En África Occidental, lucha contra la COVID-19 se acompaña de violaciones de los derechos humanos

Imagen de Olga Lionart en Pixabay.

La COVID-19, esa invasora llegada del norte, se ha tomado su tiempo para llegar a África. Pero ha recuperado rápidamente el tiempo perdido, porque si el 20 de febrero se contaban escasamente 210 personas afectadas por el virus en toda la región, el 4 de abril, África contaba ya con 8018 casos confirmados en 50 de los 54 países del continente, 339 fallecidos y 652 personas curadas.

Los 15 países de la Comunidad de Estados de África Occidental, todos afectados, sumaban 1597 casos y 45 fallecimientos al 4 de abril.

Covid19 en Afrique, carte visualisant les pays touchés par l'épidémie.

Países afectados por la COVID-19 en el continente africano el 20 de marzo de 2020. Mapa elaborado por MehdiBitw98, con licencia CC BY-SA 4.0.

A semejanza de los países europeos, prácticamente todos los países africanos han tomado medidas para evitar la propagación del virus: cierre de escuelas de todos los niveles, de lugares públicos, mezquitas, iglesias, tiendas, fronteras y aeropuertos, limitación de desplazamientos interiores y distanciamiento social.

No obstante, en algunos países, estas medidas han tomado un carácter violento.

Violencia policial

La primera noche del toque de queda, de 21:00 05:00 horas de la mañana, que se instauró en Costa de Marfil el 23 de marzo de 2020, el periodista independiente Bally Ferro registró abusos policiales en la capital económica, Abiyán, como explica en el sitio web de noticias costamarfileño Yeclo.com :

La première nuit, du mardi 24 au mercredi 25 mars 2020, a été émaillée de bavures policières, avec les bastonnades et autres sévices corporels infligés par les agents des forces de l’ordre aux contrevenants…

La primera noche, del martes 24 al miércoles 25 de marzo de 2020, estuvo plagada de abusos policiales: bastonazos y otros castigos corporales infligidos por los agentes de las fuerzas del orden a los infractores (…).

El cineasta y activista a favor de los derechos humanos camerunés Saïd Penda denunció el comportamiento de las fuerzas del orden costamarfileñas en una publicación de Facebook:

Certaines vidéos que j’ai regardées sont d’une extrême violence, des agents des forces de l’ordre frappant aveuglément sur toutes les parties du corps avec des ceinturons militaires comportant des éléments métalliques.

Algunos videos que he visto son de una violencia extrema, agentes de las fuerzas del orden golpeando ciegamente en todas partes del cuerpo con cinturones militares tachonados de piezas metálicas.

En Senegal, los habitantes en busca de alimentos tienen dificultades para respetar el toque de queda de 20=00 a 06:00 horas que el presidente de la República decretó en Dakar el 24 de marzo. Pero las fuerzas del orden no han esperado mucho para emprenderla contra quienes infringían el estado de urgencia, como constató el periodista senegalés Momar Dieng:

Des images postées sur les réseaux sociaux ont montré des policiers bastonnant avec une extrême violence des personnes qui ont eu la malchance (ou l’outrecuidance) de se trouver encore dans les rues après 20h…

​Ces violences policières ont été observées et filmées dans plusieurs quartiers de la capitale, dont la Médina.

Se han publicado imágenes en las redes sociales que muestran a policías repartiendo bastonazos con una violencia extrema a personas que han tenido la mala suerte (o la desfachatez) de encontrarse todavía en la calle después de las 20:00 horas (…)

​Estas violencias policiales se han podido observar y filmar en varios barrios de la capital, como la Medina.

En Burkina Faso, donde seis ministros han contraído la enfermedad, el diario en línea lefaso.net cita un comunicado del Movimiento Burkinés de Derechos Humanos y de los Pueblos (MBDHP) en el que denuncia la violencia con la que los agentes de seguridad tratan a los ciudadanos, y condena:

… les actes de torture et autres traitements inhumains et dégradants infligés par certains éléments des forces de défense et de sécurité (FDS) aux personnes appréhendées durant les heures de couvre-feu. Ces actes sont inacceptables dans un État de droit et ce d’autant plus que le Code de la santé publique prévoit une répression adéquate en cas de non-respect d’une mesure sanitaire.

(…) los actos de tortura y otros tratos inhumanos y degradantes infligidos por algunos elementos de las Fuerzas de Defensa y Seguridad (FDS) a personas detenidas durante las horas de toque de queda. Estos actos son inaceptables en un estado de derecho, sobre todo porque además el Código Sanitario Público ya prevé un castigo adecuado en caso de que no se respete una medida sanitaria.

Los nigerianos están acostumbrados a la violencia de sus fuerzas de seguridad. Rebecca Bantie, del sitio web thebbcghana.com informa cómo un hombre que había salido a buscar alimentos para su mujer murió a manos de la Policía:

Residents of Abuja, the capital of Nigeria, are furious over the death of one of their own at the hands of the police who were supposed to protect, enforce the law and guide citizens.

The deceased went out to buy food for her starving pregnant wife during the lockdown order in the capital. The man, unfortunately, lost his life at the hands of the police who didn’t exercise patience with him but beat him for arguing which lead to his death, an eyewitness reported.

Los residentes de Abuya, capital de Nigeria, están furiosos por la muerte de uno de los suyos a manos de la Policía que supuestamente protege, hace cumplir la ley y guía a los ciudadanos.

El difunto había salido a comprar comida para su mujer embarazada, hambrienta a causa de la orden de confinamiento en la capital. El hombre, desgraciadamente, perdió la vida a manos de la Policía, que no hizo gala de paciencia con él, sino que le dio una paliza por haberse enfrentado a los policías, lo que condujo a su muerte, informó un testigo ocular.

Periodistas y personal médico en el punto de mira

La periodista Awa Faye indica en seneweb.com que algunos de sus colegas también han sufrido malos tratos en Senegal, lo que dio lugar a un comunicado de la Convención de Jóvenes Periodistas de Senegal (CJRS), en el que condenan las artimañas de algunos policías.

En Níger, el periodista y activador de alertas Kaka Touda Mamane Goni fue arrestado por revelar la presencia de un caso sospechoso de COVID-19 en el Hospital General de Referencia de Niamey, según un comunicado del Collectif Tournons la page Niger (TLP Niger).

En otro comunicado, Reporteros sin Fronteras reveló que además de las agresiones e intimidaciones, a los ciudadanos también se les ha privado de acceso a fuentes de información:

Les autorités du Nigeria et du Libéria ont décidé de limiter l’accès à la présidence à une poignée de médias, presque tous contrôlés ou proches du pouvoir. Celles du Cameroun ont exclu de la communication gouvernementale plusieurs médias privés critiques très populaires. Et à Madagascar, les programmes de libre antenne dans lesquels des auditeurs sont susceptibles d’intervenir et d’exprimer leur opinion sur la pandémie et sa gestion sont désormais interdits.

Las autoridades de Nigeria y Liberia decidieron limitar el acceso a la presidencia a unos pocos medios, prácticamente todos controlados o próximos al poder. Las de Camerún han excluido de las comunicaciones gubernamentales a varios medios privados críticos muy populares. Y en Madagascar, se han prohibido los coloquios televisados en directo en los que la audiencia puede intervenir y expresar su opinión sobre la pandemia.

El personal médico no se ha librado de la violencia. La página de actualidad en Facebook Faso MAG ha informado de la agresión perpetrada en plena calle contra un conductor de ambulancias del ayuntamiento de Houndé, a unos 250 km al oeste de Uagadugú.

El sltio web de noticias Sibassor.net informa de los comentarios publicados por el profesor Alain Khassim Ndoye del Hospital Aristides le Dantec de Dakar en su página de Facebook. Según el profesor, varios miembros del personal hospitalario han sido maltratados por las fuerzas de seguridad:

Ils ont passé leur journée au bloc opératoire. Ils ont été surpris par l’absence de transports en commun quand ils sont sortis à 17h. Certains ont marché jusqu’au “garage Petersen” où ils disent avoir subi la violence des policiers.

Pasaron su jornada en el bloque quirúrgico, y quedaron sorprendidos por la ausencia de transporte público cuando salieron a las 17:00 horas. Algunos se fueron caminando hasta el garaje Petersen, donde dicen haber sufrido la violencia de la policía.

En Guinea aumenta la tensión

En Guinea, el presidente Alpha Condé decretó el 26 de marzo de 2020 una serie de medidas que incluyen la limitación del número de pasajeros en cada auto o moto, el cierre de lugares de culto y esparcimiento, así como de las fronteras aéreas y terrestres. También se instauró un toque de queda entre las 21:00 y 05:00 horas que prohíbe los desplazamientos de una ciudad a otra. Tras el aumento de casos el 2 de abril, el país cuenta ya con más de 50 casos de COVID-19.

Se trata quizás del país menos preparado para afrontar una crisis seria de esta enfermedad. Prueba de este infortunio, que ha visto cómo altas personalidades han sido hospitalizadas en Donka, uno de los hospitales públicos de la capital Conakry son las condiciones de vida de los enfermos, que describe el periodista Youssouf Boundou Sylla en el sitio web Guinee News:

…les personnalités elles-mêmes sont dans des mauvaises conditions; imaginez nous autres populations? A cause de ce mépris, Hadja Rabiatou Diallo [une célèbre leader syndicaliste] déjà malade a entamé une grève de la faim, elle est déjà gravement malade et ne recevait les repas qu'à 10h comme nous autres; elle dit avoir peur pour le reste de la population.

(…) las propias personalidades están en condiciones lamentables; ¿imaginan otras personas? A causa de este desprecio, Hadja Rabiatou Diallo [una célebre líder sindicalista], ya enferma, ha iniciado una huelga de hambre. Está gravemente enferma y no recibía comida más que a las 10:00 horas como todos los demás. Dijo temer por el resto de la población.

Por otra parte, el periodista Oumar Bady Diallo del sitio web Africa Guinee, obtuvo testimonios de enfrentamientos violentos entre jóvenes y policías a causa de los pillajes. Citando a un testigo ocular, escribe:

En ce moment les jeunes et les policiers échangent des jets de pierres et du gaz lacrymogène. Certains policiers rentrent même dans les quartiers pour chasser les jeunes mais ces derniers ripostent toujours

En este momento, los jóvenes y los policías intercambian lanzamientos de piedras y de gas lacrimógeno. Algunos policías llegan a entrar en los barrios para perseguir a los jóvenes, pero estos siempre responden.

En países donde la mayoría de la población vive al día, es difícil conjugar la necesidad de encontrar alimento cada día y la estricta aplicación del distanciamiento social y las demás exigencias del confinamiento. Por tanto, es probable que estas violaciones de los derechos humanos no sean más que el principio de una larga serie.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.