¿Ves todos los idiomas que hay? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Lee más sobre Traducciones Lingua  »

Policía francesa arresta a Félicien Kabuga, presunto financista del genocidio en Ruanda

Monumento conmemorativo del genocidio en Ruanda. Foto de The Advocacy Project (CC BY-NC-SA 2.0).

Tras 26 años a la fuga, arrestaron a Félicien Kabuga, que presuntamente participó en el genocidio de Ruanda, en un suburbio parisino el 16 de mayo. Fue transferido al Tribunal Penal Internavional para Ruanda el 3 de junio.

Durante mucho tiempo, Félicien Kabuga, de 84 años, ha sido uno de los fugitivos más buscados del mundo. El Departamento de Estado de Estados Unidos ofreció una recompensa de cinco millones de dólares por cualquier información que llevara a su arresto. Tras estar escondiéndose de la Policía en varios países para evitar sus muchas acusaciones, finalmente lo arrestaron el 16 de mayo en el suburbio parisino de Asnières-sur-Seine.

Quiso que lo procesaran en Francia, pero las cortes francesas decidieron trasladarlo a Tanzania, al Mecanismo para Tribunales Penales Internationales el 3 de junio. Kabuga se le acusa de ser financista del genocidio de Ruanda en 1994 —periodo de cien días en que extremistas hutus mataron a casi un millón de personas, mayormente tutsis.

La Corte Penal Internacional para Ruanda acusó a Kabuga en 1997 de siete delitos que incluyen genocidio, complicitdad en genocidio, incitación directa y pública para cometer genocidio, y crimenes cometidos en Ruanda entre el 6 de abril al 17 de julio de 1994.

El periodista Moutiou Adjibi Nourou resumió las acusaciones contra Kabuga:

Il est accusé d’avoir créé les Interahamwe (“ceux qui combattent ensemble”), des milices hutu considérés par l’ONU comme les principaux bras armés du génocide de 1994 qui fit 800 000 morts.

Visé par un mandat d’arrêt international, Félicien Kabuga présidait la Radio-télévision libre des mille collines (RTLM), qui diffusa des appels aux meurtres des Tutsi après l’assassinat de l’ancien président Juvénal Habyarimana. Il dirigeait également le Fonds de défense nationale (FDN) qui collectait « des fonds » destinés à financer la logistique et les armes des miliciens et aurait « ordonné aux employés de sa société (…) d’importer un nombre impressionnant de machettes au Rwanda en 1993 », avant de les faire distribuer en avril 1994 aux Interahamwe.

Se le acusa de haber creado los interahamwe (‘los que luchan juntos”), la milicia hutu que Naciones Unidas considera como los principales autores del genocidio de 1994 que causó 800 000 muertes.

Kabuga era buscado por una orden de arresto internacional, y presidía Radio Televisión Libre de las Mil Colinas [RTLM], que emitió llamados para matar a todos los tutsis después del asesinato del expresidente Juvenal Habyarimana. También lideró el Fondo de Defensa Nacional [FDN] que llevó ‘fondos para financiar la logística y las armas de la milicia y se dice que ‘ordenó a los trabajadores de su empresa  (…) que importaran una cantidad significativa de machetes a Ruanda en 1993′, antes de distribuirlas a los interahamwe en abril de 1994.

Radio Televisión Libre de las Mil Colinas tuvo un rol fundamental en el genocidio. Sandra Ngoga, analista de la Universidad de Sherbrooke, afirma:

Ensuite, durant les 100 jours qui suivirent, elle [RTLM] incitera quotidiennement la population hutu à faire son travail, terme qui faisait référence au massacre des Tutsis. Par ailleurs, les animateurs de cette Radio ont joué un grand rôle dans le déroulement du génocide, car ces derniers signalaient aux citoyens le nom et la localisation des victimes tutsi et incitaient la population à effectuer rapidement son travail.On estime que la RTLM a contribué à la mort d'un grand nombre de personnes.

Peu après le génocide, plusieurs journalistes qui travaillaient pour la Radio ont été accusés de complicité de génocide et de crimes contre l'humanité.

Después, durante los cien días del genocidio, Radio Televisión Libre de las Mil Colinas alentó a la población hutu a ‘hacer su trabajo’, término que se refería a la masacre de los tutsis. Además, los presentadores de esta estación de radio tuvieron un gran rol en el genocidio, e informaron a los ciudadanos de los nombres y ubcaciones de víctimas yutsis y alentaron a la población para realizar su trabajo rápidamente. Se estima que la radio contribuyó con la muerte de una gran cantidad de personas.

Poco después del genocidio, varios periodistas que trabajaron en la radio fueron acusados de complicidad en genocidio y críemenes contra la humanidad.

La fuga de Kabuga terminó durante la cuarentena de Francia por las medidas de COVID. Eric Emeraux, jefe de dijo:

La traque a commencé depuis un an lors d’une réunion à La Haye sous l’égide du Mécanisme. Les membres de sa famille sont alors placés sous surveillance par les polices belge, britannique et française, selon les pays où ils résident. L’attention des services français se porte sur un appartement où se rendent souvent des membres de la famille de Kabuga. La surveillance électronique leur permet de constater que, sur 365 jours, il y a toujours un enfant de Kabuga (il en a eu onze) présent dans cet appartement. On avait de bonnes raisons et de gros faisceaux d’indices qui nous permettaient de penser qu’il était derrière, mais jusqu’à ce qu’on ait poussé la porte de sa chambre, on n’était pas sûr. On aurait eu des certitudes si on l’avait vu sortir. Il était très discret. Et il était confiné. Il vivait sous une fausse identité avec un passeport d’un pays africain… Il a eu 28 alias quand même, en 26 ans.

La cacería empezó hace un año durante una reunión en La Haya bajo los auspicios de Mecanismo para Tribunales Penales Internationales. La Policía belga, británica y francesa pusieron a sus parientes bajo vigilancia, dependiendo de su país de residencia. Los franceses dedicaron su atención a un apartamento muy visitado por parientes de Kabuga. Con métodos de supervisión electoral durante 365 días, vieron que un hijo de Kabuga [tiene 11 hijos[ seguía viviendo en el apartamento. Teníamos mucha evidencia y buenas razones oara creer que esta ahí, pero no estuvimos completamente seguros hasta que abrimos la puerta de su dormitorio. Hubiéramos estado seguros si lo hubiéramos visto salir, pero fue muy discreto y estaba en cuarentena en su casa. Estaba viviendo con una falsa identidad con pasaporte de un país africano … Tuvo 28 alias en total, en más de 26 años.

¿Kabuga recibió protección?

Aunque muchos activistas han celebrado el arresto de Kabuga, algunos se preguntan cómo pudo escapar de la justicia por más de un cuarto de siglo. Alain Gauthier, presidente del Colectivo de Partido Civiles para Ruanda (CPCR) duda sobre una posible complicidad que hubiera servido a Kabuga en suelo francés.

Según un despacho de la agencia France-Presse, la Asociación de la Comunidad Ruandesa de Francia ya había apelado en la fiscalía de Nanterre, ciudad en las afueras de París, para pedir una investigación que puede haber ayuidado a Kabuga.

Muchos activistas de derechos humanos y periodistas han estado haciendo las mismas preguntas en Twitter.

Ida Sawyer, subdirectora para África de Human Rights Watch, destaca:

Buscados por crímenes del genocidio de Ruanda.
——————
Ruanda: con la muerte confirmada del presunto genocida Augustin Bizimana, apenas unos días después del arresto en Francia de Félicien Kabuga, debemos redoblar nuestros esfuerzos para que Protais Mpiranya, el último fugitivo, comparezca ante la justicia.

La Corte de Apelaciones de París ordena el traslado de Félicien Kabuga al Mecanismo para Tribunales Penales Internationales. No hay duda de que tendrá un juicio e irá en apelación. Irónicamente, la corte de apelación es la autoridad suprema legal y moral y es precisamente ahí donde Kabuga presentará su inmoral apelación.

LUCHA, organización de la sociedad civil y de derechos humanos en la República Democrática del Congo, se lamenta::

Ruanda, República Democrática del Congo, en la primera audiencia del proceso de Félicien Kabuga el “financista del genocidio” supimos que vivía en Francia bajo el nombre de Antoine Tounga con un pasaporte emitido por la República Democrática del Congo.
——————
El ruandés Felicien Kabuga, sospechoso y buscado por genocidio y crímenes contra la humanitdad, vivía en Francia con pasaporte congolés.

Financista de genocidio ruandés : en Asnières, los vecinos de Kabuga “no lo pueden creer”.
Han descubierto que el anciano con el que se reunían era uno de los responsables del genocidio en Ruanda. Félicien Kabuga fue encarcelado en espera del procedimiento de extradición
.
——————–
Un vecino del ‘financista del genocidio ruandés’, Félicien Kabuga, en Asnières-sur-Seine says: ‘Está loco, aún no puedo creerlo. Es como si supiera que Hitler o Klaus Barbie era mi vecino’.

Se hará justicia, concluye Laurent Larcher, periosista del diario francés La Croix, y autor del libro “Ruanda, ellos hablan – Testimonios para la historia”, y escribe:

La justicia sigue su curso, el crimen no pasará. Aún es tiempo para que un hombre rinda cuentas por sus elecciones, sus actos y sus delitos. Y lo hará delante de sus hijos.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.