Trabajadores nepalíes varados en el extranjero protestan para regresar a casa, Gobierno nepalí lo sigue posponiendo

Image by Student Media Grantee Puru Shah

Puro brillo sin gloria — Trabajador migrante se seca el sudor de la frente después de un largo día de trabajo doméstico en la mezquita Sheikh Zayed en Abu Dabi, Emiratos Árabes Unidos. Imagen de Puru Shah, estudiante becado de medios, que documenta la mala situación laboral de los trabajadores inmigrantes en Emiratos Árabes Unidos y Nepal. De la cuenta de Flickr del Centro sobre Conflicto y Desarrollo de Texas A&M (CC BY-NC-ND 2.0).

Revisa la cobertura especial de Global Voices sobre el impacto global del COVID-19.

Cuando Nepal entró en confinamiento a nivel nacional el 24 de marzo, cerró sus fronteras a todos los inmigrantes de países con muchos contagios, incluidos los ciudadanos de Nepal. En abril, la Suprema Corte de Nepal emitió un documento que ordenaba al Gobierno a repatriar a los nepalíes que viven en el extranjero; sin embargo, el Gobierno aún no ha hecho nada.

Mientras los ciudadanos nepalíes esperan noticias sobre su repatriación, un grupo de trabajadores inmigrantes en Emiratos Árabes Unidos están protestando contra sus empleadores, aseguran que por las restricciones por el COVID-19 no les están pagando. Ante la disminución de recursos, los trabajadores nepalíes piden volver a casa.

Sin trabajo ni salario, migrantes nepalíes protestan en Emiratos Árabes Unidos, afectado por COVID-19 .
Casi 500 trabajadores han sido confinados en sus apartamentos mientras la empresa no les ha pagado nada en los dos últimos meses
.
————–
Sin trabajo, ni sueldo, inmigrantes nepalíes protestan en Emiratos Árabes Unidos, afectado por COVID-19 – The Kathmandu Post.

Varados en el extranjero

Alrededor de 500 trabajadores en un hotel en Abu Dabi aseguran que no se les ha pagado en los últimos dos meses ni les han dado trabajo. En cambio, los dejan a languidecer en cuartos llenos de gente. En su grupo de Facebook Nepalese living the UAE (Nepaleses que viven en Emiratos Árabes Unidos), un nepalí asegura que los han abandonado sus empleadores y el Gobierno de Nepal:

We have been waiting for so long to hear from the government, our two months of unpaid leave has ended, whatever little money we had with us is all finished now. The company is asking us to arrange our needs by ourselves from the first of June and has taken our signatures on resignation letters. Many Nepalese are facing problems. We have been calling the embassy but it is unreachable. The concerned authorities need to pay attention to us as soon as possible.

Desde mucho tiempo esperamos al Gobierno. Han pasado más de dos meses. También han pagado un poco de dinero. Y a partir de la siguiente vez, el kammpanilé está haciendo un papel forzado para hacer todo lo que necesites. Ahroa muchos nepalíes tienen problemas. Los entes relacionados deberían atenderlos pronto, pero parecen estar ocupados.

Hemos estado esperando noticias del Gobierno muchos tiempo, nuestros dos meses sin remuneración nos dejan sin nada que hacer, todo poco de dinero que teníamos ya se ha acabado a esta alturas. La compañía no ha pedido que resolvamos nuestras necesidades nosotros mismos desde el 1 de junio y ha usados nuestras firmas en cartas de renuncia. Muchos nepaleses están enfrentando problemas. Hemos estado llamando a la embajada, pero no contestan. Las autoridades relacionadas necesitan prestarnos atención lo antes posible.

Ramesh Budhathoki, nepali inmigrante que trabaja en Emiratos Árabes Unidos dijo a The Kathmandu Post:

We are ready to stay in quarantine for as long as the government wants us to. They can put us in the jungle, far away from human settlements. We don’t want to spread Covid-19 in Nepal. We just don’t want to die in this desert.

Estamos listos para quedarnos en cuarentena el tiempo que el Gobierno nos lo pida. Nos pueden poner en la jungla, muy lejos de cualquier asentamiento humano. No queremos propagar el COVID-19 en Nepal. Simplemente no queremos morir en este desierto.

Los Gobiernos de India, Francia y Alemania han organizado vuelos chárter para sus ciudadanos, incluidos los varados en Nepal. Para los nepalíes no se ha proporcionado tal ayuda.

Primer ministro de Nepal, estamos varados en el extranjero. Por favor queremos que nos repatríen o que al menos levanten la prohibición de vuelos brevemente, no nos podemos mantener por mucho tiempo más. El COVID-19 no se ira pronto, tomara mucho tiempo para que exista una vacuna. ¿Tenemos que sufrir en tierras extranjeras hasta entonces?

Un Gobierno paralizado

Living in an Emirati Labor Camp. In some labor camps in the Musaffah industrial area of Abu Dhabi, up to 12 men live in a single room of approximately 100 square feet. Image by Student Media Grantee Puru Shah. Via Flicker account of condev.org. CC BY-NC-ND 2.0.

Viviendo en un barrio de trabajadores emiratíes. En algunos barrios de trabajadores en el área industrial de Musaffah en Abu Dabi, hasta 12 hombres viven en una sola habitación de aproximadamente 100 m². Imagen de Puru Shah. Mediante cuenta de Flickr de condev.org (CC BY-NC-ND 2.0).

Nepal tiene uno de los más altos niveles de remesas como parte del PIB en el mundo (25,4 % en 2018-2019) y casi el 50 % de cada hogar en Nepal tiene al menos una persona que vive en el extranjero. En una entrevista con The Kathmandu Post, el exministro de Trabajo Gokarna Bista culpó al actual gobierno de abandonar a los trabajadores que han sostenido la economía del país.

Many have lost their jobs. They are struggling with a shortage of food and proper accommodation. But the Nepal government has said that these workers cannot be brought home. While the host countries are asking them to go, the Nepal government is not willing to bring them home. These workers have for long given their blood and sweat to sustain the country’s economy. If the government does not show its responsibility and provide its guardianship to these workers, it is a serious issue.

Muchos han perdido sus trabajos. Están en aprietos debido a la escasez de comida y problemas con el alojamiento. Pero el Gobierno de Nepal ha dicho que a estos trabajadores no los pueden traer a casa. Mientras los países anfitriones están pidiéndole a estos trabajadores que se marchen, el Gobierno de Nepal no está dispuesto a traerlos a casa. Estos trabajadores han dado por mucho tiempo su sudor y su sangre para sostener la economía del país. Si el Gobierno no muestra su responsabilidad y no les entrega protección a estos trabajadores es un problema muy serio.

Sin embargo, el proceso de repatriar a la gran cantidad de inmigrantes que están alrededor del mundo es una tarea abrumadora. El Gobierno tendrá que priorizar en qué lugar comenzar el proceso de repatriación, y a la llegada ver dónde pasarán la cuarentena estas personas. En la actualidad, el Gobierno conoce bien el precario estado del sistema de salud, que está mal equipado para manejar un gran número de casos y tambien con pruebas limitadas.

Meenakshi Ganguly, director de Human Rights Watch de Asia del Sur, repitió esta observación en marzo:

Nepali authorities have made little provision for returning citizens because they have few facilities to quarantine them.

Las autoridades nepalíes han tomado pocas medidas para el regreso de los ciudadanos, porque tiene pocos lugares para que hagan cuarentena.

Grupos de derechos humanos como Amnistía Internacional han seguido diciendo que el Gobierno debe implementar medidas para proteger a las personas, cuya salud y sustento están en riesgo y requieren cooperación internacional y asistencia de la comunidad internacional para asegurar que pueden hacerlo de forma adecuada y de manera oportuna.

En abril, Amnistía Internacional confrontó al Gobierno nepalí por no hacer lo suficiente para ayudar a sus ciudadanos:

Instead of proactively reaching out to Nepali migrant workers, the government seems to have limited itself to a weak information-sharing role. Last month, the foreign minister and the labour minister instructed Nepali missions in the Gulf to ‘remain in regular contact with Nepali nationals’, advising them to stay safe and take precautions, following the health protocols outlined by their host governments. They are not being supported as they contend with the prospect of contract terminations, delays or non-payments of salaries, forced unpaid leave, or being forced to work in hazardous conditions that put them at greater risk of contracting the virus.

En lugar de llegar de manera proactiva a los trabajadores nepalíes inmigrantes, el Gobierno parece haberse limitado a un papel débil de intercambio de información. En marzo, el ministro de Relaciones Exteriores y el ministro de Trabajo ordenaron a las misiones nepalesas en el Golfo que “permanecieran en contacto frecuente con los nacionales nepalíes”, les aconsejaron que se mantuvieran seguros y tomaran precauciones, que siguieran los protocolos de salud descritos por sus Gobiernos anfitriones. No reciben apoyo, ya que enfrentan la posibilidad de rescisión de contratos, demoras o falta de pago de salarios, licencia forzosa no pagada o que los obliguen a trabajar en condiciones peligrosas que los ponen en mayor riesgo de contraer el virus.

Mientras tanto, los legisladores han sugerido un enfoque gradual para la repatriación, mediante el cual los más vulnerables regresan primero. Se estima que 127 000 regresarán de inmediato, principalmente de Qatar, aunque aún no se ha fijado una fecha.

Emiratos Árabes Unidos, que antes había mostrado su disposición a asumir el costo de repatriar a los trabajadores inmigrantes, ha estado esperando el permiso de Nepal para la repatriación. Ahora que las protestas han estallado, no está claro si continuarán esperando.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.