¿Ves todos los idiomas que hay? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Lee más sobre Traducciones Lingua  »

La influencia de Rusia en los medios serbios

Tabloides serbios. Foto de Zoran Drekalović/Istinomer, utilizada con autorización.

Este artículo es fruto de la colaboración con Transitions, organización con sede en Praga dedicada a la publicación y a la formación mediática.

Un sondeo de opinión realizado por el Instituto de Asuntos Europeos en septiembre de 2019 mostró que el 23 % de los ciudadanos serbios creen que Rusia es el mayor donante de ayuda humanitaria a Serbia. En realidad, Rusia no se encuentra ni siquiera entre los 10 principales donantes desde el año 2000, según los datos del ministerio de Integración Europea. La Unión Europea encabeza la lista con 2960 millones de euros, seguido por Estados Unidos con 696 millones.

En general, se cree que la razón de esta percepción es la prevalencia en Serbia de medios patrocinados por Rusia, cuya línea no solo converge con los intereses geopolíticos del Kremlin, sino que con frecuencia también promueve información engañosa o totalmente falsa. La doctora Precious N. Chatterje-Dood, de la Universidad de Mánchester, explicó este hecho en unas declaraciones al sitio web de verificación de datos StopFake:

By mixing fact and fiction, playing on popular sentiments among foreign audiences and trying to sway public opinion in a particular direction that serves Moscow’s interests, they systematically pursue the Kremlin’s geopolitical goals, while discrediting journalistic principles in the process.

Mezclando hechos y ficción, jugando con los sentimientos populares en el público extranjero e intentando influenciar la opinión pública en una dirección determinada al servicio de los intereses de Moscú, secundan sistemáticamente los objetivos geopolíticos del Kremlin, y en el proceso, desacreditan los principios periodísticos.

La desinformación en los medios serbios es especialmente alarmante cuando se considera la influencia que mantienen en los Balcanes. Zora Andonovski, editor jefe de la agencia de noticial Meta.mk, con sede en Skopie, explica:

The geographic proximity, the long common history in the former Yugoslavia and cultural similarities all contribute to the elevated image of Serbia, resulting in the perception that any information (or disinformation) coming from there should be accepted at face value, without need for verification. The Serbian media market is much larger than the Macedonian, for example, its media companies are much more developed and economically powerful, so they can afford high volume of original production which “impresses” the less confident Macedonian media workers, in particular from small or startup online portals.

La proximidad geográfica, la larga historia en común en la antigua Yugoslavia y la semejanza cultural contribuyen a una enaltecida imagen de Serbia, lo que resulta en una percepción de que cualquier información (o desinformación) procedente de ese país debería aceptarse al pie de la letra, sin necesidad de verificarla. El mercado serbio de los medios es mucho mayor que el macedonio. Por ejemplo, sus empresas mediáticas están mucho más desarrolladas y tienen un poder económico mucho mayor, por lo que pueden permitirse un gran volumen de producción original, lo que “impresiona” a los inseguros trabajadores de medios macedonios, sobre todo de portales pequeños o recientes de internet.

Un ejemplo es el portal de noticias y cadena de radio Sputnik Serbia, financiada por Moscú, que llega a amplias audiencias de habla serbia en Serbia, Bosnia y Herzegovina, Montenegro, Croacia, Kosovo y Macedonia del Norte. Suele ofrecer noticias neutrales mezcladas con análisis que satisfacen los intereses del Kremlin, pero según un reportaje de la organización verificadora bosnia Raskrinkavanje.ba, es uno de los principales centros de una red de desinformación en los Balcanes.

En muchos casos, las columnas y análisis de Sputnik adoptan un cariz contra la Unión Europea. Por ejemplo, un reciente artículo argumenta que los países balcánicos occidentales “nunca” se unirán a la Unión Europea. Otro dice que las alianzas occidentales se están “disolviendo” gradualmente debido a las discordancias entre sus miembros. En ocasiones, promueven la teoría conspiranoica de que la OTAN quiere destruir la Iglesia ortodoxa serbia, citando como prueba la ley de libertad de religión aprobada en Montenegro, miembro de la OTAN.

Según la clasificación de Gemius Audience, en diciembre de 2019, Sputnik tuvo 1 132 547 visitantes en su web. Ocupó el puesto 21 entre los portales de medios más leídos de Serbia, sin contar las emisiones en serbio de Sputnik radio.

Amplificación del alcance nacional y regional gracias a la publicación en otros medios

En 2019, el contenido a favor del Kremlin dirigido al público serbio se distribuyó sobre todo a través de plataformas rusas como Sputnik Serbia o de portales menos conocidos como News Front y Geopolitica.

La presa impresa serbia también promueve contenidos similares. Dos ejemplos son los diarios Politika y Večernje Novosti. Este último publica regularmente contenido de Sputnik, y según Gemius Audience, su versión en línea es el quinto portal de noticias más leído de Serbia: en diciembre de 2019 recibió casi 15 millones de visitas.

Kiosco de prensa en Belgrado (Serbia). Foto de Zoran Drekalović/Istinomer, utilizada con autorización.

El sitio web de noticias B92 ha sustituido recientemente su actitud progresista con una línea editorial a favor de Rusia tras cambiar de dueños.

Las agencias de noticias como Tanjug, perteneciente al Gobierno serbio, o SRNA, propiedad del Gobierno de la República Srpska (una de las entidades que forman Bosnia Herzegovina), también publican contenido favorable al Kremlin.

Según el sitio web serbio de verificación de datos Raskrikavanje, en 2018, tres tabloides serbios (Informer, Alo y Srpski Telegraf) publicaron en sus portadas más de 700 noticias falsas o no confirmadas. Estos artículos falsos o dudosos suelen describir al presidente ruso, Vladimir Putin, de forma positiva, por ejemplo, declaran que “defenderá Serbia de Occidente”, o que “salvará Kosovo para Serbia”.

Portadas del tabloide serbio Srpski Telegraf. Dos de los titulares dicen: “Putin está listo para invadir Kosovo con su ejército” y “El terrorífico plan de Estados Unidos para Kosovo”. Foto de Zoran Drekalović/Istinomer.

Los tabloides progubernamentales cultivan la imagen del presidente como mártir autosacrificado. El titular clama: “¡Occidente aporta 100 millones de euros para derrocar a Vučić!”. Foto de Zoran Drekalović/Istinomer.

El análisis anual de Raskrikavanje indica que en 2019, los cuatro tabloides de mayor difusión publicaron 917 “declaraciones falsas o infundadas” sobre temas políticos (los artículos sobre deportes y entretenimiento no se analizaron).

Najviše laži je izrečeno na račun opozicije i njihovih lidera, dok se u isključivo pozitivnom svetlu predstavljao Aleksandar Vučić, ali i ruski predsednik Vladimir Putin.

„Riznica” laži je tokom cele godine bila i spoljna politika – pohvalno se pisalo o Rusiji i saradnji sa njom, dok su dežurni neprijatelji, kao i uvek, bili Albanci, kosovski lideri i NATO. Najave specijalnih ratova protiv Vučića, udari na njega, lažne tvrdnje o špijunskim aferama i aferi Krušik, takođe su bile dominantne teme.

La mayor parte de las mentiras hablan de partidos opositores y sus líderes, mientras se presentaba al presidente serbio Aleksandar Vučić y al ruso, Vladimir Putin, bajo una luz extremadamente positiva.

La política exterior fue una fuente de mentiras durante todo el año: elogios a la cooperación entre Rusia y Serbia, mientras que los albaneses, los líderes de Kosovo y la OTAN eran los malos de la película. Entre los temas dominantes, Vučić es víctima de ataques, falsedades sobre asuntos de espionaje y el asunto Krušik.

Los medios serbios en línea sirven como fuente de noticias y contenido de entretenimiento a los medios de los países vecinos. En Macedonia del Norte, estos artículos se traducen (frecuentemente mal) al macedonio y a veces al albanés.

Otro ejemplo son las revistas rusas de medicinas alternativas, que se imprimen en Serbia y se venden en kioscos de todos los países de la antigua Yugoslavia. Algunas publican también ediciones locales en lengua macedonia, croata y eslovena. Varias utilizan contenido sobre temas de salud para promover la imagen de Vladimir Putin.

Críticas a Rusia, prácticamente inexistentes

Un estudio del Centro de Investigación, Transparencia y Responsabilidad (CRTA) de Belgrado mostró que en 2019, la Unión Europea, Estados Unidos y China se presentaron de forma neutral en todo tipo de medios serbios, mientras que la OTAN se plasmaba de manera negativa, y Rusia positivamente.

Global Voices pudo consultar los resultados de la investigación antes de su publicación oficial gracias a un acuerdo de intercambio de contenidos.

Resultados de la investigación del CRTA, utilizados con autorización

La investigación del CRTA estudió diarios serbios (Blic, Informer, Kurir, Vecernje Novosti), sitio web de noticias (Blic, B92, Kurir, Telegraf) y programas matutinos y noticiarios de televisión (RTS1, Pink, TV Happy, Prva).

La metodología consideró no solo el tono del texto y el titular, sino también el ángulo, las fotografías y la importancia y espacio asignado a cada artículo.

La investigación también descubrió que el presidente serbio Aleksandar Vučić fue el funcionario serbio más citado en 2019, pero nunca se le mencionaba en historias de cariz negativo hacia Rusia o China. Vučić aparecía de forma neutral en artículos sobre la Unión Europea y Esados Unidos.

Resultados de la investigación del CRTA, utilizados con autorización

Raša Nedeljkov, director de programas en el CRTA, señaló a Global Voices la aparente contradicción entre la excesiva representación de funcionarios serbios en el contenido favorable a Rusia y el trabajo que lleva a cabo el gobierno serbio para incorporarse a la UE:

Our monitoring of the most influential media in Serbia shows that the highest officials, such as the country's president, the minister of foreign affairs, the minister of defense, and the prime minister have not been quoted negatively about Russia or China. Still, their quotes with a negative tone about the EU, U.S. and NATO are widely present. This is not in line with the program of work of the Serbian government which states that Serbia's main strategic goal is accession to the European Union.

Nuestro estudio de los medios más influyentes de Serbia muestra que no aparecen citas negativas de altos cargos, como el presidente del país, el ministro de Exteriores, el ministro de Defensa y el primer ministro, respecto a Rusia o China. No obstante, sus comentarios en tono negativo sobre la UE, los EE.UU. y la OTAN son muy abundantes. Esto no encaja con el programa de trabajo del Gobierno serbio, en el que se establece que el principal objetivo estratégico de Serbia es su adhesión a la Unión Europea.

El estudio del CRTA descubrió que los medios privados de gran audiencia, como el diario Blic y la cadena de televisión TV Pink, solo producían reportajes negativos sobre la Unión Europea y Estados Unidos. No se informaba negativamente sobre Rusia ni China.

La cadena pública serbia, RTS, emitió más artículos positivos sobre Rusia que sobre la Unión Europea , y no publicó ningún espacio negativo sobre Rusia ni China.

Resultados de la investigación del CRTA, utilizados con autorización

Los comentarios de funcionarios rusos y chinos son predominantes en artículos favorables a sus países, mientras que los funcionarios de Estados Unidos, la Unión Europea y la OTAN aparecen en artículos neutrales.

La parcialidad presente en los medios serbios puede afectar de manera adversa a la capacidad de los ciudadanos serbios para participar en el proceso democrático de manera informada y racional, mientras que las prácticas poco profesionales de estos medios contribuyen a la difusión de desinformación a través de las fronteras.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.