¿Ves todos los idiomas arriba? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Entérate más sobre Traducciones Lingua  »

La Recesión Global: “El subdesarrollo tiene un lado malo, otro bueno”

Hay gobiernos que aseguran que sus países no están afectados por la crisis económica mundial. La mayoría de las veces no resultan convincentes, y su electorado no se fía de la supuesta mejora de la economía. Pero algunos de estos gobiernos pudieran estar diciendo la verdad. Puede que no sean honestos del todo en lo que se refiere a la situación económica real de sus países, pero pueden estar en lo cierto cuando insisten que la temida crisis crediticia, la burbuja inmobiliaria, y otros indicadores de crisis que resultan tan familiares apenas si son percibidas en sus países.

¿Y cómo puede ser esto? Aquellas economías menores y los países no integrados de manera global son a menudo aquellos mismos países que afirman que por el momento no les ha afectado la crisis financiera. Este post recoge algunos ejemplos:

Un artículo en el blog del Banco Mundial enfocado en el este asiático reconoce que Laos no está seriamente afectado por la crisis a causa de su “economía sencilla”.

Laos cuenta con una economía relativamente simple: la agricultura, basada en los recursos naturales, aunque el porcentaje del Producto Interior Bruto (PIB) que supone la industria se ha ido incrementado de manera estable a lo largo de la última década… Por el momento, Laos se ha visto menos afectado que otros países, en parte a causa de su subdesarrollo y economía relativamente independiente: maldiciones que se han vuelto una ambigua bendición.

Anteriormente, cité  a un economista de Laos que asegura que su país sobrellevará la crisis debido a su economía basada en la agricultura.

Laos depends mainly on its agricultural economy. Photo from Flickr page of sama sama - massa

Laos depende principalmente de una economía agrícola. Foto del sitio Flickr de sama sama-massa

El autor de Yek Livan Chayeh Dagh (que significa una taza de té caliente) señala que Irán, sin acceso a la mayoría de los mercados financieros internacionales, se ha visto menos afectado por la crisis financiera internacional.

La razón es que Irán sólo está conectado al mundo exterior a través de la venta de petróleo, y su precio no ha caído aún a niveles críticos… En mi opinión, las áreas que se verán más afectadas son aquellas que proporcionan servicios a nuevas inversiones como las compañías consultoras de ingeniería. Las fábricas/empresas que producen bienes de consumo como la comida, seguirán lo más probable en una situación similar.

Iman Brotoseno, de Indonesia, señala que la mayoría de los indonesios no se ha visto afectado por la crisis bursátil

No es una sorpresa que la crisis haya afectado al mercado de valores indonesio. (La crisis) afecta principalmente a la comunidad de “los pudientes”. El mercado de valores contribuye muy poco a la economía indonesia comparado con el sector real y financiero. Según Mirza Adhtiyaswara, más del 60% de los ciudadanos de los EE.UU invierten su dinero en acciones. En cambio, en Indonesia, sólo 1 millón de personas compromenten su dinero en valores, y sólo unos pocos invierten en bonos y fondos de inversiones, con un total global de 30 trillones de rupias.

Tony Abaya menciona los fracasos en las exportaciones y el turismo en Filipinas como la “salvación temporal” del país.

La razón principal y más importante por la que este país no ha sido tan sacudido por la recesión mundial como nuestros vecinos es nuestra incapacidad para desarrollar las exportaciones y el turismo a los niveles de nuestros vecinos.

Estos dos sectores son el eje central de la prosperidad de nuestros vecinos, y el colapso de estos sectores en todo el mundo ha alterado sus economías, con el cierre de cientos de miles de compañias y la pérdida de empleo de decenas de millones de obreros y trabajadores.

En otras palabras, nuestros fracasos en las exportaciones y el turismo se han vuelto, irónicamente, nuestra salvación temporal.

Aquellos que son exaltados, serán humillados. Mientras que los rascacielos de nuestros exitosos vecinos se resquebrajan o colapsan en un terremoto de intensidad 6, los humildes pisos filipinos de 3 plantas permanecen relativamente intactos, por el momento.

Gracias a Dios o a Alá, así como a nuestros “trapos” (políticos tradicionales) que no tienen ni idea, por sus fracasos.

Fatos Lubonja en Albania culpa la carencia de herramientas que midan la crisis por la “indiferencia” de la gente en la crisis  mundial.

Estoy muy impresionado por lo poco y tan por encima que se habla de la crisis económica mundial en Albania. (…) Pienso que una de las causas principales de nuestra indiferencia es que carecemos de heramientas que midan lo que otros puedan llamar “crisis”, y en general, carecemos de un sistema que, con su respuesta, indicara el grado de importancia de la enfermedad. Hoy en día la crisis se mide según el porcentaje de pérdidas en el mercado de valores, con porcentajes de parados en aumento, el grado de bancarrota de las compañías, la magnitud de la caída del poder de compra, las exportaciones y cosas por el estilo. Por todo ello no tenemos un indicador de la gravedad del asunto.

Dojdlivoe-leto de Kazakistán nos recuerda que las aflicciones económicas del presente no son tan malas como las de la crisis de los años 90:

¿Existió un tiempo en el que todo lo que teníamos para comer eran macarrones hervidos y sopas de sobre de supermercado? Esta vez, lo peor que puede pasar es que tengamos que abstenernos de ir de compras. No merece la pena que entremos en pánico.

La cita iraní fue traducida por el editor GV Hamid Tehrani. La cita bahasa fue traducida por el autor GV Carolina Rumuat. La cita de Albania fue traducida por la autora GV Elena Ignatova. La cita rusa fue traducida por el editor GV Adil Nurmakov.

1 Comentario

Únase a la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor trate a los demás con respeto. Comentarios conteniendo ofensas, obscenidades y ataque personales no serán aprobados.