¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

África: Notas del campo

Este es un resumen de entradas en blogs de los trabajadores humanitarios de Concern US blogueando a favor de África subsahariana. Los trabajadores humanitarios de Concern US bloguean regularmente acerca de su trabajo y desafíos que enfrentan mientras ayudan a transformar las vidas de las personas en Malawi, Tanzania, Sierra Leona y la República Democrática del Congo.

Concern US es un afiliado de Concern Worldwide cuya misión es asegurarse de que las personas que viven en extrema pobreza sean capaces de satisfacer sus necesidades sociales básicas y obtener sus derechos.

Nuestro resumen comienza con Cormac Staunton de Dublin quien participa en una vieja tradición en Zimbabue llamada Día del campo:

I watch as Mr. Chinamo, an 83-year-old farmer from Gokwe North in central Zimbabwe, stands proudly in his field. Flanked by his wife Clara, he surveys his crop, picks up a bullhorn and begins to speak.

As many as 500 people are watching, the majority of them also farmers from the same district. This is the centerpiece of their “Field Day,” an age-old tradition in rural Zimbabwe.

Mr Chinamo has been selected by a panel of agricultural experts as the “most successful” of 366 famers in Concern’s Conservation Farming program, which I have come here from Dublin to learn more about and document. In addition to receiving a prize, the Chinamo family have the honor of hosting this year’s event.

Vi como el señor Chinamo, un granjero de 83 años de Gokwe del Norte en el centro de Zimbabue, estaba de pie mostrándose orgulloso en su campo. Acompañado por su esposa Clara, el mira su cosecha, recoge un megáfono y comienza a hablar.

Nada menos que 500 personas están viendo, la mayoría de ellos también agricultores del mismo distrito. Esta es la pieza central de su “Día del campo”, una antigua tradición en las zonas rurales de Zimbabue.

El señor Chinamo ha sido seleccionado por un panel de agrícolas expertos como el “más exitoso” de 366 granjeros en el programa de Concern por la Agricultura de Conservación, por lo cual yo he venido desde Dublin a aprender más acerca de el y a documentarme. Ademas de recibir un premio, la familia Chinamo tienen el honor de ser la anfitriona del evento este año.

Cormac continua describiendo las actividades involucradas durante el Día del campo:

As the crowds move from the field to the homestead, food is cooked in large pots for all the guests. The celebrations are a community-led ceremony, with singers and dancers from villages and schools, and speeches from community leaders and representatives of Concern’s team in Gokwe.

The highlight of the festivities is the presentation of the awards to all of the winners. In the end, Mr. Chinamo is hoisted by local villagers and given his prize, which includes seeds, fertilizer and cash.

These prizes come from donations from private companies as well as contributions from all the villages involved. The competition is designed to reinvigorate communities who had lost faith in farming for many years.

Seeing the success of this program, especially for 83-year-old Mr. Chinamo, is a spur and a tangible motivating example to others to show that despite the uncertainty, following the conservation farming methods can lead to a successful harvest.

A medida que la multitud va del campo a la granja, la comida es cocinada en grandes ollas para todos los invitados. Las celebraciones son una ceremonia dirigida por la comunidad, con cantantes y bailarines de aldeas y escuelas y discursos de los lideres de la comunidad y representantes del equipo de Concern Gokwe.

La parte mas memorable de las festividades es la entrega de los premios de todos los ganadores. Al final, el señor Chinamo es alzado por las personas locales y le entregan su premio, el cual incluye semillas, fertilizante y dinero en efectivo.

Estos premios provienen de donaciones de empresas privadas, así como de contribuciones de parte de todos los pueblos involucrados. El concurso esta diseñado para revitalizar las comunidades que han perdido la fe en la agricultura durante muchos años.

Considerando el éxito de este programa, especialmente para el señor Chinamo de 83 años, es un incentivo y un ejemplo de motivación tangible para otros mostrar que a pesar de la incertidumbre, seguir los métodos de la agricultura de conservación puede dar lugar a una cosecha exitosa.

Isla Gilmore analiza los retos de vivir en las zonas rurales de Tanzania:

Water has always been readily available to me

As a city girl it’s hard to imagine life without clean water. Being in Tanzania I have had to adapt to not being able to drink it, and constantly being cautious about boiling, filtering and washing food in clean water. But I live in Dar es Salaam and I have access to all the water I need.

Life in rural villages in Tanzania is completely different

I visited Concern Tanzania’s water programme earlier this month. Biharamulo District is in Kagera Region, close to Rwanda. It looks a bit different to other parts of the country where we work because the villages are located in hills and valleys.

This means that the houses are spread out and many essential services are far away, including the water points. It’s a long way from the coast and major cities; it doesn’t rain much; and it is lagging behind in development. Many villagers live in extreme poverty.

El agua estaba disponible para mi de forma inmediata

Como una chica de ciudad es difícil imaginar la vida sin agua limpia. Estando en Tanzania tuve que adaptarme a no poder beberla y constantemente tomar medidas de precaución hirviéndola, filtrandola y limpiando la comida en agua limpia. Pero vivo en Dar es Salaam y tengo acceso a toda el agua que necesito.

La vida en un pueblo rural en Tanzania es completamente diferente

A principios de este mes visité el programa de agua de Concern Tanzania. El distrito de Biharamulo esta en la región de Kagera, cerca de Ruanda. Luce un poco diferente a otras partes de la ciudad donde trabajamos ya que los pueblos se localizan en colinas y valles.

Esto significa que las casas están separadas y muchos servicios esenciales están lejos, incluyendo los puntos de agua. Es un largo camino hacia la costa y las principales ciudades; no llueve mucho y se esta quedando atrás en el desarrollo. Muchos aldeanos viven en extrema pobreza.

Aprendimos de Isla que las mujeres y los niños se benefician más del agua limpia:

Hadija faces problems most of us never have to experience. For women and children in rural areas the impact of clean, safe water is incredible. For Hadija’s children it is life changing. “I hope they can go on to secondary school”, she said, “and then who knows what else they can achieve”.

Hadija enfrenta problemas que la mayoría de nosotros nunca experimentaremos. Para las mujeres y los niños en las áreas rurales el impacto de el agua limpia y segura es increíble. Para los niños de Hadija es un cambio de vida. “Espero que puedan ir a la escuela secundaria”, “y entonces quien sabe que más puedan lograr”, indicó.

“Los matrimonios forzados aun son comunes para las niñas que están en la escuela en Malawi”, escribio Joseph Scott.

Martha is a shy yet intelligent twelve-year-old girl from Nsanje, in Malawi. This year, she was supposed to earn her primary school leaving certificate (PSLC).

Her teachers believed she would make it to high school, as she had been the best student in her class since the first grade. Last school term, she was also at the top of her class.

Bursting with confidence, she eagerly presented her exam report card to her father. Like any other child who has done extremely well in class, Martha was expecting to be showered with praise. But that wasn’t to be; her father passively gazed at the piece of paper and folded it into his pocket.

What Martha didn’t know was that her father had already found a suitor in marriage for her, and that over the next few days, she would be the new housewife of a man old enough to be her grandfather. And for Martha, despite her excellent academic record, this was to be her last term in school.

Martha es una tímida pero inteligente niña de 12 años de Nsaje, en Malawi. Este año, se suponía que debía obtener su certificado de fin de estudios de la escuela primaria (PSLC).

Sus profesores creían que llegaría a la escuela secundaria, ya que había sido la mejor estudiante de su clase desde el primer grado. El ultimo trimestre, también fue la mejor de su clase.

Llena de confianza, le mostró entusiastamente su reporte de calificaciones a su padre. Como cualquier otro niño que ha terminado sumamente bien en clases, Martha esperaba una lluvia de elogios, pero no fue así; Su padre contempló el papel de forma pasiva y luego lo dobló y guardó en su bolsillo.

Lo que Martha no sabía era que su padre ya había encontrado un pretendiente para que se casara con ella y que en los próximos días, ella seria la nueva ama de casa de un hombre que podría ser su abuelo y para Martha, a pesar de su excelente expediente académico, este seria su ultimo trimestre en la escuela.

Joseph sostiene que la pobreza y las costumbres típicas son la causa de los matrimonios forzados en Malawi:

In Nsanje, where Concern is working, this scenario has abruptly cut short the dreams of many young girls. Some 12 percent of all females in the country are aged between 6-13 years, and it is estimated that 74 percent of the population here live below the poverty line.

Poverty and traditional customs allow parents to marry off their daughters when they think they have come of age. Since the suitor pays a bride price, the trend is now that the younger the girl, the higher the bride price.

En Nsanje, donde Concern esta trabajando, este escenario corta abruptamente los sueños de muchas niñas pequeñas. Aproximadamente el 12% de todas las mujeres en el país tienen edades entre 6-13 años y se estima que el 74%de la población de aquí vive bajo el umbral de la pobreza.

La pobreza y las costumbres típicas permiten que los padres casen a sus hijas cuando ellos piensan que han alcanzado la mayoría de edad. Desde que el pretendiente paga un precio por la novia, la tendencia ahora es que mientras más joven la chica, más alto es el precio de la novia .

“Aproximadamente el 12% de todos los niños en Malawi no sobreviven para celebrar su cumpleaños numero 5″, según las notas de Megan Christensen en su publicación acerca de las muertes prevenibles en Malawi:

In the United States, the majority of people benefit from robust water and sanitation departments, easy access to primary health clinics staffed with sufficient numbers of nurses and doctors and an ample source of food to ensure proper nutrition.

By contrast, in Malawi, we are grappling with some of the worst statistics in the world. Nearly 12 percent of all children in Malawi do not survive to celebrate their fifth birthday. Some 20 percent of children here are underweight, which predisposes them to other illnesses like pneumonia.

Diarrhea continues to be a common problem as a result of poor water, sanitation and hygiene, and contributes in too many cases to death. It is estimated during any given time that 30 percent of children aged under-five are suffering from diarrhea.

These deaths are preventable or what some have titled “stupid” deaths. Children should not be dying from poor nutrition, diarrhea or common infections that can easily be treated with antibiotics. It’s just one of the reasons that it is crucial this program gets underway soon.

En los Estados Unidos, la mayoría de las personas se benefician de los departamentos de agua y salubridad, el fácil acceso a los centros de salud primaria que cuentan con las enfermeras y doctores suficientes y una amplia fuente de alimentos para asegurar una nutrición adecuada.

Por el contrario, en Malawi, lidiamos con algunas de las peores estadísticas del mundo. Casi el 12% de todos los niños en Malawi no sobreviven para celebrar su cumpleaños numero 5. Alrededor del 20% de los niños de aquí tienen bajo peso, lo que los predispone a otras enfermedades como la neumonía.

La diarrea sigue siendo un problema común como resultado de la mala calidad del agua, la salubridad y la higiene y contribuye en muchos casos a la muerte. Se estima que en algún momento 30% de los niños menores de 5 años sufren de diarrea.

Estas muertes son prevenibles o como algunos las han llamado muertes “estúpidas”. Los niños no deberían morir por mala nutrición, diarrea o infecciones comunes que pueden ser tratadas fácilmente con antibióticos. Es sólo una de las razones por las cuales es fundamental que este programa se ponga en marcha pronto.

Aoife Gleeson en Angola le habla a Abraham, el director del Programa de Medios de Vida de Concern Angola:

It’s nearly eight o’clock in the evening and I can’t believe I am still in the office. The working day here in Angola starts at 7.30am, so it feels longer than a typical day. I finished working a while ago but have been chatting with Abraham, the livelihood program manager for Concern in Angola.

His story is so compelling and he tells it in such an open and engaging way that I’ve found myself completely hooked.

Abraham was born in a small village in western Ethiopia. He is shy about revealing his age, and could confirm only, that he is over 50! Growing up, he led a simple village life and encouraged by his parents, who were both illiterate, attended the local missionary school.

Being a natural student he worked hard, and in time went on to win a coveted government scholarship to attend university – the first in his village to do so.

His interest in development and in helping people – as he put it: “improve their circumstances” is something that has always been in him. Abraham joined Concern five years ago and has been living and working in Angola ever since.

Son casi las 8 de la noche y no puedo creer que aun sigo en la oficina. El día de trabajo aquí en Angola comienza a las 7:30 am, por esto se siente más largo que un día típico. Terminá de trabajar hace un rato, pero he estado chateando con Abraham, quien es el director del Programa de Medios de Vida de Concern Angola.

Su historia es tan convincente y la cuenta de una manera tan abierta y interesante que me he encontrado a mi mismo completamente enganchado.

Abraham nació en un pequeño pueblo en el oeste de Etiopía. ¡Es tímido para revelar su edad y solo puedo confirmar que tiene más de 50! Al crecer, llevó una simple vida de pueblo y alentado por sus padres, que eran analfabetos, asistió a la escuela misionera local.

Siendo un estudiante nato, trabajó duro y con el tiempo pasó a obtener una beca del gobierno para asistir a la universidad (el primero en su pueblo en hacerlo).

Su interés en el desarrollo y en ayudar a las personas (como el mismo dijo: “mejorar sus circunstancias”), es algo que siempre ha estado en el. Abraham se unió a Concern hace 5 años y ha estado trabajando y viviendo en Angola desde entonces.

Ellos hablan del efecto de la guerra civil y los signos de curación en todo el país:

We talk about when he first came to Angola and he tells me that he remembers being really struck by the scars of war that were still so visible:

“There were abandoned tanks by the side of the road and in the middle of the town there was a building that was leaning sideways – like the leaning tower of Pisa – one half of it was blown up and people were still living in the other half.”

For me, the healing in Angola that Abraham speaks of is very evident. Old buildings are being torn down, new roads have been laid and modern shops and offices have been built. But what is not easy to see are the deeper issues that take much longer to resolve.

Hablamos de cuando vino a Angola por primera vez y me dijo que recordaba haber estado realmente golpeado por las cicatrices de la guerra que aún eran tan visibles:

“Había tanques abandonados al lado de la calle y en el medio del pueblo había un edificio que estaba inclinado lateralmente (como la torre inclinada de Pisa), la mitad de ella fue volada y las personas seguían viviendo en la otra mitad”.

Para mi, la sanación en Angola de la cual Abraham habla es muy evidente. Los edificios antiguos están siendo derribados, se han establecido nuevas calles y se han construidos tiendas modernas y oficinas. Pero lo que no es fácil de ver son las cuestiones mas profundas que tardan mucho más en resolverse.

Ellos conversaro sobre el trabajo de desarrollo y su impacto en la comunidad:

Abraham tells me about a widow in one of these communities who was given two goats, two years ago: “Now she has 6 goats and has been able to send her kids to school,” he explains.

“She is currently replacing the grass roof of her home with metal sheeting – these goats really made a big difference to her life.”

Abraham me cuenta acerca de una viuda en una de estas comunidades, que recibió dos cabras hace dos años: “Ahora tiene seis cabras y ha sido capaz de enviar a sus hijos a la escuela”, explica.

“Ella actualmente está reemplazando el techo de césped de su casa con laminas de metal (estas cabras realmente hicieron una gran diferencia en su vida”.

Feargal O'Connell conoce a Ndoole, una mujer de 35 años de la República Democrática del Congo:

Ndoole is 35. She has seven children and has been living in an informal camp for seven months since she was forced to flee conflict and her home village. She fled to a place called Bukombo where other displaced families were taking refuge. We ended up chatting with Ndoole because one of Concern’s drivers, Eddie, was helping her with her vouchers – the Cash Voucher Market is a new experience for all those participating, so some need a helping hand.

I was shocked when I heard her say she wanted to pay for school fees for four of her school-aged children: such a decision would reduce her spending power for essential food items. I asked her why she was using 26 of her 28 vouchers on school fees. Her response was profound: “I want my children to go to school so they will have a better life than I did”.

Ndoole tiene 35 años. Tiene 7 hijos y ha estado viviendo en un campamento informal por 7 meses desde que se vio obligada a huir de los conflictos y su pueblo natal. Huyó a un lugar llamado Bukombo donde otras familias desplazadas se habían refugiado. Terminamos hablando con Ndoole por que uno de los conductores de Concern, Eddie, la estaba ayudando con sus cupones (el Mercado de cupones de efectivo es una nueva experiencia para todos los colaboradores, por si alguien necesita una mano amiga).

Me sorprendió cuando la oí decir que quería pagar los gastos escolares de cuatro de sus hijos en edad escolar: una decisión de este tipo reduciría su capacidad de gastos en productos alimenticios esenciales. Le pregunte por que estaba usando 26 de sus 28 cupones en gastos escolares. Su respuesta fue profunda: “Quiero que mis hijos vayan a la escuela y así puedan tener una mejor vida que la que tuve yo”.

Inicie la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.