¿Ves todos los idiomas que hay? Traducimos las historias de Global Voices para que los medios ciudadanos del mundo estén disponibles para todos.

Lee más sobre Traducciones Lingua  »

Quince años de Global Voices: El Caribe se vuelve original

Global Voices cumple 15 años.

Continúan las celebraciones por las 15 años de Global Voices, y echamos un vistazo a tres historias de 2019 que demostraron maneras en que la región evoluciohó y fue contra la veta tradicional de la sociedad caribeña.

‘Queer como alegría significativa’

Desfile del Oergullo en Puerto España, Trinidad, 31 de julio de 2019. Foto de Maria Nunes. Usada con autorización.

Con ocasión de las celebraciones del segundo desfile anual del orgullo del país, el poeta trinitense Shivanee Ramlochan publicó un intenso ensayo en Facebook que encapsulaba perfectamente la libertad de admitir abiertamente la homosexualidad y el duro camino para llegar ahí.

Pride is beautiful. And it is political. And it is born of a bloody, mutinous theirstory, from the roots of a radical understanding that acceptance was not the only striveable goal, at least not acceptance from the come-to-Christer, from the corporation, from the oligarchy, from the evangelical, from the elite. And so whether your body was visible in the parade, or not, to exist queerly is its own breathtaking defiance of the statutes of raw hatred. You are alive. All the cells in you, incandescently gay. Irrepressibly lesbian. Outstandingly bisexual. Terrifically transgender. Indisputably intersex. Notwithstanding societal bullshit, non-binary. Queer as quantum joy.

El orgullo es bello. Y es político. Y surge de una historia sangrienta, amotinada, de las raíces de una comprensión radical de que la aceptación no era el único objetivo por el cual esforzarse, al menos no aceptación del “ven a Cristo”, de la corporación, de la oligarquía, del evangélico, de la élite. Y si tu cuerpo era visible en el desfile o no, existir así es su propio desafío impresionante de las estatutas de odio sin procesar. Estás vivo. Todas las células en ti, incandescentemente gais. Irrepresiblemente lesbiana. Destacadamente bisexual. Terriblemente transgénero, Indisputablemente intersexual. A pesar de la basura social, no binaria. Queer como alegría significativa.

Ser gay en una región en el que tantos territorios aún tienen leyes de “sodomía” en sus códigos es difícil, pero el hecho de que los desfiles del orgullo hayan logrado establecerse —en Barbados, Guyana y Trinidad y Tobago — abre espacio para que la esperanza y la diversidad no sea solamente tolerada sino también apreciada.

‘Liberar la hierba’

Cannabis, de Don Goofy (CC BY-NC 2.0).

Ya en 2014, el Caribe estaba en pleno debate sobre la legalización de la marihuana. Jamaica finalmente aprobó legislación de despenalización en febrero de 2015; la medida fue recibida como una especie de emancipación.

Para el Caribe, la idea de venta, compra y consumo legal de la marihuana parecía finalmente una idea cuyo momento había llegado; ahora era una cuestión de qué países seguirían el ejemplo de Jamaica –y cuándo.

Trinidad y Tobago estaba dando pasos para despenalizar, impulsadas por conocidos defensores del cannabis como Nazma Muller, quien fue arrestada en el exterior del Parlamento en octubre mientras continuaba presionando para la promulgación de la legislación existente demarihuana medicinal. Vio esto como un precursor de la despenalización, que ha demorado más de lo prometido. Mientras tanto, se siguió arrestando y sentenciando a quienes poseían marihuana.

Cuando el proyecto de marihuana estaba programado para su presentación al gabinete a principios de noviembre de 2019, los defensores se centraron en cómo retirar del sistema penal a los acusados de poseer pequeñas cantidades de marihuana.

La legislación de despenalización de la marihuana en Trinidad y Tobago se proclamó finalmente el 23 de diciembre. Sin embargo, se está gestando una controversia por un supuesto conflicto de intereses con el fiscal Faris Al Rawi, que encabezó el proyecto de ley. Familiares del fiscal habrían registrado una entidad con fines de lucro llamada West Indian Cannabis Company, mientras que, según Muller, el “cannabis sigue siendo ilegal en Trinidad y Tobago”:

The Attorney General must explain how his Ministry registered a company to engage in promoting — and possibly selling — an illegal substance, for which citizens have been jailed.

El fiscal debe explicar cómo su ministerio registró una empresa para emprender promoción —y tal vez venta— de una sustancia ilegal por lo que hay ciudadanos encarcelados.

Cuando el asunto se planteó en el Parlamento, Al Rawi respondió: “Es una fantasía que pueda tener algún interés pecuniario en debatir este proyecto de ley”. Mi esposa tiene una familia muy grande y no puedo afirmar que sé lo que hacen”.

Incluso con la inminente aprobación de la legislación, parece que la controversia sobre la marihuana en Trinidad y Tobago no ha terminado.

Pago de reparaciones

Estatua de la Canción de Redención, Emancipation Park, Jamaica. Foto de Mark Franco, usada con autorización.

El concepto de reparaciones por las injusticias de la esclavitud es un concepto que ha tenido mucha fuerza en el Caribe. En octubre de 2015, cuando el entonces primer ministro británico David Cameron visitó Jamaica, se planteó el tema y se descartó sin más trámite con el regaño de Cameron a los jamaicanos de simplemente “superar la esclavitud”.

En respuesta a la “idea de que este Tory con cara de masa venga a las colonias a decirle a los sujetos qué es qué en nuestra propia maldita casa”, el aclamado autor jamacano Marlon James dijo:

Listen David bae, I feel you. I'm with you on this forgetting slavery business, screw all the haters. I too am all ready to move past slavery and forget the whole thing.
I just have one condition: YOU FIRST.
You heard me. I promise to stop bitching about the legacy of Slavery and Colonialism (don't get it twisted, the latter was even worse) and move on if you also move on, by destroying every building, every landmark, every statue, every port, every bridge, every road, every house, every palace, every mansion, every gallery (Hello, Tate!), every museum, and every ship built with slavery and colonialism blood money.
That would mean that London, Bristol and Liverpool would all have to go.
Then we'd all be just about full free, David.

Escucha David Bae, te entiendo. Estoy contigo en esto de olvidar la esclavitud, al cuerno todos los que odian. Yo también estoy listo para dejar atrás la esclavitud y olvidarlo todo.
Sólo tengo una condición: TÚ PRIMERO.
Ya me has oído. Prometo dejar de quejarme del legado de la esclavitud y el colonialismo (no lo tergiversen, este último fue peor) y seguir adelante si ustedes también siguen adelante, y destruyen cada edificio, cada hito, cada estatua, cada puerto, cada puente, cada carretera, cada casa, cada palacio, cada mansión, cada galería (¡Hola, Tate!), cada museo y cada barco construido con dinero de la esclavitud y el colonialismo.
Eso significaría que Londres, Bristol y Liverpool tendrían que irse.
Entonces todos seríamos casi totalmente libres, David.

Estos pedidos de reparación no son nuevos. Guyana fue el primer territorio de CARICOM que se pronunció al respecto. En 2011, Antigua y Barbuda hizo un conmovedor pedido de reparaciones en Naciones Unidas y al año siguiente, Jamaica y Barbados iniciaron comisiones de reparación, a cargo de liderar las conversaciones para obtener disculpas formales por los horrores y la inhumanidad de la esclavitud además de justicia económica para los descendientes de esclavos.

Finalmente, el 31 de julio de 2019, sus iniciativas tuvieron éxito cuando el vicerrector de la Universidad de las Indias Occidentales, profesor Sir Hilary Beckles, y el Director de Operaciones de la Universidad de Glasgow, doctor David Duncan, firmaron un acuerdo histórico para la reparación de la esclavitud –el primer contrato de este tipo desde que las personas esclavizadas por los británicos quedaron completamente emancipadas en 1838.

Nunca antes una institución británica que se benefició de la esclavitud se ha disculpado por su rol –y ha demostrado su pesar con el dinero– en este caso, 20 millones de libras esterlinas (24 308 500 dólares estadounidenses). Como símbolo de la suma que el Gobierno británico pagó a los propietarios de esclavos como compensación por abolir la esclavitud, se usará el dinero para investigación y otras iniciativas de desarrollo entre las dos universidades durante los próximos 20 años, bajo los auspicios del Centro de Investigación para el Desarrollo de Glasgow-Caribe, que será de propiedad y gestión conjunta.

Tres meses después, el primer ministro de Antigua y Barbuda, Gaston Browne, escribió al presidente de la Universidad de Harvard, Lawrence Bacow, para pedir a la prestigiosa universidad que cumpliera con sus responsabilidades y pagara a su país reparaciones por los lazos históricos de la institución con la trata transatlántica de esclavos –y las ganancias que generó.

Browne sostuvo que se debían reparaciones a Antigua y Barbuda debido a que Isaac Royall Jr., comerciante de esclavos y terrateniente estadounidense que también operaba en Antigua, legó dinero a Harvard para establecer su primera cátedra de derecho, lo que más tarde condujo a la creación de la Facultad de Derecho de Harvard en 1817. Espera que las reparaciones se destinen a la educación –específicamente a la Universidad de las Indias Occidentales en Cinco Islas.

Para empeorar las cosas, en la celebración del tricentenario de la universidad en 1936, la Facultad de Derecho de Harvard convirtió el escudo de Royall en el sello oficial de la escuela –decisión enormemente controvertida. En 2016, los estudiantes de Harvard protestaron para pedir el retiro del escudo, y lo calificaron de “glorificación y monumento a uno de los mayores y más brutales propietarios de esclavos de Massachusetts”.

El sello fue finalmente retirado, y Drew Faust, expresidente de Harvard, declaró el compromiso permanente de la universidad de reconocer sus vínculos con la esclavitud, hecho que el actual presidente mencionó en su respuesta a Browne.

Hasta ahora no se ha confirmado si Harvard tiene la intención de seguir el ejemplo de la Universidad de Glasgow, pero independientemente de que lo logre o no, no está en discusión que el Caribe ha tenido un desempeño admirable en 2019 al abordar un tema por el cual el norte –a pesar de sus ganancias por la esclavitud, el colonialismo y otras injusticias en la región– todavía se muestra reacio a enmendar.

Inicia la conversación

Autores, por favor Conectarse »

Guías

  • Por favor, trata a los demás con respeto. No se aprobarán los comentarios que contengan ofensas, groserías y ataque personales.