para aprender japonés en ese centro y que un nuevo curso comenzaría en pocos días. Estaba emocionada y ahí comencé. Terminé con el primer nivel y estaba muy feliz con la experiencia, así que continué dos años más hasta que llegué al quinto nivel.

Pero su relación con Japón no terminó allí:

I have some Japanese friends since I was studying the language and I also have some Syrian friends who study and live in Japan.

The language and the culture was something different and unique I enjoyed every moment of my Japanese classes. It's a difficult language, especially the kanji [logographic Chinese characters that are used in the modern Japanese writing system], but it is also very satisfying and entertaining to finally become able to draw and realize what these figures mean.

Como estudiaba el idioma, hice de unos cuantos amigos japoneses, y también tengo amigos sirios que estudian y viven en Japón.

El idioma y la cultura eran algo único y diferente y disfruté cada momento de mis clases de japonés. Es un idioma muy difícil, especialmente los kanji [logogramas chinos que se utilizan hoy en día en el sistema de escritura japonés], pero también es muy grato y entretenido poder finalmente dibujar y entender lo que significan estos caracteres.

Sobre por qué hizo este video, todo comenzó cuando se reunió con un corresponsal que trabaja “para unos de los canales más famosos de Japón y Asia Oriental”:

We talked and I realized that the image they get has many things missing. Sometimes they fell for the propaganda that Assad was promoting, that Assad is fighting terrorism. I felt that if I'm able to do something about it, that it's my responsibility to do so.

Comenzamos a hablar y me di cuenta que a la imagen que tienen de nosotros le faltan muchos detalles. A veces creían la propaganda promovida por Ásad, que estaba combatiendo el terrorismo. Sentí qué si podía hacer algo al respecto, recaía en mí la responsabilidad de hacerlo.

Su video se vio alrededor de 30 000 veces en Facebook y alrededor de 10 000 en YouTube. Es interesante notar que hubo una diferencia notable en las reacciones públicas entre esas dos plataformas.

Mientras que los mensajes en Facebook eran positivos en su mayoría, con muestras de apoyo en árabe, inglés y japonés, en YouTube fue todo lo contrario, con 100 votos a favor y 800 en contra en el momento de escribir este artículo. Los comentarios en el video de YouTube eran en su mayoría pro Ásad o pro Rusia. Otros hicieron observaciones intolerantes sobre su velo o declaraciones antisemitas advirtiendo sobre los peligros del multiculturalismo.

Pero Shamy ha preferido enfocarse en la reacción de los japoneses a su video, y dijo a Global Voices que las opiniones eran mezcladas, pero mayoritariamente de apoyo:

The engagement was very good, though not everyone agrees with me. A lot simply had no idea but said that this motivated them to question what they were hearing in formal media and to go and look for themselves

La interacción fue muy buena, a pesar de que no todo el mundo está de acuerdo conmigo. Muchos simplemente no tenían ni idea, pero dijeron que esto los motivó a cuestionarse sobre lo que escuchaban en los medios y los incitó a informarse por su cuenta.

La política de refugiados de Japón

Tradicionalmente, Japón acepta un número muy bajo de personas que piden asilo político. Por ejemplo, en 2015, Japón recibió una cifra récord de 7586 peticiones de asilo, pero solo concedió 27.

Tal como lo menciona Shamy en su video, en mayo de 2016 el gobierno japonés dijo que aceptaría a 150 sirios en un periodo de cinco años, y que no los trataría como refugiados, sino como estudiantes de intercambio. En contraste, en 2015 Alemania, otro miembro del grupo G7, recibió 442 000 peticiones de asilo individuales  de personas que lo piden en primera ocasión y planea reubicar a 14 300 en 2017. Canadá ha aceptado poco más de 40 000 refugiados de Siria desde enero de 2017

El intento para incrementar modestamente la admisión de personas con peticiones de asilo, junto con reglas de patrocinio privado basado en un modelo canadiense en donde grupos comunitarios pueden aunar sus esfuerzos para traer refugiados al país, llega en un momento en que Japón repatrió forzosamente a 43 solicitantes de asilo.

Es difícil definir por qué Japón se resiste aceptar a refugiados y solicitantes de asilo. Hay reportes que indican que el gobierno japonés no considera las peticiones de asilo como genuinas, sino que son solicitadas por personas que solamente desean trabajar en Japón por un mejor salario del que obtienen en su país de origen.

Aunque se debate con frecuencia que Japón se considera como una sociedad étnicamente homogénea y cerrada a los foráneos, al mismo tiempo hay cada vez más gente que pide a Japón que abra sus puertas a la inmigración para poder sobrellevar una población que disminuye. Además, mientras que Japón es un importante donante para el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), Estados Unidos y Alemania, países del grupo G7 que aceptan un gran número de refugiados, contribuyen aún más.

También existe la posibilidad de que muchos japoneses simplemente no estén conscientes de las políticas de su gobierno sobre los solicitantes de asilo. That Japanese Man Yuta (Ese japonés Yuta), vloguero de YouTube, recientemente hizo entrevistas en la calle a una cantidad de japoneses con la siguiente pregunta: ¿quieren que haya refugiados en Japón? (video subtitulado en inglés).

Fue una sorpresa que Japón acogiera solo a 27 refugiados en 2015, y permitiera que otros 79 permanecieran en el país por razones humanitarias. Las entrevistas dan a conocer la manera en que el japonés promedio considera a los refugiados, y también desacredita algunas de las ideas equivocadas que se tienen sobre la historia de Japón de aceptar refugiados: entre 1975 y 2005, el país acogió a más de 11 000 refugiados de Vietnam, Laos y Camboya.

Transmitiendo la grave situación del sirio promedio a una audiencia global

El video en japonés de Shamy no es su primera incursión en los medios sociales. Esta persona originaria de Idlib se ha distinguido por mantener actualizados sin descanso a sus seguidores sobre los últimos acontecimientos de la situación por Twitter, y también por ser una de las pocas voces femeninas que sirios y no sirios han escuchado desde el interior de la sitiada ciudad de Alepo del este durante este último asedio.

Entrevista de hoy por la mañana con TRT world sobre la evacuación de Alepo.

Lo último que hicimos en casa antes de irnos.
“La gran revolución siria”. “El pueblo quiere que caiga el régimen”. “La revolución de los abandonados”.

En un tuit viral lanzado el 12 de diciembre de 2016, apenas nueve días antes de que ella y su esposo Yussuf fueran obligados a dejar Alepo, y con temor de una masacre, Shamy pidió al mundo que entrara en acción:

¡A todos los que puedan escucharme!

Y continuó con su activismo aun después de haber salido de Alepo:

Los ataques aéreos nunca se detuvieron en Siria, hoy hubo ataques en el norte: Alepo rural, Idlib e Idlib rural.
También en el sur, especialmente en Wadi Barada.

Shamy, quien se encuentra de vuelta en Idlib, escribió el 20 de enero un artículo conmovedor para el New York Times titulado “I Went to Aleppo to Study. I Left With a Convoy of Refugees” (Fui a Alepo a estudiar. Salí con un convoy de refugiados). También ha escrito un poderoso ensayo de fotografías para el Huffington Post, titulado “These Are The Moments Of Aleppo’s Demise That I Will Never Forget (Estos son los momentos del fin de Alepo que nunca olvidaré) en donde narra su vida en Alepo desde 2008 cuando, a la edad de 18 años, se mudó a la ciudad para estudiar arquitectura en la Universidad de Alepo.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.